0

Prueba Peugeot Pulsion 125: Ha merecido la pena esperar

Publicado el miércoles 24 de julio de 2019
Prueba Peugeot Pulsion 125: Ha merecido la pena esperar

Hace 13 años que se presentó el Peugeot Satelis y hace 8 que pasó por su última revisión en profundidad, aunque visto desde la perspectiva de hoy, aquella renovación no cambió lo suficiente como para significar una evolución muy distinta. Hemos tenido que esperar 13 años para que Peugeot actualizase por completo su máxima expresión de scooter GT con el nuevo Peugeot Pulsion 125.

Y ha merecido la pena esperar. No era fácil sustituir al Satelis, ya que, aunque en los últimos años parecía haber desaparecido completamente de escena (ha seguido en comercialización hasta fechas recientes), lo cierto es que seguía siendo el gran scooter que era desde hacía años. Por ejemplo, en su último renovación se podía considerar uno de los mejores 125 cc del mercado. Era un scooter muy equipado y bien construido, con detalles muy inspirados en el mundo del coche como ese capó trasero de maletero, el cuadro con dos esferas o, simplemente, unas líneas que intentaban parecerse a las de los coches de la marca. Llegó a ser uno de los 125 más rápidos entre sus rivales cuando se estrenó su motor nuevo, el primero de la saga LFE (Low Friction Engine). Resultando, además, suave, cómodo, agradable y estable. No se podía pedir más.



Pero los tiempos cambian y el Satelis se iba quedando estancado mientras que la competencia evolucionaba. Peugeot se embarcó en el desarrollo del Metropolis y de otros productos que hicieron dejar un tanto abandonado este importante segmento del 125 GT. Hasta ahora. El motor LFE que entonces desarrolló Peugeot ha tenido continuidad. Lo hemos visto montar en el Citystar, un scooter que también era capaz de meterse en el podio de los 125 más rápidos, ahora en una evolución que ha pasado a denominarse PowerMotion. Pero el Citystar es un scooter de esa nueva categoría que podemos llamar "ciudadanos GT", a medio camino en precio, equipamiento y capacidad de carga entre los básicos y ligeros scooters más urbanos y los auténticos GT. No obstante, siempre ha sido un gran scooter, quizá no tan difundido como se merece, pero rápido, estable y cómodo. Y seguirá presente en la gama francesa.

Pero Peugeot necesitaba un scooter superior a esa gama. En muchos mercados, entro otros el nuestro, los GT siguen siendo un segmento de mucho éxito. De este modo, sustituyendo al antiguo Satelis llega este nuevo Pulsion. Pero tampoco es una continuación en el segmento del Satelis. El tiempo avanzan y aparecen novedades que modifican los gustos de los clientes. En cuanto te acercas al Peugeot y ves su tamaño, sus dimensiones y su planteamiento, ves que se acerca al concepto, más moderno, de los GT compactos. Así es un GT con el motor de casi 15 CV que les caracterizan, con toda una lista de equipamiento que sonroja a algunos maxiscooters grandes y con unas líneas de diseño para dar a entender que estás antes una moto de gama alta.



Como es habitual en Peugeot, Pulsion no es solo un scooter, sino una gama completa nacida con tres versiones desde el minuto uno. Se dividen el Active, un modelo con esta mecánica pero con un equipamiento algo inferior; el Allure, gama alta, pero con acabados, pinturas y detalles de GT elegante; y el RS (variante que ves en las fotos), igual que el Allure pero con aspecto más sport y dinámico.

Todos los scooters de 125 cc del mercado

CÓMO ES EL PEUGEOT PULSION 125

Estamos ante un nuevo scooter de la firma del león con una filosofía de GT ligero y urbanita, que recoge, además, lo mejor de la tradición Peugeot como este motor PowerMotion integradoen un chasis, como es habitual, en tubo de acero. Por medidas es muy posible que se base en el del Citystar (Peugeot no lo dice así de forma oficial), pero el caso es que es tan compacto como este, aunque de líneas mucho más modernas, deportivas y elegantes. Por fuera, como es evidente, recuerda tanto por delante como por detrás al 508 y los otros modelos de cuatro ruedas de la última generación de la marca. Esa calandra a cuadros cromados va perfectamente reflejada en el escudo del Pulsion.

