Prueba Piaggio Beverly 300: Centro equilibrado

41 Prueba Piaggio Beverly 300: Centro equilibrado
Fotos: Prueba Piaggio Beverly 300
Daniel Navarro
Daniel Navarro
Hace pocos meses asistimos a la presentación de la nueva gama Beverly. Venían un nuevo 300 y un 400, que completan la gama de los rueda alta de Piaggio por arriba, sobre el Medley. El 300 es, por tanto, el centro de la gama. Y como ya pudimos ver, efectivamente, es el más equilibrado

Hace 20 años se presentó el primer Beverly. Era la versión más elegante y lujosa de los rueda alta de Piaggio. Una gama que había nacido, con el Liberty, en 1997. Desde entonces esos dos nombres se han mantenido en la marca italiana: el primero supone la parte económica de la gama: scooters ligeros, elegantes (no puede ser de otra forma en Piaggio) pero no muy caros.

El segundo tiene también rueda alta pero donde aquél llevaba motores de aire o freno de tambor, en el segundo había agua y discos. Siempre fue el «hermano rico» de la gama. Además, el Liberty siempre ha existido en 50cc y 125cc. El Beverly, ahora mismo, en 300 y 400, aunque antes ha habido versiones desde esos mismos 125 hacia arriba. Ahora no, porque existe el Medley para ocupar el espacio intermedio, un puesto que hace años ocupó un scooter interesante por poco difundido en España como fue el Carnaby.

Piaggio Beverly 300

Con todo esto resulta una gama de tres modelos, con versiones en diferentes acabados y cilindradas que van desde los 50cc del más pequeño de los Liberty, 125 de aire y de agua con los Liberty y Medley, 150 de este hermano mediano y hasta los 300 y 400 de los nuevos Beverly. Desde 2 CV para el Liberty 50, 11, 15, 16, 26 y hasta 35 del Beverly 400; desde los poco más de 2.300€ del Liberty más barato hasta los más de 6.000 del espléndido Beverly 400S. Es decir, una de las gamas más grandes en rueda alta del mercado, si no la que más. Si te convencen las ventajas del rueda alta -estabilidad, capacidad de radar sobre asfaltos en mal estado, comodidad de uso, etc-, desde luego habrás mirado alguno de esta gama.

Lógicamente, cada uno de ellos tiene su público. Si tienes claro que tus desplazamientos en moto van a ser siempre dentro de la ciudad, en recorridos de muy pocos kilómetros, sin gran carga y en sitios de baja velocidad no necesitas más de ese Liberty 50 básico. Si vas a hacer largos viajes, en pareja, con equipaje, con tramos de autovía y cosas así ninguno de ellos te será tan cómodo como el gran 400 de 35 CV. Pero si como la mayoría de la gente necesitas «moto para todo», y unos días te metes en el atasco de la ciudad y otros sales a la carretera, de excursión, a pasear, la cosa se complica. Si tienes carnet de coche solo te vale un 125 y la diferencia de potencia recomendará que te vayas a un Medley. Si tienes A2 el Medley 150 es económico, pero algo justo en carretera (en el fondo en un 125 con un poco más). Y el 400 algo grande y más fuerte de motor. El 300, con la misma carrocería, pero sin parabrisas, con el motor de 26 CV, suficiente casi en todos los escenarios resulta más manejable en la ciudad, más suave en carretera, con mejor estabilidad siempre. Es, al final, el más equilibrado de los Piaggio de rueda alta. Y es Beverly, lo que significa el más alto nivel de equipamiento. Un scooter premium, atractivo, tecnológico y muy agradable de conducir.

