Motos históricas: pasta y paciencia

Publicado el martes 07 de enero de 2020
Motos históricas: pasta y paciencia

Mucho cariño debes tener a tu moto para que te dure más de 25 años. O mucho sitio en el garaje y una esposa comprensiva. O un enamorado de tu unidad, que la sigues usando cada día, vamos. O la has comprado ya viejuna y la quieres poseer como un tesoro, un modelo icónico. Si compartes alguno de esos casos o simplemente eres un curioso y apasionado del mundo de la motocicleta, te interesará lo que vamos a relatar.

La cuestión es que puedes legalizarla como vehículo histórico. Primero, debe tener por lo menos un 80% de original, de cómo salió de fábrica. Los ingenieros de ITV se lo llevan a industria (hay una persona para toda España dedicado a los históricos) para hacer un informe junto a un club de vehículos clásicos autorizados (el consejo de sabios). Adjuntan el historial de ese vehículo, catalogación de la moto, y fotos de la época. Esto es, elaborar un informe preciso sobre ese aparato.

Curiosamente es incluido en el Inventario General de Bienes Muebles de Patrimonio Histórico Español: sea un vehículo de colección, declarado de interés cultural o que forme parte de algún acontecimiento histórico o haya pertenecido a algún personaje importante. Ahí es donde se requiere el informe del club de clásicos o del fabricante con las características singular de la moto.



Tras ese procedimiento se lleva la documentación a Tráfico, puede tardar seis meses. Es preciso acudir a la Jefatura Provincial de Tráfico para abonar las tasas correspondientes y obtener la documentación imprescindible. Cuando entregan el expediente solicitado, imponen limitaciones: las muy antiguas con lámpara pobres -voltaje de 6 voltios- no podrán circular de noche o por autovía. Las secundarias diurnas son una buena alternativa. También está impedido su uso en condiciones climatológicas adversas.

Para las de los años 70 hasta nuestros días, la limitación de velocidad es de 120 kilómetros por hora. Tampoco supone un gran inconveniente. Si tienes prisa, sal antes. En el caso de que el vehículo reúna todos los requisitos para ser catalogado como histórico, se necesita una nueva tarjeta de inspección técnica que remite la ITV y donde se recopilan las especificaciones y restricciones de conducción. Para que un vehículo antiguo sea tenido en cuenta como tal, se requiere que se solicite en la Comunidad Autónoma de residencia.



El seguro es obligatorio para que los vehículos clásicos puedan circular de acuerdo a la legalidad. Éstos condicionan de alguna manera. A las entidades avaladoras no les interesa que se circule mucho, por el abuso de la grúa sobre todo. Las motos históricas pueden incurrir en una tendencia cunetera. Por eso restringen por días o kilometraje. Cierto es que las cuotas anuales son más económicas.

En las sublimes instalaciones llamadas ITV (Inspección Técnica de Vehículos o Instante de Terror al Vaticinio) las motos vintage están exentas de ruidos y humos. No son necesarios los intermitentes si no los llevan. De 25 a 35 años debes pasar la ITV cada tres años. De 35 a 45, cada cuatro.

Resumiendo, si tu moto coincide con los requisitos y te quieres gastar 1.000 euros, y tener una paciencia tremenda, conseguirás establecerla como vehículo histórico. Ah, y ya no puedes modificar más tu unidad.

 

Especial MotoGP2020
0