El motor PowerMotion es una mecánica completamente diseñada y fabricada en Francia. Cubica 124,8 cc y va equipado con el conjunto de tecnologías que la marca denomina LFE, Low Friction Engine, que consigue reducir las pérdidas por fricción y así alcanzar los 14,4 CV a 9.000 rpm con un consumo contenido y cumpliendo con la Euro 4. Es el mismo que se monta en la versión superior del Citystar, solo que en este caso se instala sobre un scooter más equipado y lujoso, además de llevar una parte ciclo algo mejor adaptada al uso en carretera.



En este sentido encontramos una horquilla estándar y dos amortiguadores traseros con posibilidad de regular la precarga del muelle, todo lo cual no varía mucho con respecto al Citystar. Sin embargo sí lo hace la medida de ruedas. La llanta de 14" delantera le da una pisada más firme en curvas y mejor paso por baches. También destaca el sistema de frenos empleado, con ABS más SBC. Peugeot lleva años innovando en este tipo de sistemas de frenada combinada en sus scooters. Según ellos, es lo más lógico. Quieren conseguir algo que se resume en una máxima que una vez escuché a uno de sus máximos responsables: "una mano acelera, la otra frena".

Pero lo cierto es que estos sistemas no siempre han dado el resultado deseado, con problemas en su tacto para los que prefieren sistemas no combinados. No obstante, esta vez sí lo han conseguido. Puedes frenar perfectamente con la mano izquierda solamente y si quieres emplear los dos sigues teniendo perfecto tacto y control sobre la frenada, todo ello vigilado por un ABS de buen funcionamiento. Asimismo equipa el sistema de encendido automático de los cuatro intermitentes cuando sucede una frenada de emergencia. Cuando la velocidad supera los 50 km/h y frenas fuerte, con una deceleración superior a 6 m/s2, el sistema activa las luces de emergencia o "warning" y los apaga cuando la deceleración es inferior a 2.5 m/ s2, consiguiendo así una mayor visibilidad de la frenada por parte de los que viene detrás.



Y todo esto es solo una mínima parte del equipamiento de serie del Peugeot Pulsion 125. Añade iluminación LED completa, con alumbrado diurno DRL, y también llave de proximidad, por lo que no sacas el mando del bolsillo para desbloquear la dirección y arrancarlo ni para ninguna otra maniobra. Lleva un inteligente sistema de seguridad que solo encontrarás en otros Peugeot como el Citystar: cuando bajas la pata de cabra (también tiene caballete) no se detiene el motor ni se pliega la pata sola, se queda en marcha al ralentí y simplemente no acelera. Esto permite que puedas ponerte casco y guantes o bajarte del scooter sin pararlo poniendo la pata lateral. Muy interesante.



Incorpora una guantera profunda en el lado izquierdo del contraescudo, con un enchufe USB al fondo. Bajo el asiento tienes hueco para un integral y un casco jet. Se abre de forma eléctrica (al igual que el tapón de gasolina) desde un botón por debajo del manillar, pero no tiene amortiguador ni ningún sistema que lo mantenga abierto, salvo apoyarlo en el manillar.

Y la gran protagonista del equipamiento es el sistema i-Connect. El cuadro, con dos esferas de buen diseño y colocación original (las agujas suben en dirección contraria una de la otra), exhibe una pantalla TFT a color en el centro con toda la información que puedes encontrar en un scooter de gama alta: consumos, autonomía, temperatura exterior, hora, calendario€ de todo. Pero, además, el centro de la pantalla se reserva para la navegación, cuando conectas el móvil con la aplicación específica de la marca para el scooter. Con esta solución el cuadro también te informará de llamadas y mensajes entrantes, localización GPS del aparcamiento y volcará información del scooter al móvil en cuanto a mantenimiento, distancias, consumos, etc.



