En qué puedes ahorrar al usar tu moto

Publicado el viernes 18 de enero de 2019
En qué puedes ahorrar al usar tu moto

Hay períodos del año en que tu economía se puede quedar más "tiesa" que un chasis de MotoGP, como la cuesta de enero o cualquier vuelta de las vacaciones. Es momento de reducir costes, también en la moto, pero sabiendo cómo hacerlo.

También en tus gastos con la moto se puede ahorrar, como es lógico. Sin embargo, no siempre está muy claro en qué puedes y en qué no debes ahorrar. No es difícil establecer criterios sobre cómo hacerlo. Básicamente son dos: puedes ahorrar en todo aquello que no comprometa ni tu seguridad ni la fiabilidad de tu moto. Otra cosa es que te imagines que un componente determinado no pone en peligro esa seguridad o fiabilidad y al final sí sea arriesgado montarlo. Como siempre, ante la duda, que siempre prime ese criterio.

Tanto para motos como para scooter coinciden criterios y muchos de esos componentes, por lo que lo que te contamos aquí valdrá como consejos tanto si llevas una moto como si conduces un scooter. Y, como verás, hay muchos puntos en los que es mejor que te informes bien. Por ejemplo, ¿debo ahorrar en aceite del motor? Pues hombre, no compres el más caro de la tienda, pero tampoco te tires a las ofertas del súper de aceite para segadoras.

Estoy seguro que nos dejamos consejos y detalles, pero nuestra intención no es hacer un decálogo del ahorro con todas las posibles opciones, sino más bien un ejercicio de reflexión que te ayude a tomar algunas decisiones para ahorrar en el uso de tu moto.



Cómo ahorrar en gasolina

Claro que puedes ahorrar gasolina: un poco menos prisa, un poco menos de gas al salir, marchas más altas... Pero, además, hay otros sistemas. Por supuesto, nada de emplear la gasolina más cara, porque no es necesariamente mejor. Utiliza la que el fabricante de la moto recomienda, ya que usar la de 98 octanos porque es mejor no tiene por qué aportar siempre beneficios. El motor está diseñado para rendir lo que debe con la gasolina que el fabricante dice. Eso si, nada de usar 95 si tu moto (no hay muchas, pero las hay) debe emplear 98. Eso producirá efectos negativos en la fiabilidad del motor.


Por otra parte está la polémica de las gasolineras baratas. Oirás que son de peor calidad, otros te dicen que no, que es la misma. Sinceramente, no somos especialistas en ello ni hemos podido encargar por ahora un estudio químico de ambas, pero no deben ser peores. Se refinan en las mismas refinerías y si bien no llevarán los aditivos de última generación de los que cada marca se vanagloria, no debe ser mala para el motor y, efectivamente, es más barata. Eso sí, es nuestra opinión, sin base científica y, por tanto, tan válida como cualquier otra. ¿Que en las gasolineras de marcas Premium están los depósitos más limpios y otros detalles que significan mejor calidad de gasolina y que, por tanto, ésta es más positiva para tu moto, aunque más cara? Posiblemente. Entonces lo más barato a la larga te puede salir más caro.

Bujías, las recomendadas por el fabricante

No es frecuente en motos grandes. Casi todos solemos fiarnos de lo que dice el fabricante y no experimentamos, pero sí hay gente que todavía cree que una bujía más cara va a obrar el milagro de dar más potencia, de ahorrar gasolina o mantener el motor más limpio. No es así. Como suele suceder en estos casos, el diseñador del motor ha estudiado las formas de la culata para que la explosión provocada por la inflamación de la gasolina tras la chispa sea lo más eficaz posible. Por ello recomienda una bujía en concreto.

Una más cara, que tenga más chispa, que la saque desde cinco puntos o desde uno no parece probable que consiga inflamar la gasolina con más fuerza. Pero lo contrario tampoco es de fiar: no ahorres con una bujía de marca irreconocible o, directamente, falsa. Un electrodo de la bujía que se funda y caiga dentro del motor provoca una avería muy grave. Pon las de grado térmico que corresponda, de una de las marcas conocidas del mercado.



