Prueba MX Motor Canyon 125: Vuelta al origen

Comentar Publicado el lunes 30 de abril de 2018
Prueba MX Motor Canyon 125: Vuelta al origen

Una herramienta básica es, muchas veces, la solución más inteligente para cubrir una necesidad. Y un scooter de 125 cc es, ante todo, una herramienta de transporte. Como tal, se agradece que sea sencillo, económico y fácil. Como el MX Motor Canyon 125.

MX Motor es una empresa con larga experiencia ya en este tipo de vehículos. Es una firma que se fundó como sección de la reconocida MX Onda, una marca española bien conocida de artículos electrónicos y de sonido que durante muchos años tuvo gran vinculación con el mundo de la moto. No sé si te acordarás, pero patrocinaron a algunos pilotos hasta en el Mundial de de Velocidad: ¿No recuerdas aquella Honda de 250 cc del 96 pilotada por D´Antin? E incluso más recientemente, en la parte de abajo del carenado de las Honda de Porto, Pedrosa o Gibernau.

Pero tiene poco que ver esta Canyon con aquellas motos de carreras, salvo la vinculación de la marca con el mundo de las dos ruedas. Sin embargo, es una novedad de una empresa que lleva casi dese entonces importando scooters, quads y otros vehículos construidos en Asia bajo sus especificaciones. Con esa experiencia comienza ahora la comercialización de esta nueva Canyon 125, ya Euro 4.



Es un scooter básico, económico y capaz de cumplir con su cometido como herramienta de transporte, como te decía al principio. Cuenta con una carrocería actual y moderna, sin grandes alardes, pero con detalles elegantes y una mecánica básica que permite alcanzar esa premisa de abaratar costes para quienes buscan una moto así. Se comercializa en dos colores y todo en su diseño está pensado buscando la utilidad y practicidad, con pocas concesiones a otras consideraciones. Aún así, sus líneas, de cierto estilo sport, o detalles como las líneas de LED alrededor de los faros delanteros le otorgan un aire más elegante y sofisticado que otros scooters similares.

CÓMO ES EL MX MOTOR CANYON 125

El MX Motor Canyon 125 es un scooter básico estándar. No hay mucho más que lo que ves. Destaca su precio, 1.899 €, una cifra que aleja sus aspiraciones de elevadas prestaciones o a cabados y equipamientos de lujo. No obstante, cumple de sobra con su cometido. Se ha adaptado un equipo de inyección Delphi y un sistema de frenos combinados, con dos discos, por lo que cumple con las exigencias de la normativa Euro 4.

Su estructura central está construida en chasis en tubo de acero. En la parte baja se ha dispuesto una zona recta, de forma que la carrocería cuenta con suelo plano, una característica ventajosa si necesitas llevar bultos en la plataforma. Puedes además sujetarlos con un gancho que instala en el contraescudo. De todas formas, lo suyo es acoplarle un baúl que la propia marca te puede proporcionar como accesorio. Incluye una parrilla metálica pintada en el color de la carrocería de aspecto bien resistente.



El motor equipa ya inyección para contener las emisiones. A pesar de ello, cuenta con pata de arranque, algo útil en caso de baja batería. Es bastante efectiva y el scooter arranca muy bien tanto con el botón como con esta pata. Entrega 8,7 CV a 8.000 rpm con un par motor de 8 Nm a 6.000 rpm.

La parte ciclo ha sido mejorada con llantas de 13", lo que le da un plus de estabilidad sobre otros rivales con ruedas de 12". Otro punto a su favor es el equipo de dos amortiguadores traseros, uno sobre el motor y otro anclado a una placa que hace de semi basculante por el lado contrario al de la transmisión. La suspensión delantera es una horquilla hidráulica, algo blanda, pero que trabaja correctamente. No convence tanto, sin embargo, que se monten de serie ruedas con tacos. Cuentan con un dibujo que parece apropiado para una moto trail, pero discutible en un scooter ciudadano que rodará siempre por asfalto.



