Barcelona vuelve a la carga contra las motos mal aparcadas

Publicado el sábado 15 de febrero de 2020
Barcelona vuelve a la carga contra las motos mal aparcadas

La normativa de la Ciudad Condal estipula que las motocicletas y ciclomotores se deben dejar en aceras de más de tres metros de ancho, siempre y cuando no estén reservadas para otro tipo de usos.

Tal y como refleja el Instituto de Estadística de Catalunya, Barcelona es una de las ciudades europeas que mayor número de motos -ciclomotores y motocicletas- tiene. Esta Comunidad Autónoma, según datos de 2018, registró un total de 637.531 motocicletas, la mayoría de ellas en la Ciudad Condal.

Esta abundante cifra choca con el número de plazas de aparcamiento destinada a los vehículos de dos ruedas. Desde el Ayuntamiento de Barcelona señalan que se dispone de más de 70.000 plazas. Un número que se antoja insuficiente para dar respuesta al gran número de motos que hay. ¿La solución? Aparcar en la acera.

Pero no vale cualquier sitio para dejar la moto, y eso es lo que el Consistorio de la capital catalana quiere remediar. Como apunta el artículo 40 de la Ordenanza de Vehículos y Peatones, los ciclomotores y las motocicletas tienen que estacionarse en los espacios designados para ello; también se puede aparcar en la calzada, en semibatería, siempre cuando la moto no ocupe una anchura máxima al metro y medio y sin que impida el acceso a otros vehículos.



Como hemos dicho antes, la normativa permite aparcar en la acera, siempre que esta no esté reservada para carga y descarga, estacionamiento de vehículos para personas con discapacidad o haya una parada de transporte público. También debe de tener una anchura superior a los tres metros. Para poder estacionar, el usuario debe bajarse de la moto y empujarla hasta el lugar donde quiera dejarla, que debe estar a 50 cm del bordillo y a dos metros de un paso de peatones o de una marquesina.

Por otro lado, si la acera tiene una anchura de entre tres y seis metros, las motos deben colocarse de forma paralela al bordillo; si supera los seis metros de ancho la forma correcta de aparcarlas es en semibatería y dejando un espacio libre para los peatones de tres metros.

El Ayuntamiento reimpulsa Ciudad de Peatones

Ante la mala praxis a la hora de aparcar las motos, Barcelona ha dado una vuelta de tuerca a la campaña Ciudad de Peatones. Puesta en marcha en diciembre de 2017, esta iniciativa, desarrollada en seis fases, ha reducido la cantidad de motos mal estacionadas en la acera en un 44%. Para 2020, se contempla llevar a cabo otras cuatro fases más, una cada dos meses.

Estas cuatro fases se implementarán en varios lugares de Barcelona, con especial atención en el barrio de Gràcia, lugar donde se han identificado más de 2.000 motos aparcadas de manera incorrecta. Habrá un periodo informativo al que le seguirá la fase en la que se multará. Al ser considerada una falta leve, la sanción económica será de 100 euros, sin pérdida de puntos en el carné.

 

Especial MotoGP2020
0