Cuida de la moto durante la cuarentena por el coronavirus: Cambia el anticongelante

Publicado el martes 31 de marzo de 2020
Cuida de la moto durante la cuarentena por el coronavirus: Cambia el anticongelante

El líquido anticongelante -mejor llamado refrigerante- tampoco mantiene eternamente sus propiedades, por lo que es interesante cambiarlo de vez en cuando. Es una operación bastante simple y que puedes hacer durante estos días de cuarentena por el coronavirus.

Todos, más o menos de forma frecuente, solemos referirnos a la refrigeración de la moto como "agua". Así escuchamos expresiones como que una "moto está refrigerada por agua", "tengo que mirar el nivel del agua" etc... Pero hace muchos años que ese líquido no es (o no debería ser) agua, sino un líquido especial compuesto a base de alcoholes y aditivos que permiten mejor evacuación del calor, que preservan el sistema de refrigeración y que evitan que se congele en días muy fríos.

Entonces, ¿no puedo utilizar agua como refrigerante para mi moto o scooter? Sí, podrás emplear agua sin más. De hecho, en muchas carreras de competición es obligatorio usar agua por reglamento, dado que el anticongelante, con sus aditivos, es muy resbaladizo si cae al suelo y puede ser un motivo por el que se produzcan muchas cáidas. Pero en las motos de carreras también es distinto a las motos de calle. En los modelos de competición, se supone que le sacas el agua siempre que la moto se va a quedar parada y la vuelves a echar cuando vas al circuito. Además, siempre es agua destilada. Por el contrario, en una moto de calle el agua oxida más que el anticongelante, tiene más posos como la cal y éstos se acaban pegando a las paredes del circuito. Por ello, y si tienes una moto de calle o scooter, lo lógico es que uses líquido anticongelante, que no es demasiado caro y está lleno de ventajas si lo comparamos con el simple agua. ¿El agua? Sí, pero para rellenar en una emergencia y nada más.

El líquido refrigerante o anticongelante tiene ciertas propiedades que con el tiempo se van perdiendo. Según el fabricante de la moto o el mecánico que preguntes te dirán que se debe cambiar desde una vez al año hasta cada cuatro años. Lo cierto es que depende, como todas estas cosas, del uso, del kilometraje y también del paso del tiempo. Echando un vistazo a su color también podrás decidir cómo está: si mantiene su color, olor y tacto, no está muy mal. Si está ya de color pardusco, está fatal. Y si está de color gris, malo. Esto quiere decir que tienes una fuga de aceite que se mete en el circuito de refrigeración y acabará en avería grave. Nuestro consejo, en cuanto al período de cambio, es que te atengas a lo que dice el libro de usuario en su programa de mantenimiento, salvo en casos muy especiales. Una vez te hemos introducido lo que supone el líquido refrigerante de tu moto, vamos a ver cómo se cambia paso a paso: 

1º-Localiza los componentes: El radiador, salvo en scooters o motos un tanto raras (las Benelli Tornado de hace años lo llevaban bajo el colín, por ejemplo) estará siempre muy bien localizado. Más escondido en ocasiones podrás encontrar el vaso de expansión o depósito de refrigerante, que a veces está en un lado de la dirección, bajo el asiento, el depósito de gasolina, bajo el colín... hay mil sitios donde esconderlo. El tapón de vaciado suele ir en el cárter, en la propia bomba de agua, aunque hay motos que no llevan y tendrás que desconectar un manguito de agua para vaciar. También es importante saber si tu moto lleva purgadores de aire. En la base de los cilindros o en algún manguito superior puede haber alguno. Una vez más, es importante tener a mano un libro de taller que te describa el procedimiento para el modelo preciso de tu moto y no complicarte la vida.



2º- Vacía el circuito: Quita el tapón de vaciado, abre el tapón del radiador y todo el líquido viejo saldrá. En buena lógica, debes poner una bandeja o recipiente debajo para que caiga en el mismo el líquido viejo. Si no abres el radiador, saldrá muy despacio porque está haciendo vacío. En algunas motos, como te digo, no hay tapón de vaciado y está previsto que vacíes quitando uno de los manguitos que entran en la bomba de agua. Tampoco es mucho problema y de hecho saldrá mucho antes el líquido, puesto que el caudal es mucho mayor en este tubo.

3º- Mueve la moto hacia los lados: Cuando ya has vaciado todo el líquido, puedes probar a mover la moto hacia los lados, dado que algunos motores llevan recovecos bien escondidos donde llega el agua y se puede quedar ahí algo del líquido viejo. Tampoco pasará nada porque suele ser una cantidad mínima comparada con la que va a entrar, pero mejor si vaciamos bien todo el circuito.