Bajo el asiento encuentras un hueco dividido en dos zonas. En la más delantera hay una zona para herramientas, documentos y otros objetos pequeños. Detrás puedes dejar un casco jet no muy grande. Para levantar el asiento añade una cerradura en una de las cachas laterales. Para llevar cosas más a mano encuentras una guantera central en el contraescudo, con cerradura para la misma llave de contacto. El cuadro de instrumentos es bastante completo. Está formado por dos esferas con un diseño de estilo automovilístico, el cuentavueltas a la derecha y un velocímetro con cuentakilómetros en el lado izquierdo. Entre los dos se halla un reloj de nivel. Solo se echa en falta un reloj horario. Destaca en el lado positivo la inclusión de las luces de posición LED delanteras, que le dan un estilo muy actual. Y para aparcarlo permite hacerlo sobre el caballete central o sobre una pata lateral que porta desconexión de motor.



CÓMO VA EL MX MOTOR CANYON 125

No es fácil, hoy día, encontrar scooters de 125 cc por debajo de los 2.000 €. Es fácil entender que los que cumplen esta condición son los scooters más básicos del mercado. No quiere esto decir, sin embargo, que no funcionen correctamente, pero sí que son menos potentes y más parcos en equipamiento y acabados. Dentro de estas consideraciones, el MX cumple con su cometido: te lleva y te trae con comodidad y eficacia.

Es un scooter bastante ligero y con no demasiada altura al suelo desde el asiento. Gira bastante y la parrilla trasera se alarga hacia delante, conformando asas, de forma que en parado puedes maniobrar con él con facilidad, tanto desde el asiento como andando al lado. Colocarte en el asiento también se hace con facilidad y de forma cómoda, entre otras cosas, gracias a su poca altura.

Se pone en marcha pulsando el botón o con la pata de arranque. En el primer caso tienes que tener cogido un freno; en el segundo, no. Tiene un sonido grave, ronco y que pasaría por un scooter de mayor cilindrada y potencia. Sobre el asiento se aprecian las suspensiones algo blandas, y un tanto esponjosa la delantera. El tacto de los frenos es, sin embargo, notable. Abres gas y sale sin toses ni fallos. El motor de inyección se nota y no suele fallar en el arranque ni en frío ni en caliente, mantenido el ralentí de forma muy estable.



Las prestaciones resultan suficiente para moverte por ciudad. El chasis abierto, necesario para el suelo plano, hace que notes ciertas flexiones en la zona central cuando pisas baches. Lo aprecias a simple vista fijándote en el movimiento del manillar cuando pasas sobre esos baches. En curvas el scooter se comporta con nobleza, si bien es cierto que el caballete toca en el suelo con mucha facilidad, sobre todo en giros a izquierdas. Las ruedas, con tacos, similares a las de las motos trail, no parecen las más acertadas para este tipo de scooters en asfalto seco por el tacto que ofrecen, una sensación que se incrementa sobre mojado.

En carretera es capaz de pasar los 90 km/h. A esa velocidad es estable y no desfallece a pesar de que va cerca del límite del motor. También es cierto que la unidad que nosotros hemos probado tenía pocos kilómetros y este tipo de motores suelen soltarse un poco más cuando están ya bien rodados.



ASÍ VEMOS EL MX MOTOR CANYON 125

El MX Motor Canyon 125 es una opción económica de scooter de 125 muy apta para ciudad. Por menos de 2.000 € tienes una motocicleta nueva, que no gasta mucho y que se mueve con mucha soltura en ciudad. Aquí resulta fácil de llevar y cómodo, aunque el ajuste de suspensiones o detalles de ajustes de carrocería denotan que estás sobre un scooter económico. El motor, sin embargo, tiene par y potencia suficiente para este uso diario en entorno urbano.

En carretera va más justo de prestaciones, pero no es algo fuera de su alcance, ni mucho menos. Está bien equipado, con detalles como los LED delanteros, pata lateral con desconexión del motor, caballete central o el enorme cuadro de dos esferas. En la parte mecánica incorpora dos frenos de disco con frenada combinada muy bien compensada. El pasajero dispone de sitio suficiente y buen asiento, con asas en posición acertada. La potencia del motor, suspensiones y, en general, la parte ciclo hacen que se note bastante que llevas a alguien detrás. Es cómodo en general, tanto con una como con dos personas abordo. En autovía se defiende, pero con poco más de 90 km/h reales de velocidad máxima tampoco aconseja grande desplazamientos en este medio.
 

Más información del MX Motor Canyon 125






 

 

0