Baterías: lo mejor, un buen cuidado

Puedes ahorrar, en algunos casos, cuidando un poco la batería. Desconéctala si vas a dejar la moto parada más de una semana y guárdala en casa, porque las temperaturas extremas las agotan más deprisa. Si tienes que sustituirla sueles tener muchos modelos diferentes. Los hay de distintos precios. Las de gel aguantan más tiempo que las de plomo-acido con mantenimiento normales, pero estas segundas funcionan bien a poco que las cuides si coges la moto todos los días. Las de litio son muy caras, pero lo cierto es que son las que más duran si usas poco la moto y no quieres andar desconectando y conectando.



Transmisión: conducción suave y correcto mantenimiento

La transmisión es otro de esos elementos de desgaste en los que puedes intentar ahorrar. Una conducción más suave, con menos tirones, hará que las cadenas, correas y kits de transmisión duren más. El correcto mantenimiento de la cadena -limpiarla y engrasarla cada semana, después de cada lavado o cada 1.000 kilómetros, por ejemplo- hará que dure más kilómetros.

A la hora de cambiar cadena, recuerda que se cambia todo el kit, compuesto por cadena, piñón de ataque y corona. Si cambias solo la cadena, el desgaste de los otros dos elementos acabará con ella en pocos kilómetros.

Cuando no hay más remedio, hay muchos modelos de kit para tu moto, en función del material de la corona y el nivel de calidad de la cadena. Cuanto más cara será mejor, más resistente y necesitará menos mantenimiento, pero una más barata, con un mantenimiento adecuado servirá en casi todos los casos (salvo competición o usos muy exigentes). Como casi siempre, en el centro está la virtud, porque lo excesivamente barato es posible que sea de baja calidad y, por tanto, de escasa duración.

Con la correa del scooter o los rodillos del variador puedes aplicar el mismo criterio: una correa buena es cara, pero te aseguras una mayor duración y calidad, puesto que en este caso no hay mantenimiento (salvo el propio cambio) que estire su vida útil.



Componentes secundarios

Un retrovisor, un contrapeso de manillar, incluso un intermitente o un silenciador de escape puede ser un buen punto donde ahorrar si tienes que cambiarlos. Como en otros casos que ya hemos comentado, tendrás que tener en cuenta que también necesitan un mínimo de calidad para asegurarte que puedes montarlo y hace su trabajo de forma correcta, pero lógicamente son piezas que es fácil asegurar que no se van a soltar.

Aún así, recurrir a esas piezas de portales baratos a veces da la sorpresa que, tras mucho esperar que llegue, ni siquiera se puede montar en la moto sin modificar muchas cosas. ¿No has leído esos casos de carenados que no llevan un solo agujero que coincida con los soportes originales? Pues ocurre con bastante asiduidad.

El silenciador es algo más especial: si se cae "se lía parda", además de requerir (como los intermitentes y luces) una homologación que debe ir marcada en la propia pieza. Pero los originales muchas veces son más caros que otras opciones del mercado. No suelen ser mejores en prestaciones como mucha gente cree, ya que el original ha sido especialmente puesto a punto para las necesidades de esa moto en concreto, pero sí más baratos cuando no hay mas remedio que cambiarlos.

Productos "milagro"

Bajo esta categoría tan extensa nos referimos a aditivos que "restauran" el motor, que consiguen que gaste menos, a esos productos que sacan más CV con menor consumo o que hacen que hasta salgas más guapo en las fotos. ¿De verdad te crees que alguien, en su pequeño taller, ha inventado un "chip" que modifica la electrónica del motor para que funcione de forma más efectiva que los originales que emplea Honda, Yamaha o KTM?¿De verdad hay por ahí "genios químicos" capaces de mejorar las formulaciones de BP, Repsol o Elf? A mi, cuando menos, me extraña.




Cómo ahorrar en las revisiones

Las revisiones también son una opción para ahorrar. No en cuanto a aceites o piezas de dudosa procedencia, ojo con esto como ya hemos dicho. Pero sí puedes buscar talleres con ofertas para revisiones estándar o simplemente hacerla tú si dispones de herramientas y capacidad como "manitas". Cambiar el aceite y los filtros, por ejemplo no es difícil y lo puedes hacer buscando en los libros de mantenimiento, porque suele venir explicado muchas veces. También, simplemente, asegurándote que el taller va a hacer solo los trabajos necesarios y pidiendo varios presupuestos (mirando siempre la calidad del aceite que van a usar y la procedencia de las piezas) podrás ahorrar bastante dinero.



 


0
Nuestros vídeos en

Las 10 principales novedaes de 2018
Estas son las mejores novedades desveladas en el pasado Salón de Milán