Qué debes tener en cuenta cuando lleves a un niño/a de paquete en la moto

Comentar Publicado el viernes 17 de agosto de 2018
Qué debes tener en cuenta cuando lleves a un niño/a de paquete en la moto

Cada vez más personas utilizan la moto como vehículo principal de transporte para moverse por la ciudad, ya que con ella, se sortean con más facilidad los atascos y avatares del tráfico. Pero ¿cuáles son los requisitos para llevar a los niños en la moto o scooter y cómo debemos hacerlo?

El uso de la moto o scooter como medio de transporte urbano, por diversas ventajas que en muchas ocasiones hemos comentado desde Fórmula moto, hace que cada vez sea más habitual ver viajar a menores de edad en la parte trasera de las motos o scooter de sus padres. Viajar con ellos de esta forma requiere de una especial atención, ya que éstos son imprevisibles y pueden soltarse en cualquier momento, desequilibrarse o sencillamente comprometer la estabilidad de la marcha.

Debemos verificar que nuestra motocicleta esté homologada para llevar pasajero, ésta descripción figura en el permiso de circulación del vehículo, concretamente en el apartado S.1 (número de plazas de asiento), donde deberá indicar "2", ?si el número que aparece es "1", no podremos llevar ningún pasajero, sea adulto o niño.

La ley nos dice que podrán ir como pasajeros en moto los mayores de 12 años?, sentados a horcajadas y con los pies apoyados en los reposapiés laterales, si su altura no les permitiese llegar a éstos, no podrán ir como pasajeros a no ser que instalemos un tipo de dispositivo que incorpora unas cintas regulables que cumplen la función de estribos para que los pies vayan correctamente colocados y el niño cuente con una mayor estabilidad durante el viaje. Bajo ningún concepto deberemos colocar al menor entre el piloto y el manillar de la moto.



Existe una excepción a esta normativa y es que los mayores de 7 años podrán viajar como pasajeros en moto, siempre y cuando el conductor de ésta sea su padre, madre, tutor o personas mayores de edad autorizadas por ellos. A este respecto, nuestro consejo es que si la persona que va a transportar al niño lo va a hacer asiduamente y no es cualquiera de sus padres, sería conveniente realizar una autorización por escrito para evitar futuras sanciones.

Debemos llevar con nosotros el documento de identidad del menor para poder mostrarla en el caso de que un agente nos la reclame o en su defecto, cualquier otro documento que nos permita acreditar la edad del menor que transportamos. Adaptaremos, al tamaño del menor que tengamos que transportar, los diferentes sistemas de retención. Algunos de estos accesorios cuentan con un respaldo para poner en las motos que carecen de ellos, así como unas sujeciones laterales que impiden que el niño se desplace del asiento.

Habrá que prestar especial atención al atuendo del menor al ser transportado, ya que de éste depende en gran medida la protección que le pueda brindar en caso de sufrir un accidente.

El casco se trata de un elemento obligatorio para circular e imprescindible para su seguridad pero, para que la protección sea la adecuada, tendrá que estar homologado por la normativa europea y verificar exhaustivamente que sea de la talla correspondiente al tamaño del menor.

Aunque la normativa no nos exige nada respecto al resto del atuendo, se hace imprescindible el uso de pantalón largo, cazadora y guantes para su protección. El calzado no es una parte menos importante del equipamiento, éste tendría que proteger el pie profusamente ya que, la experiencia nos dice que, si un adulto sufre cualquier tipo de rotura en los pies, una intervención quirúrgica suele ser suficiente para solucionar el problema, por el contrario, este tipo de lesiones en un niño derivan en una serie de intervenciones consecutivas hasta su completo desarrollo, ya que éste se encuentra en una etapa de continuo crecimiento.

Es fundamental contar con una póliza de seguro de moto que, aparte de cubrir los daños que pueda sufrir el conductor, cubra también a los pasajeros.

Si vas a viajar con un niño en concreto frecuentemente (por ejemplo, si vas a usar la moto para ir y volver del colegio), es conveniente que tu póliza también le proteja a él personalmente y, en caso de sufrir un accidente, cuente con la misma atención médica y las mismas indemnizaciones que tú.

Para concluir aconsejamos, como se mencionaba al inicio de este artículo, una especial atención en la conducción cuando llevamos este tipo de "paquete", contando siempre con que un niño tiene bastante menos fuerza que un adulto y las arrancadas bruscas así como los frenazos imprevistos y violentos, nos pueden acarrear más de un disgusto. La conducción temeraria se sanciona más gravemente cuando transportamos a menores.

0
Nuestros vídeos en

Las 10 principales novedaes de 2018
Estas son las mejores novedades desveladas en el pasado Salón de Milán