Preparaciones Especiales Elices Moto Racing

BMW K75 S 1990: preparación Café Racer

Publicado el jueves 14 de noviembre de 2019
Café Racer

Las BMW de la Serie K marcaron un hito en la evolución de la motocicleta y muy especialmente en la historia de la marca bávara. Con su presentación en 1983, la familia de la K mayúscula rompió el monopolio del sempiterno motor de dos cilindros horizontales opuestos refrigerados por aire y enseñaron el camino de los años siguientes.

Tres o cuatro cilindros en línea (longitudinal), refrigeración por agua, inyección electrónica, antibloqueo ABS€ la serie K eran palabras mayores, con un derroche abrumador de tecnología desconocida hasta ese momento. El motor tricilíndrico de la K 75 (modularmente gemelo del mucho más potente cuatro cilindros de la K 100) era muy suave y fino de funcionamiento, pero no tenía mucho "punch" y la moto era realmente sosa. Disfruté de una K 75 S y te puedo asegurar que ha sido la moto más aburrida que he manejado en mi vida.

La K 75 S que hoy te presentamos fue matriculada nueva en 1990 y era prácticamente el tope de gama de la época. Con su elegante semicarenado superior con cúpula y líneas cuadradas, era la moto educada perfecta para ir con traje y corbata a trabajar, o para relajarse el fin de semana con escapadas cercanas.



Pero hoy, casi 30 años después, un nuevo y más joven propietario decidió "echarse al monte" y convertir esta plácida y conservadora K 75 en la moto de sus sueños, con un toque de elegante estampa deportiva de las motos de los años 70, pero conservando el motor estrictamente de serie para superar la homologación de las reformas en la ITV y poder utilizarla a diario sin excusas. Una café racer de libro. La fiabilidad del propulsor tricilíndrico resulta proverbial y, en consecuencia, ni se ha tocado. Los mecánicos de Elices Moto Racing en Boadilla del Monte (Madrid) han revisado la mecánica a fondo y, a pesar de los muchos años y kilómetros recorridos, la moto suena y funciona redonda como el primer día.



Siguiendo las pautas de Ariel, su entusiasta propietario y fanático de la conducción deportiva con estilo, se han eliminado ¡30 kg! de plásticos y accesorios "inservibles" (carenado, cuadro de instrumentos, tapas€) en la carrocería y se ha aligerando visualmente la estética con un cuentakilómetros digital compacto, un escueto faro redondo e intermitentes minimalistas. El conductor adopta una posición clásica deportiva con unos semimanillares abiertos y un conjunto de asiento de estética monoplaza con colín de estilo retro, aunque se mantiene un pequeño espacio para el segundo ocupante y su preceptivo asidero. El conjunto se ha rematado con un atractivo tono de pintura blanco y el depósito silueteado con las tres bandas de BMW Motorsport. ¿El resultado? La moto hace girar la cabeza a los transeúntes allá donde la aparques. Además con las reformas esta K 75 resulta realmente ágil, con un manejo más intuitivo que la moto original (el conductor va sentado un poco más cerca del manillar), lo que te invita a utilizarla a diario en ciudad y a disfrutar entre curvas en tus escapadas deportivas.



Los ingenieros de FC Consultores han dado en todo momento asesoramiento y dirección de obra al proyecto para llevar a buen puerto su paso por la ITV y la anotación en ficha de todas las reformas realizadas.

Toda una veterana, bien puesta al día para enfrentarse a una segunda€ o tercera juventud.



Especial MotoGP
0