CÓMO VA EL PEUGEOT PULSION 125

No me cabía ninguna duda de que me iba a encontrar un scooter rápido y agradable de llevar en cuanto supe que iba a probar el Pulsion. Ya lo era el Satelis 125, a pesar de su veteranía. Además, después de saber de él desde que se presentó en los salones de final del año pasado, tampoco cabía duda que el equipamiento iba a estar a la altura de los mejores GT. La sorpresa ha estado en este caso en encontrarme con un scooter más compacto y mucho más ágil de lo que me esperaba para destacar en la carretera, y compacidad más agilidad en la ciudad. Y siempre con un equipamiento de lujo.



Para ponerte en marcha y poder examinarlo a fondo necesitas primero un pequeño "cursillo" de cómo van los mandos que controlan la pantalla central y haber configurado el teléfono con la app de la marca. Así, los mandos de gatillo por delante de las piñas permiten moverte por los menús que ofrece el sistema. En la piña derecha encuentras el arranque, cortacorrientes y el conmutador entre luces de día y cortas. En la izquierda las demás funciones. Enfrente tuyo, junto al espectacular cuadro con la pantalla TFT (equipamiento solo en versiones Allure y RS, no en el Active), en el RS ves un manillar sin cubrir, en tubo de aluminio, y una pequeña cúpula ahumada. Se llega bien al suelo y resulta cómodo para subirte y bajarte, con un tabique central bastante bajo y el tapón de gasolina en el centro de este. Los mandos cuentan con un tacto perfecto quedando en buena posición.



La llave de proximidad se complementa con un pomo con marco luminoso que te indica, cuando lo pulsas, si la llave está en dentro del rango permitido. Si es así, se ilumina en azul y puedes girarlo, como si fuese la llave, con un punto para desbloquear la dirección y otro para contacto. Una vez cogido un freno pulsas el arranque y se pone en marcha. El sonido del motor no tiene nada eseñable, contenido, bajo, muy civilizado y sin ruidos mecánicos, lo que denota la calidad que se espera.

La actualidad del segmento de scooter de 125 cc

Cuando abres gas aprecias cierta pereza muy al principio. Es algo casi consustancial a los scooters Euro 4, más catalizados que los anteriores. Enseguida se repone y entonces te beneficias de los casi 15 CV que guarda en su interior, acelerando bien. En carretera es muy rápido. El motor de Peugeot siempre lo ha sido y diría que, en este caso, se ha estirado un poco el desarrollo del variador. El Pulsion es capaz de rodar muy deprisa enseguida, alcanzando en nuestra pruebas los 114 km/h reales, siendo por tanto el 2º 125 más rápido del mercado actual. Además, con algo de cuesta abajo hemos sido capaces de llevarle todavía un poco más allá, lo que demuestra ese desarrollo largo. En curvas se tiene muy bien, aunque en algunos casos llegas a notar un cierto deslizamiento que marca el límite, de lo que avisa claramente mucho antes. Posiblemente una suspensiones algo duras para lo que se estila en la categoría sean las responsables de ello.



En ciudad es compacto, manejable y muy ágil. Eso lo convierte en muy agradable y fácil de llevar. En zonas bacheadas, esa suspensión dura se nota y conviene cerrar un poco el puño y hacer el recorrido más despacio de lo acostumbrado, porque si no es un tanto "rebotón". Los frenos son perfectos y es una de las pocas ocasiones que el sistema de frenada combinada se convierte en un aliado a la hora de hacer más cómoda la conducción, manteniendo un ABS que previene de sustos ante pavimentos resbaladizos.

Fotos Miguel Méndez



Más información del Peugeot Pulsion 125

 

Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Peugeot.
Precios del Peugeot con ficha técnica y equipamiento completo.