Barcelona, mano dura con las motos

mossos
Barcelona, mano dura con las motos
Formulamoto
Formulamoto
El Ayuntamiento de Barcelona y la Guardia Urbana han orquestado una severa campaña contra las motos. Despliegue de controles en la Ciudad con cascada de denuncias. Las hay incluso infundadas por no decir falsas. Un lector nos remite un caso flagrante de afán recaudatorio.


Vaya por delante que hace más de 25 años que me desplazo en moto y que he tenido la suerte de convertir la moto en mi modus vivendi, una vez dicho esto también debo decir que siempre me he mostrado a favor de cualquier campaña o medida que aporte más seguridad a la conducción en moto. Pero lo que me sucedió el pasado jueves 20 de Febrero no es propio, a mi entender, de un cuerpo policial destinado a la seguridad y bienestar de los ciudadanos.

«Eran las 10,25 de la mañana cuando circulando por el carril izquierdo de la Ronda Litoral, a la altura del Moll de Ponent y en dirección Llobregat, vi que se incorporaba a dicha vía una patrulla motorizada de la Guardia urbana (Los Agentes 21918 y 22329), acto seguido comprobé si mi velocidad era la adecuada para la vía y seguí circulando. Al cabo de, más o menos 500 metros, el agente 21918, se puso a circular a mi altura indicándome que le siguiera y así lo hice hasta detenernos. He de reconocer que en ese momento estaba realmente desconcertado y no tenía ni idea cual era el motivo de mi inmovilización. Una vez detenidos pregunté al agente cual era el motivo por el cual había sido detenido y este me indicó «Le he parado porque circulando a su lado he visto que el marcador de su moto marcaba 92Km/h», al oír esas palabras no di crédito a mis oídos y repliqué, de manera educada, que «metros antes había comprobado mi velocidad y que era, según mi velocímetro, la adecuada para la vía». Acto seguido el agente se separó de mí y procedió a tramitar una denuncia, una vez terminado el trámite le pregunté, con gran asombro, si realmente me estaba denunciando por la apreciación de la una velocidad que había creído ver en el velocímetro de mi moto circulando los dos en paralelo, y ahí si que me dejó realmente perplejo, explicándome que «el motivo de la denuncia era circular zigzagueando entre los coches», cosa absolutamente falsa ya que en todo momento circulé de forma legal por el carril izquierdo de la vía.
Mi pregunta es ¿El ayuntamiento de Barcelona realmente tiene ganas de concienciar a los usuarios de la moto y rebajar la siniestralidad? O por el contrario ¿Está llevando una campaña encubierta de recaudación?, porqué sinceramente desde el pasado viernes 20 de Febrero, me siento como si un par de maleantes me hubieran atracado en un callejón oscuro y me hubieran quitado los 100€ que llevaba en la cartera«.

Ricard Opisso
(Sant Vicenç de Montalt)