Cómo vender una moto de segunda mano en internet

Publicado el lunes 15 de junio de 2020
moto segunda mano

¿Pensando en cambiar de moto? ¿Vas a comprar una nueva y no te dan lo que esperas en la tienda? Vender la moto de segunda mano es hoy día algo relativamente fácil gracias a internet, si sigues una serie de consejos.

Es el mejor momento del año para vender la moto. Según las estadísticas, la venta de motos de segunda mano se acelera a partir del mes de marzo y vive sus mejores períodos desde ahora hasta septiembre u octubre. Como todo, depende de qué moto quieras vender, a qué precio y, sobre todo, de cómo y dónde lo anuncies.

Todos esos factores son básicos para llevar a buen puerto la venta de tu moto. Pero hay otros cuantos consejos que ayudarán a venderla bien, pronto y, fundamentalmente, sin problemas posteriores si haces las cosas bien. Si ya has vendido muchas, lógicamente tendrás tus propios trucos y tu manera de hacer las cosas (que seguramente no se diferenciará mucho de las nuestras), pero si no, si es tu primera vez o tienes poca experiencia en estas lides, estos consejos te vendrán bien.



1º Mira muchos anuncios

Lo primero es saber en cuánto y dónde se venden motos como la tuya. Ver muchos anuncios con detenimiento te permite establecer una aproximación al precio real de mercado de tu moto, así como qué se valora y cuántos modelos como el tuyo ahí y sus accesorios o estado. Las Burgman 650 de primera generación solían romper un piñón de fibra dentro de la transmisión. No era caro de reparar y con el nuevo ya no se producía más. De ahí que la gente valorase muy positivamente que a una moto en concreto se le hubiese cambiado ya.

2º El precio es el que es

El precio de mercado de lo que quieres vender es el que es. Está claro que para cada uno de nosotros nuestra moto "es la mejor" y vale más que las otras iguales o parecidas que hay en venta. No es así. Tu moto, de tal año y de tal modelo, vale un dinero casi exacto, que es la media en la que se están vendiendo esas motos. Si tiene menos kilómetros (reales) que las que se están anunciando, si tiene accesorios que la gente valorará (maletas en una tourer, puños calefactables en un scooter, etc) o si está especialmente bien cuidada, podrás subir un poco. Y si está peor, si tiene algo que reparar o tiene más kilómetros, vale menos. Ojo sobre todo con esas valoraciones de accesorios muy personales. A ti a lo menor te parecen geniales las maletas que le has puesto a tu Panigale o esa terminación rosa con llamas doradas con la que has pintado tu BMW R 1200 GS, pero ten por seguro que los compradores pueden no valorarlas como algo positivo.

3º Pon el anuncio donde debes

¿Qué moto estás vendiendo? Cualquier moto encontrará un hueco en las web específicas de venta de motos o de anuncios generales. Suelen funcionar muy bien motos.net y Milanuncios, también últimamente Wallapop, y más para motos utilitarias y scooters. Otras motos más especiales deben anunciarse también en web especializadas: una clásica, en Lamaneta.com; una off-road en 2y4t.com, una de carreras en todocircuito.com y otra moto un tanto especial seguro que encuentras webs y foros donde los interesados en ese tipo de motos suelen entrar.

4º Redacta bien el anuncio

Que el anuncio esté bien pensado y redactado implica que más gente lo vea. En el encabezado debes indicar marca, modelo y año exactos de la moto. Eso hace más fácil al buscador (y a la gente) encontrar tu anuncio. Por ejemplo recuerdo un amigo que no conseguía vender su moto, anunciada en varias web a buen precio y buen estado, una clásica muy buscada. No mucha gente busca una "Janky", aunque sí se buscan OSSA Yankee. Dentro del anuncio debes explicar kilometraje, estado general, especifica si lleva accesorios (valorados, como te decía antes, si no, quítaselos) y especifica también mantenimientos realizados, reparaciones hechas y porqué la vendes. Cuenta también si requiere algún trabajo o reparación para quedar perfecta.

Precios, ofertas, fichas técnicas y fotos de todos los modelos del mercado

5º No mientas

Dice el refrán que "se pilla antes a un mentiroso que a un cojo". Ten por seguro que si intentas engañar u ocultar algo, te pillarán antes o después, y eso será un problema, muchas veces, más grave que el que tenga la moto. Todo tiene un precio. Una moto rota o en mal estado también, porque puede interesar a alguien para piezas o para repararla si tiene posibilidad de ahorrar dinero. En caso de que tu moto esté perfecta salvo un detalle, calcula si te interesa más repararla tú y después ofrecerla o dejarla como está, aunque lo cierto es que el comprador medio prefiere no tener que arreglar nada después de comprar.