Cómo es el Piaggio Beverly 300

Piaggio Beverly 300

El nuevo 300 comparte con el 400 chasis, parte ciclo, gran parte de la carrocería y equipamiento. Básicamente son la misma moto, con distinto motor y detalles modificados. Los escapes son distintos. El parabrisas y el sistema Piaggio MIA (conexión multimedia) son de serie en el grande, pero accesorios opcionales en este. Como verás en las fotos, nuestro 300 no lleva el parabrisas (no parece muy necesario, la verdad) pero sí la plataforma de conectividad.  El chasis es completamente nuevo, basado en los anteriores, claro está y, sobre todo, en la experiencia de la marca en este tipo de vehículos. En un doble cuna en tubos de acero de alta resistencia, y monta horquilla de 35mm de diámetro y amortiguadores Showa. Detrás tienes la posibilidad de regular la precarga en 5 posiciones. Para frenar emplea un disco delantero de 300mm y un trasero de 240, con ABS y un sistema anti deslizamiento en aceleración ASR. Lleva llanta de 16″ delante, pero mantiene la de 14″ detrás, lo que permite aprovechar mejor el espacio trasero, manteniendo un gran nivel de estabilidad y pilotaje.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de TODAS LAS PIAGGIO del mercado

El motor HPE 300 (High Power Engine) viene del conocido en la Vespa 300 y otros vehículos de la marca. Se ha trabajado sobre el para mejorar su eficiencia y superar así la Euro 5. Así, se ha modificado la termodinámica con una nueva culata y pistón que mejoran la combustión. Las válvulas y conductos de la culata tienen mayor diámetro que en el HPE 300 anterior. La distribución emplea un nuevo sistema con un solo eje, con empujadores de rodillo. Se monta una nueva bujía de iridio, un nuevo conducto de admisión y un sistema de inyección «multi-jet» nuevo, así como nuevo sistema electrónico de control del motor. Se han conseguido así 25,3 CV a 8.000 rpm y un par de 26Nm a 6.250 rpm.

Piaggio Beverly 300

Pero seguramente para el usuario medio es más interesante las mejoras en equipamiento: cuenta ahora con una llave de proximidad, con función «find my bike» y apertura de asiento y tapa del depósito. Para poner el contacto pulsas el pomo en el contraescudo y se enciende el logo «Piaggio” en el marco del cuadro. Es un detalle elegante, a la vez que funcional, ya que te indica que la llave está presente. Giras el pomo y das el contacto, lo que se demuestra encendiendo el cuadro, en LCD de 5,5″ con un nuevo diseño y con los testigos del sistema Piaggio MIA como la llegada de llamadas y mensajes. Otros detalles elegantes y prácticos son la apertura de asiento o la tapa de la gasolina: se hacen desde la piña izquierda, de forma remota. Si quieres abrir la guantera central, en el contraescudo, se hace como siempre en los Beverly: apretando hacia dentro del pomo del contacto. En cuanto a su capacidad, en la guantera puedes dejar mandos, papeles o el móvil: es grande, pero poco profunda. Eso sí, tiene «bolsillos» para llevar todo organizado.

Puedes desconectar el sistema ASR anti resbalamiento también desde la piña izquierda, mientras que en la derecha manejas el sistema MIA y los datos de kilometraje y demás del cuadro. Iluminación full LED, portabultos trasero, gancho portabolsas sobre la guantera y, sobre todo, un buen hueco bajo el asiento, donde te cabe un casco integral sin muchos problemas, más otro jet, iluminado y con una pequeña caja específica para las herramientas. A la hora de aparcar puedes contar con una pata lateral y un caballete central, ambos perfectos y de muy fácil utilización. Un scooter bien pensado.

Cómo va el Piaggio Beverly 300

Piaggio Beverly 300

Probar el nuevo Beverly 300 en nuestro ambiente habitual, en una prueba larga, tras la presentación, no ha variado mucho nuestras impresiones sobre él: en la presentación se mostró muy agradable e incluso más equilibrado que el 400 y ahora sigue pareciendo un scooter medio muy conseguido.

