En qué no deberías ahorrar al usar tu moto

Publicado el viernes 25 de enero de 2019

En un capítulo anterior te dábamos pistas sobre cómo puedes ahorrar sin dejar de utilizar tu moto para lo que desees. Ahora llega el turno a aquellos detalles en los que no debes escatimar nunca.

 

Neumáticos


¿Tienes las ruedas gastadas? No es buena idea justo cuando estamos en temporada de lluvias y mal tiempo intentar aplazar el cambio de ruedas. Si están gastadas, cristalizadas o en mal estado, cámbialas sin dudar cuanto antes. En muchas medidas podrás encontrar ofertas de ruedas de segunda mano o marcas desconocidas mucho más baratas. Lógicamente, no son lo más recomendable. Las nuevas muy baratas rara vez tendrán el mismo agarre y duración que un neumático de marca reconocida. Y las de segunda mano, salvo que seas un verdadero especialista, no sabrás su estado real. Puedes ver si tiene dibujo, pero es más difícil comprobar que no estén endurecidas, degradadas o incluso con algún defecto de estructura que haga peligroso su uso.

 

Frenos


Pocas cosas en la moto están más relacionadas con la seguridad que su capacidad de frenar. Jugar con este detalle es arriesgado. Pastillas y zapatas de freno siempre deben ser de una marca conocida y del modelo exacto que requiere tu moto. En muchos casos, encontrarás varios compuestos de pastillas. Generalmente, de esos compuestos dependerá la capacidad de frenado de la moto y también la duración de las pastillas y, como suele ocurrir con los componentes de desgaste, cuanto más blandas, más agarran y menos duran, pero también son más caras. Analiza tu forma de conducir. Piensa en cuántas veces frenas fuerte de verdad, las ocasiones en que necesitas parar de forma inmediata. Y en función de eso decide qué componente quieres montar, pero no es aconsejable casi nunca el más barato. Sí hay un tipo de pastillas muy aconsejable: las que vende la propia marca de la moto. No suelen ser baratas, aunque en algunos casos te sorprendes. Pero lo cierto es que en mi experiencia suelen ser la mejor opción en cuanto a tacto, eficacia y duración.



 

Suspensiones


Una horquilla que pierde aceite o un amortiguador trasero reventado parecen la clásica avería que muchos dejan para otro momento: "Sí, está mal, pero puedo seguir hasta que me venga bien". Seguramente será así, pero las suspensiones, además de hacer que la moto sea cómoda, sirven para que se agarre bien al suelo. No sería la primera vez que un retén de horquilla que simplemente está manchando de aceite la barra acaba reventado en toda regla después de un bache o un frenazo. Entonces empieza a soltar más aceite y éste acaba sobre el disco y las pastillas con las consecuencias que imaginas. O un amortiguador trasero en mal estado. La moto rebota de atrás y es incómoda, pero "como lo sé, no pasa nada". Y sí pasa. Una frenada de emergencia sobre un bache y que, de repente, la moto salte de atrás, no resulta divertido.




Componentes de seguridad


Manillares, estriberas, manetas, pedales€ no tienes más que darte una vuelta por las páginas de internet especializadas en comercio de componentes muy baratos para encontrar verdaderos chollos en este tipo de piezas. Hay algunas con acabados espantosos, desde luego, pero otras parecen de primerísima calidad. Sin embargo, sigue navegando y lee en foros experiencias negativas con este tipo de piezas. Estriberas partidas al pisar, semimanillares que se sueltan en plena curva€ Yo he visto una maneta de freno que dejaba algo presionado el freno delantero (era más larga de lo debido en la zona que ataca a la bomba) sin que se notase, hasta que se calentaba, dilataba todo el sistema y se bloqueaba de delante. Terrorífico.



 

Accesorios


Al final, es el mismo caso que con manetas o manillares. Un baúl, una manta para el scooter, unas maletas laterales o cualquier otro accesorio de este tipo puede ser peligroso si por ahorrar algo te fías de un fabricante con pocos escrúpulos. Un baúl que se abre en marcha y tira lo que lleves dentro, una maleta que se suelta en marcha o una manta que se enreda o no te deja sacar el pie en un momento dado puede terminar mal. Puedes comprar algo así, sin duda, pero comprueba mucho y muy bien su calidad, sus soportes y acabados, y ante la duda, descártalo. Finalmente te habría salido caro.





0
Nuestros vídeos en

Las 10 principales novedaes de 2018
Estas son las mejores novedades desveladas en el pasado Salón de Milán