6º Fotos y videos son básicos

La moto tiene que entrar por los ojos. Una vez que has llamado la atención del posible comprador en un anuncio puesto en el lugar que debes, bien redactado y a un precio razonable, gran parte del éxito del anuncio -que ese comprador te llame- va a pasar porque la moto, a primera vista, le guste. Fotos de todos los perfiles (frontal, en ángulo frontal por los dos lados, laterales, ángulos traseros y trasera) y de muchos detalles donde se demuestre kilómetros, estado del cuadro, carrocería, neumáticos, estriberas, escape más accesorios. También los desperfectos son importantes. Algunos portales no te dejarán poner tanta foto, pero tenlas preparadas para enviarlas en cuanto te las pidan. Otros te permiten publicar video. Uno explicando la moto, dando la vuelta a toda ella y enfocando esos puntos especiales y, sobre todo, arrancando, será muy interesante.

7º ¿Y cómo hago las fotos?

Moto limpia y "arreglada", cambia puños, estriberas, gomas y demás detalles que se vean gastados. Incluso una placa de matrícula nueva hace mucho más de lo que crees y da apariencia de moto cuidada. Además, todas estas cosas que cambias y mejoras, el comprador las agradecerá. Haz las fotos en un día con buena luz, pero no con exceso de sol que pegue grandes destellos o "queme" las fotos. Busca un fondo neutro y limpio. Si metes la moto en un taller entre restos de motos rotas, da mala imagen. Si la pones ante un paisaje esplendoroso o similares, mejor que mejor.



8º Contacto

Si todo está bien, te llamarán. Pero te llamarán o contactarán contigo si se lo pones fácil. Hay gente que prefiere llamarte por teléfono. Estos quieren hablar contigo, por lo que no vale de nada que pongas un teléfono que no puedes coger de inmediato. Si tienes horas en las que no vas a poder hablar, especifícalo en el anuncio y estate atento a cogerlo en cuanto te llamen a las horas que has dicho que puedes. Hay gente que prefiere mail o WhatsApp. Facilítaselo, de forma que si es lo que prefieren, les resulte cómodo contactarte.

9º Anuncia el anuncio

Y valga la redundancia: si has decidido vender la moto y has puesto un anuncio, compártelo en redes sociales y WhatsApp entre tus amigos y contactos del mundo de la moto. No será la primera vez que "un amigo de un amigo" está precisamente buscando una moto así.

10º Ojo con las estafas

Por desgracia, como en cualquier otro ámbito de la vida donde se mueva dinero, hay posibles estafas aquí tambien. La más clásica es ese comprador extranjero que se queda con tu moto y está dispuesto hasta a pagar de más por ella, pero no puede sacar dinero de inmediato de su país. Él hará una transferencia a tu cuenta (que después puede anular) y de ese dinero te dirá que le mandes una cantidad en concepto de transporte, seguro, derechos de aduana o cualquier excusa. Cuando le mandas esa cantidad, la transferencia que te había hecho desaparece. Y esta solo es una. Como regla general, desconfía de las ofertas tan generosas y de hacer el negocio del siglo con la venta de la moto.



11º Enseña la moto y la documentación

Cuando ya has quedado para enseñar la moto, ten preparada la moto y la documentación completa, incluyendo facturas, libro de mantenimiento y accesorios que tengas. Mantén la política de no mentir: si la moto arranca bien, que el comprador vea que la arrancas desde frío. Si no está bien y tardas un rato en arrancar, hazlo poco antes de que llegue y luego le explicas que ya está caliente por el fallo que tiene. Responde a todas las preguntas de forma sincera, aclara dudas y acuerda el precio y la entrega. La prueba de la moto suele ser un problema: no serás el primero al que se la roban así, por lo que soy poco partidario de permitirla si no conozco al comprador. Una solución es salir con él, en una segunda moto. Otra, que te deje documentación suya y dinero hasta que vuelva.

12º Transferencia, pago y entrega

Una vez acordada la venta, te queda negociar cuándo se la das, cómo te la paga y cómo se cambia de nombre. Lo más fácil y socorrido es quedar en una gestoría y hacer allí todo a la vez. Otra, tras el pago entregar moto y documentos de transferencia firmados y que se ocupe el comprador, pero en este caso que te deje fotocopia del DNI y copia del contrato de compraventa (que te debes quedar siempre) para que puedas, en caso de que no transfiera en un tiempo prudencial, dar de baja por venta a su nombre. A partir de ahí, si no transfiere es su problema, e incluso le pueden multar.




0