El Beverly es un scooter de líneas elegantes, como siempre en Piaggio. Mantiene cierto aire de familia, pero esta vez se ha conseguido unas líneas originales y diferentes: una de las críticas sobre el Medley es su gran parecido con el Liberty: no son iguales, pero el «aire de familia» que se les quiso dar es incluso excesivo. No ocurre en este: se ve más moderno y atractivo; se nota que es un Piaggio. Pero no es como los otros. En parado es fácil de maniobrar. No se declara peso, no es un Liberty, desde luego, y se nota que pesa más. Pero en absoluto es excesivo o difícil de manejar. Incluso subirlo al caballete central es fácil. Te subes y la posición de conducción es muy natural y cómoda. Las plataformas para los pies, largas, te dejan ponerlos más adelantado o atrasados, como te sea cómodo. Las manos, sobre el manillar, en una postura muy natural. Y el asiento bien mullido y grande. La pantalla digital, la calidad de los mandos y demás te mete en ese ambiente «premium» que el scooter busca. Arrancas y emite un sonido muy discreto, grave y ronco, como corresponde a un mono 4T como el que lleva.

Abres gas y sale con contundencia. El mando del acelerador es progresivo y controlas perfectamente la entrega de potencia. El sistema ASR ha suavizado mucho su comportamiento, con respecto a versiones precedentes: antes cortaba algo bruscamente la potencia y ahora es tan suave como cualquier control de tracción en un scooter. Abres gas, detecta el deslizamiento y corta un poco para evitar sustos. Los frenos son especialmente potentes (al final, son los mismos que en un 400, que pesa más y corre más), pero con un tacto excelente y, además, controlados por el ABS. La verdad es que frena bien e incluso el chasis y la parte ciclo permite frenar fuerte en curvas sin mucho problema.

Piaggio Beverly 300

En la ciudad gira muy bien. Es alto de asiento, pero incluso con 1,65, como yo, se llega suficientemente bien y se controla sin problemas. a baja velocidad es muy estable; cosas de la llanta de 16″. La suspensión tiene un primer recorrido algo blando, lo que permite pasar sobre sitios bacheados con comodidad. Pero se nota efectiva: ese badén de velocidad que «te comes» sin verlo y la moto se lo traga, con un pequeño salto, pero sin descontrolar y, sobre todo, sin «botar» de atrás. Rápido de reacciones de motor, si abres gas con ganas, acelera muy bien. Las nuevas piñas son cómodas y de diseño atractivo, pero el de intermitencias, de corredera, muy parecido y cerca del de cambio de luces hace que a veces te equivoques. Además, en nuestra unidad, el intermitente derecho a veces no «entraba» y hay que darle dos veces al mando.

En la carretera es hasta divertido: muy estable y noble, permite tumbar mucho, conducirlo de forma deportiva sin que se inmute. Y llega a ser bastante rápido. Más que los 300 anteriores y, aunque no tanto como el 350 (o el nuevo 400, claro) si anda suficiente como para meterte en carretera sin muchos complejos. El desarrollo de la transmisión es largo: llegas a pasar de 130 sin muchos problemas, pero notarás mucha diferencia de velocidad máxima simplemente con viento frontal o trasero; si tienes algo de subida o de bajada. Pero está bien calculado: si consigues subirlo de vueltas, aunque llegues a una pequeña subida, se mantiene.

Lo mejor:

-Comportamiento

-Buenas prestaciones

-Imagen elegante

Mejoraría con:

-Suspensión algo blanda

-Mando intermitencias

 Así vemos el Piaggio Beverly 300

En carretera: 4

En ciudad: 4

Pasajero: 4

Confort: 4

Equipamiento: 3

Autovía: 4

(Puntuación de 1 a 5)

El Beverly 300 es uno de los Beverly más equilibrados de la ya larga historia de esta saga. Consigue, como siempre, parecer tan premium como es, con un equipamiento generoso y actualizado. Es suficientemente rápido en la carretera e incluso para salir a autopista y autovías, es muy ágil en ciudad, donde se mantiene en ese rango de tamaño perfecto entre un scooter GT y uno más ciudadano. Es cómodo, tanto con una persona como con dos y tiene buena capacidad de carga, fácilmente ampliable, además, gracias al porta paquetes integrado trasero. Un gran scooter de todo uso.

Piaggio Beverly 300

Más información del Piaggio Beverly 300

 

Piaggio Beverly

0 Comentarios