Aprilia: de bicicletas a 54 mundiales de motociclismo

Publicado el jueves 16 de abril de 2020
Aprilia

Aprilia nace tras la II Guerra Mundial. El Cavaliere, Alberto Beggio, abre un establecimiento para fabricar bicicletas en Noale, en el Véneto italiano. En 1968 se hace cargo del negocio Aprilia su hijo Ivano Beggio. Nueve años después ya están ganando carreras de motos.

Pocas marcas se han involucrado más en el mundo de las carreras que Aprilia, y pocas marcas han conseguido, en tan poco tiempo, un palmarés similar. Treinta y ocho campeonatos del mundo de velocidad, veinte en 125 y dieciocho en 250, siete entre títulos de pilotos y constructores en el mundial de SBK, y nueve más en off road, con siete en trial y dos más en supermotard. Estas cifras evidencian la pasión por la competición que la marca ha mantenido desde sus inicios en el mundo del motor, hace solo 52 años.

En 1968 Ivano Beggio comenzó la construcción de tres modelos de ciclomotores. En 1970 comienza la fabricación de la Aprilia Scarabeo, un nombre que conocerás por sus actuales scooters de rueda alta, pero que en 1970 portaban motos de cross de 50 y 125 cc. En 1977 las motos de motocross de la marca ganan en 125 y 250 los campeonatos italianos, en una época donde los fabricantes nacionales abundaban y tenían un altísimo nivel. En 1980 fabrican motos de cross, enduro y trial. Y en esta década Aprilia se convierte en uno de los fabricantes de motocicletas más importantes del país transalpino.



En 1985 comienza la colaboración con Rotax, lo que daría lugar a motos tan importantes como las AF1 en 1986, sustituida unos años después por la recordada RS 125. Es el año en el que Loris Reggiani consigue un 6º puesto en el campeonato del mundo de 250 cc. Y en 1987, Reggiani (ex pupilo de Ángel Nieto en Mnarelli) gana por primera vez un GP, el de San Marino. Cinco años después Alessandro Gramigni gana el campeonato del mundo de 125 cc, 24 años después de fabricar su primera moto.

Todas las noticias de MotoGP

Esos hitos históricos marcan el inicio de una larga lista de 294 victorias en GP en 125 y 250. Nombres como Valentino Rossi, Luca Cadalora, Tetsuya Harada, o Max Biaggi quedarán ligados para siempre a la historia de la marca que llegará, en GP, hasta el título de Nico Terol en 125 cc en 2011, años en los que el dominio de la marca en "octavo y cuarto de litro" llegó a ser apabullante. Con la llegada de MotoGP Aprilia desarrolla una moto muy especial: en una parrilla llena de motores de cuatro o cinco cilindros se presentan con una tres en línea, ligera y ecnológicamente muy avanzada, pero poco competitiva. No es la primera vez que Aprilia investiga caminos alternativos: aquellas V2 que empezaron siendo de 380 cc para batir a las potentes pero pesadas V4 de 500 cc fueron famosas, pero no pasaron del 3º puesto en su mejor momento con la versión de 430 cc que pilotaba Doriano Romboni en el GP de Assen de 1997. En el lado contrario de la moneda, por ejemplo, aquellas RSA de la última época del 2T, con la increíble válvula rotativa frontal desarrollada en Noale.



Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de todas las Aprilia del mercado

Pero en 1999 Aprilia quería más. Inicia su andadura en el mundial de SBK, territorio casi privado de su rival italiano Ducati. Lo hace con la RSV Mille, aquella V2 que llevaron pilotos como Troy Corser o Noriyuki Haga. En 2002 el equipo se retira y volverá ya con la RSV4 en 2009. Y la historia cambia. con dos títulos mundiales para Biaggi, en 2010 y 2012, y otro más para Sylvain Guintoli en 2014, certificando que el V4 es un motor competitivo. Ese mismo propulsor vuelve al mundial de velocidad en 2012 y 2013 en la categoría CRT.



Desde 2015 Aprilia lleva desarrollando su MotoGP. La RS-GP llega a su evolución 2020 con más papeletas que nunca para volver a estar delante, según Aleix Espargaró, piloto que tras rodar en la nueva moto en los test pretemporada de Sepang se mostró verdaderamente encantado con esta moto, cuyo potencial en enorme: "Aprilia ha hecho un cambio brutal" declaró.

Pero en esta historia hay otros muchos nombres que no deben olvidarse. Max Biaggi consiguió en sus años en el mundial con la marca tres títulos en 250, de 1994 a 1996. Loris Capirossi el del 1998: Rossi otros dos, el de125 en 1997 y el de 250 en 1999. Años después Jorge Lorenzo venció el de 250 cc en 2006 y 2007, y Casey Stoner, que aunque no ganó, si fue el más llamativo de los subcampeones de la marca (subcampeón de 250 en 2005). De Arnaud Vincent (125), Manuel Poggiali (125), Marco Simoncelli (250), Álvaro Bautista (125) o Kazuto Sakata (125) tampoco puedes olvidarte.



Por cerrar la lista habrá que sumar los cuatro títulos de constructores en WSBK, 2010, 2012, 2013 y 2014. Nueve veces campeones del mundo de marcas en 250 cc y 10 en 125. Los títulos de supermotard de Giraudo y Van Den Bosch con la V2 SXV 450 y el de Chareyre con la especial MXV-S 450. Y por supuesto, el de trial de Tommy Ahvala en 1992 con la Climber, con el de constructores de este mundial, en ese mismo año. A eso súmale la infinidad de títulos continentales, nacionales o regionales que la miríada de motos de carreras de todas las modalidades y estilos que en los 52 años de historia de la marca se han fabricado y preparado, para lanzar, en algunos casos, las vidas deportivas de infinidad de pilotos. Una marca volcada en el deporte de la moto, desde sus inicios hasta ahora.



 

0