• Compartir en WhatsApp
  • Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en YouTube
  • Síguenos en Instagram
  • Contacta con formulamoto.es
  • RSS
Sucríbete a la newsletter Kiosco de revistas LUIKE

Cómo transportar tu vehículo de forma segura, cómoda... y barata

Publicado el viernes 18 de diciembre de 2020
Cómo transportar tu vehículo de forma segura, cómoda... y barata

Viajes largos, vacaciones, mudanzas... Son muchos los motivos que te pueden llevar a querer transportar tu vehículo, ya sea coche o moto, sin necesidad de viajar en él. Si estás interesado en conocer cuáles son las formas más cómodas, pero también seguras y baratas de poder llevar tu medio de transporte contigo a donde vayas, te las enumeramos a continuación.

No resulta extraño, al viajar por carretera, ver camiones repletos de vehículos nuevos que viajan desde la fábrica en la que son producidos hasta los concesionarios en los que se van a poner a la venta. El transporte de coches es una solución rápida y económica que también resulta interesante para los particulares. Así, si has decidido adquirir un coche a través de Internet y deseas que te lo lleven a tu domicilio, si vas a mudarte a otra ciudad o si simplemente no deseas correr el riesgo de conducir durante horas a tu destino, esta modalidad de transporte resulta una solución muy atractiva.

En el caso de la moto, la situación no es especialmente distinta. En caso de viajes largos, no siempre es una opción viajar en la propia moto. Por eso, existen multitud de empresas que se dedican al transporte de motos, con las que puedes enviar tu motocicleta o ciclomotor al destino que desees. En este caso, tu moto viajará con la garantía de que estará segura y llegará en perfectas condiciones al destino que elijas.

¿Qué ventajas tiene recurrir a una empresa de transportes?



A lo largo de los años, las empresas que se dedican al transporte de coches y motos se han convertido en una solución cada vez más demandada. ¿El motivo? En primer lugar, el ahorro económico. Cualquier desplazamiento largo supone un gasto en combustible y peajes que, dependiendo de la distancia, puede ser importante. Además, hay que sumar el propio desgaste que sufre el coche o la moto al llevar a cabo el viaje por carretera.

En el caso de la moto, también hay que tener en cuenta que, por ejemplo, ni las motos de cross ni las scooters pueden hacer muchos kilómetros por carretera ni salir a autopista. Incluso si la normativa lo permite, los viajes de larga distancia pueden resultar más incómodos, por lo que se incrementa el riesgo de sufrir un accidente por el aumento de la fatiga. No olvides, en cualquier caso, valorar este factor a la hora de decidirte por la forma de transporte de tu moto.

Tanto en el caso de los coches como de las motos, podrías optar por transportar tú mismo tu vehículo utilizando un remolque. En este caso, no olvides que para remolcar un coche será necesario tu permiso B siempre y cuando la masa máxima autorizada sea inferior a 3.500 kg, y que tanto el remolque como su sistema de enganche deben haber pasado la ITV y estar regularizados.

En el caso de las motos, la opción de contar con un remolque solo resulta rentable si tu moto no puede hacer viajes largos por carretera y te interesa moverla con frecuencia, ya que el precio de los remolques oscila entre los 500 y los 1500 euros.

No debes olvidar que muchas de las empresas que se dedican al transporte de vehículos ofrecen la posibilidad de contratar, de forma opcional, un seguro por el que recibirás una indemnización si tu coche o tu moto sufren algún desperfecto durante el traslado. Revisa siempre la documentación que te ofrezca la compañía para conocer con exactitud las coberturas del seguro incluido.

¿En qué debes fijarte para elegir correctamente una empresa de transporte?



Recurrir por primera vez a una empresa que transporte nuestro vehículo puede llegar a causar multitud de dudas. Por eso, conocer de antemano cómo funciona la empresa que elegimos puede resultar muy importante. Para ello, existen unos cuantos indicadores en los que fijarnos a la hora de elegir.

El primero de ellos es la experiencia. Las empresas más veteranas suelen ofrecer una mejor garantía de capacidad de respuesta ante cualquier posible incidente. Además, es muy importante que cuenten con un equipo profesional solvente, capaz de gestionar con garantías volúmenes de trabajo más grandes. Si además tiene una amplia cartera de clientes es porque ofrece un servicio de calidad.

Que en el momento de contratar sus servicios te ofrezcan la posibilidad de contar con un seguro completo debe ser un plus a tener en cuenta. Aunque lo más habitual es que no suceda ningún percance, merece la pena estar preparado para que, en caso de robos, accidentes o incendios, tu vehículo esté lo suficientemente protegido y asegurado.

Además, cuanto más moderna y actualizada sea la flota de portavehículos de la empresa que elijas, más posibilidades hay de que tu vehículo viaje bien protegido. Si es posible, infórmate sobre este aspecto antes de contratar cualquier servicio. Además, no olvides exigir puntualidad en la recogida y en la entrega. Los retrasos en las fechas acordadas pueden ocasionarte inconvenientes y/o perjuicios económicos, por lo que es aconsejable asegurarse de que la empresa elegida tiene en cuenta este aspecto.

 

0