4º- Cierra el tapón de vaciado: Suele ser un tornillo con una arandela. Ésta tiene que estar en buen estado, si no será mejor sustituirla por una del mismo tipo nueva. Y como siempre que atornillas algo sobre el motor, debes tener porque el tornillo es mucho más duro que la tapa del cárter o el propio cárter. Si te pasas apretando se pasará de rosca el alojamiento y no el tornillo, causando un problema más grave que el que estamos solucionando. En el caso del manguito, introdúcelo en su sitio y aprieta la abrazadera.

5º- Eligiendo el anticongelante: El líquido refrigerante no es como el aceite, que cualquiera de coches o cualquier otro te podría valer sin muchos problemas, teniendo en cuenta que siempre es mejor usar alguno específico para moto.

En cuanto a los líquidos refrigerantes para moto hay de varios tipos. En función de su capacidad anticongelante tienes orgánicos, inorgánicos y de diferentes grados de concentración (va mezclado con agua), incluso te lo venden puro (al 100% de concentración) para que lo mezcles tú con agua destilada.



Muchas marcas los diferencian por colores y esta es la parte importante. En función de la concentración, para cada tipo, protege en un rango de temperaturas diferente: desde -4º o desde -40º y hasta 103º, 108º o más. En España, salvo en sitios y usos "raros", no necesitarás que el líquido refrigerante tenga un punto de congelación de -35º. De todos modos, el libro de taller te indicará el mejor.

6º- Llena el circuito: Salvo otra indicación del libro de usuario, se llena por el radiador hasta el cuello del tapón, con el tapón principal cerrado y los purgadores abiertos. Deberás hacerlo poco a poco, de forma que puedas ver cuándo alcanza el nivel de los purgadores que tengas. Además, debes observar si sale aire y cuando solo salga líquido es el momento de  cerrar ese purgador. Sigue llenando hasta el siguiente purgador (si lo hay) y si no lo hay debes llegar hasta arriba. Algunas motos te pedirán algún tipo de "maniobra" más como puede ser que aprietes los manguitos para que salgan posibles burbujas o que inclines la moto hacia los lados para que esas burbujas se muevan y salgan por arriba. Una vez sin aire, rellena del todo, cierra el radiador y comprueba el nivel en el vaso de expansión. Ahí tienes un nivel mínimo y otro máximo. Rellena y déjalo en medio. En cualquier caso y aún a riesgo de parecerte pesado, es el libro de taller o de usuario -uno de los dos- el que te dirá cómo se hace exactamente en tu moto.



7º- La función del vaso expansor: El depósito de anticongelante se llama también vaso expansor y su utilidad es más que la de un simple depósito. Estamos hablando de un líquido que va a moverse entre menos de cero grados y hasta más de 100º en ocasiones. Lógicamente, coge presión y expande su volumen. Para absorber esa dilatación está ese vaso, que en caliente alcanzará el nivel máximo previsto. Por eso es importante no llenar en frío al máximo. Y es importante mantener el mínimo porque en caso de fuga o que se nos haya quedado (o formado después) una burbuja ahí tiene una reserva.

8º- Para acabar con el proceso de cambio del líquido regrigerante: Arranca el motor, calienta un poco y comprueba el nivel, tanto en el vaso expansor como en el radiador. Cuidado con ésto, dado que no debe estar a temperatura de funcionamiento porque esa presión de la que hemos hablado, que a su temperatura normal ya es alta, hará que al abrir el tapón el líquido salte y te queme. Comprueba los niveles de líquido en el radiador y el vaso expansor con el motor templado y con precaución o, mejor todavía, dejando enfriar de nuevo el mismo. Si están bien, perfecto. Si falta un poco, rellena hasta completar el depósito. Si falta mucho es muy posible que se ta haya quedado aire en el circuito y tienes que volver a purgar.



9º- Comprueba de cuando en cuando el líquido refrigerante: Como en otros casos, cuando hablamos de niveles, es el propio uso normal de la moto el que pondrá las cosas en su sitio. Cuando la saques el primer día acuérdate de que has cambiado el líquido y comprueba que se mantiene el nivel. Si no es así, ya sabes, vuelta a nivel y volver a probar. Es el mejor purgado para el circuito, el propio uso de la moto. Hazlo varias veces en los primeros días de uso hasta asegurarte que no se forman burbujas y no haya fugas por algún purgador, manguito, tapón o algo suelto.

0