¿Cómo son las motos Naked?

Comentar Publicado el jueves 18 de octubre de 2018
Motos naked

El término Naked es bastante descriptivo de qué tipo de moto hablamos. Significa, textualmente, "desnudo" en inglés, y hace referencia a esas motos de carretera que no llevan carenado.

Como es obvio, durante muchos años en la historia del motociclismo, la inmensa mayoría de las motos eran "naked". No es hasta los años 80 cuando el carenado se convierte en algo habitual en las motos de carretera. Y precisamente ahí nace esta categoría.

Cuando la mayoría de las motos de carretera llevaban carenado, algunos fabricantes se dieron cuenta de que había motoristas que añoraban aquella estética pura de la moto, modelos en los que el motor era parte de la belleza estética de la moto. Por otra parte, las deportivas carenadas eran motos más caras, ya que el carenado no solo supone añadir piezas plásticas que recubren la moto, también son soportes, cálculos aerodinámicos añadidos, piezas suplementarias y, por tanto, más coste.

Podía hacerse una moto sin todo ello, ahorrar peso, hacerla más barata y, además, ser más atractiva para una parte de los potenciales compradores. Tenían otra ventaja: al no llevar carenado, suelen llevar una posición de conducción más erguida y, por tanto, más cómoda para el día a día, aun a costa de perder capacidades deportivas de las que, a pesar de ello, mantienen buena cantidad. La suficiente para "encandilar" a casi todo el público.



Nacieron así las primeras naked. En los años 90 algunas deportivas perdían el carenado, adoptaban un faro independiente, un manillar más elevado y se retocaban motores y transmisiones para una utilización menos radical. Y esas motos se vendían bien.

Por otra parte, algunos fabricantes desarrollaron esa otra faceta de las naked: motos básicas, para usar a diario, polivalentes, pero con pocas pretensiones sport. Honda, por ejemplo, supo explotar ambas facetas con las CB 750 "Seven fifty" o CB 500 F convivían con las CB 600 y 900 "Hornet". Las primeras eran evoluciones económicas de motos de toda la vida, la segundas las respectivas CBR 600 y 900 desnudadas y retocadas.

Yamaha, con las Fazer (derivadas de los motores FZR primero e YZF después) y las XJ6 y Diversión hizo lo mismo. Kawasaki hizo famosas sus Z 750 y Zephyr 750. Y Suzuki llegó a convertir en mítica su gama Bandit, que con el famoso motor SACS de refrigeración por aire y aceite, derivado de las primeras GSX-R, se encontró en un hábil medio camino entre esas dos tendencias.

Hoy día, las naked siguen siendo uno de los estilos más populares y, en cierta forma, siguen manteniendo esa doble faceta en función de qué modelo hablemos. Hay naked sport puras, verdaderas deportivas sin carenado como las Aprilia Tuono V4 o las BMW S1000 R, y otras que solo pretenden ser motos utilitarias, de las que el mejor ejemplo hoy día es la NC 750 de Honda. Sin embargo, la gran mayoría de ellas intentan ser motos polivalentes que valgan igual en el día a día que en excursiones por carretera, siendo capaces, con pocas adaptaciones, de acercarse a una moto de turismo o de rodar en circuito esporádicamente. Son las Z 900, GSX-S 750, MT-09 o las europeas Triumph Street y Speed Triple, KTM Duke y Super Duke y, por supuesto, la moto que prácticamente inventó la categoría en Europa: las Ducati Monster.



 

0
Nuestros vídeos en

Las 10 principales novedaes de 2018
Estas son las mejores novedades desveladas en el pasado Salón de Milán

Especial MotoGP