• Compartir en WhatsApp
  • Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en YouTube
  • Síguenos en Instagram
  • Contacta con formulamoto.es
  • RSS
Sucríbete a la newsletter Kiosco de revistas LUIKE

Carrera Memorial Ismael Bonilla: Un homenaje más que merecido

Publicado el jueves 10 de diciembre de 2020
Carrera Memorial Ismael Bonilla: Un homenaje más que merecido

El pasado domingo, día 6 de diciembre, se celebró la ya tradicional carrera para pit bikes, RAVs, minimotards y MiniGp que organiza el vallisoletano circuito de FK-1 como cierre de su temporada. A partir de esta edición 2020, esta prueba llevará el nombre de Memorial Ismael Bonilla.

La peculiar carrera de resistencia reunió esta vez nada menos que a 42 equipos, a pesar de las particulares condiciones que vive todo el deporte y el país entero. Esta nueva edición guardaba además un carácter emotivo, sirviendo de homenaje al recuerdo de Ismael Bonilla, ex piloto, periodista y mentor de algunas promesas de nuestro deporte. Se dio la circunstancia, además, de que Ismael corrió esta prueba el pasado año, precisamente, haciendo equipo con quien firma esta crónica, para que desgraciadamente fuera la última carrera en la que participara.

Memorial Ismael Bonilla



De ahora en adelante, la genuina prueba de resistencia organizada por la pista FK1 quedará inscrita en el calendario con el nombre de "Memorial Ismael Bonilla". Con tal motivo, Don Félix Bonilla, padre del homenajeado, fue invitado por la dirección al final del briefing para que dirigiera unas breves palabras al grueso de pilotos, técnicos y acompañantes.

Resultó un momento en el que la emoción envolvió todo el circuito, a pesar del frío, con algunas lágrimas escapadas y haciendo sentir un grueso nudo en la garganta a los allí asistentes. A continuación, se descubrió una placa sobre la fachada del edificio principal, llevando grabada una dedicatoria con el nombre de Ismael.

La técnica Pit



Al margen del carácter sentimental que revestía la prueba, esta peculiar carrera también sirve, entre otras cosas, como exposición dinámica de la técnica más avanzada en el popular universo de las pit bikes.

Y es que, al pasear por la línea de boxes, se podían ver calentadores y caballetes que servían para poner a tono neumáticos blandos, más blandos, neumáticos duros o mixtos: toda una extensa variedad, lo mismo que los específicos para la lluvia. Amortiguadores especiales y escapes de materiales livianos, que hacían conjunto con frenos depurados y horquillas trabajadas a conciencia. No hablemos ya de los motores con preparaciones tan extremas y apretadas, que apenas les dan vida para los entrenamientos y lo justo para completar la prueba de resistencia.

La salida



La mañana amaneció con un frío crudo y hostil, que se mantuvo implacable durante todo el día, azotando con un viento helado al público asistente y obligando a los pilotos a emplear ropa térmica debajo, o encima, del mono, y guantes de látex bajo los convencionales, o guantes calefactables incluso, como los RST que utilizó un servidor, dando, por cierto, un resultado sorprendente durante las cuatro horas.

Con la parrilla formada por las 42 motos y antes de la salida al estilo Le Mans, se guardó un minuto de silencio nuevamente en recuerdo a Ismael, al final de cual, Don Félix Bonilla dio el banderazo de salida a la carrera.

Un tropel de pit bikes, RAVS, MiniGp y minimotard salió de estampida sobre un trazado tan variado como exigente, contando con unos dos mil metros de cuerda, en el que se veían todo tipo de curvas, más dos rectas que daban en cada vuelta cierto respiro, aunque muy breve, a todos los pilotos.

La carrera



Lo cierto es que la impaciencia y el ímpetu desmesurado de algunos provocó que solo en la primera vuelta se registraran ya cinco caídas, para una prueba tan peculiar en la que se da cita una participación que resulta casi insólita. De esa manera, se podía ver a jovenzuelos de apenas diez años compartiendo pista con sexagenarios, como sin ir más lejos quien firma, que se deleitaba al contemplar el estilo perfecto de MotoGP que algunos chavales ponían de relieve sobre el asfalto, cuando le adelantaban como un tiro.

La carrera, en cualquier caso, se desarrolló sin incidentes reseñables. Entre otras cosas porque, a pesar del frío, el excelente asfaltado de la pista ofreció un grip suficiente para que las pequeñas monturas, y sus modestas potencias, pudieran rodar al límite, o por lo menos muy cerca de él.

Al final de la prueba, en la que tan solo se registró un único abandono, a pesar de las caídas y de algunas averías eventuales, se celebró la entrega de unos trofeos que llevaban grabada la imagen de Ismael Bonilla pilotando una RAV, precisamente durante la edición 2019.

¿Quién fue Ismael Bonilla?


De casta, de raza y de garra, así se podría definir, someramente, su comportamiento sobre la pista. Campeón de España de SBK y piloto del Mundial de 250, su trabajo como colaborador en medios especializados, destacaba en los reportajes que escribía, con la prodigiosa capacidad de subir al lector en la deportiva que había probado sobre el circuito de turno.

Lo cierto es que el motociclismo de competición, y especialmente el de promoción, le deben mucho, con su labor de apadrinamiento a distintos niños-piloto, que más tarde ha dado figuras, sin ir más lejos, como la del propio Manuel González, ManuGasss, campeón del mundo 2019 de SSP300, que también estuvo presente en FK1.

Por otro lado, el motociclismo femenino también le debe mucho, con su trabajo dirigiendo varios campus de la Federación Española.

Ismael Bonilla colaboró en esta casa entregando unos trabajos marcados con su personalísima impronta, dejando también en cada profesional de la prensa especializada el recuerdo, y también la referencia de su genuino carisma.

Ismael Bonilla, un personaje irrepetible en nuestro deporte, cuya sombra intuimos que se alargará durante mucho, mucho tiempo, sobre el mundo de la moto.

Hasta siempre, Isma.


Especial MotoGP2020
0