Las motos más robadas y cómo evitarlo

Publicado el viernes 07 de junio de 2019
Las motos más robadas y cómo evitarlo

En España se roba una moto cada 8 minutos y solo se recuperan el 10% de las robadas. Se roban básicamente para alimentar el mercado negro de recambios, pero también para con otra moto igual siniestrada construir una y venderla. Por ello, el listado de las más robadas coincide con el de las más vendidas.

Es lógico: de un modelo del que hay muchos en la calle, habrá más demanda de recambio. E incluso de motos de ese modelo, de segunda mano. Lógicamente, lo normal es que el comprador no sepa que la pieza (y menos una moto completa) proviene de un robo, pero en cualquier caso la primera medida que hay que tomar para evitar estos robos es, si desconfías de lo que estás comprando, no comprarlo.
 





Son los scooters las motos que más se roban hoy día de acuerdo con un estudio de Rastreator, respondiendo a esa lógica comercial de los ladrones, en un momento en el que el mercado de scooters ha superado en ventas al de las motos. Y dentro de los scooters es el Honda Scoopy el que más denuncias por robo tiene. Así, la lista de motos más robadas sigue con el TMAX, mientras que el tercer lugar corresponde a una de las motos más vendidas en los últimos años: las Kawasaki Z. Yamaha XMax, BMW GS, Yamaha R-1, Cygnus, Neos, Symphony y Vision cierran la lista de las 10 motos más robadas en 2017.

Por ciudades es Barcelona la que ostenta el mayor riesgo de robo, al ser la ciudad con más motos del país. Le siguen Madrid y Málaga, y por meses es julio el mes con más robos y abril, lo que coincide claramente con los meses en que más motos hay en la calle. Un 16% de los robos sucede en julio y un 13% en abril.






Según el Ministerio del Interior los ladrones de moto son jóvenes españoles, de entre 20 y 27 años, que actúan en grupos de hasta cuatro. El 85% de los robos sucede de forma fortuita: una moto poco protegida en sitios poco frecuentados. Solo el 15% son robos profesionales, por encargo, de motos que se ha "encargado" robar y la han buscado y seguido hasta hacerse con ella. La forma de robarlas es subirlas a pulso a una furgoneta. Normalmente vigilan zonas donde suele haber motos y buscan las más desprotegidas, aprovechando un momento donde haya poca gente viendo la operación.

¿Qué hacer si te roban la moto?

Lo primero, lógicamente, es denunciar lo antes posible. Si la moto aparece pronto es posible que la recuperes, por que a pesar de estas estadísticas también está el robo "por uso": van a donde necesitan o se dan una vuelta y la abandonan. Después de denunciarla, empieza a buscar por internet, a notificarlo en foros y redes sociales. Hay algunas páginas especializadas en buscar motos robadas y tienen cierto éxito en este tema.

También consulta páginas de anuncios de piezas y motos: tienen la cara dura suficiente para anunciarlas con normalidad y quizá obtengas alguna pista. Por supuesto si tienes seguro contra robos, da el parte cuanto antes, y si tienes algún antirrobo con localización, actívalo de inmediato. A veces dejan la moto abandonada fuera de tu alcance, en algún sitio apartado, para que si llevas este tipo de dispositivos no les pillen "con las manos en la masa" o en el local donde guardan otras motos robadas.

Otro consejo que te podemos dar, y este, por desgracia, por experiencia propia, es que pases de cuando en cuando por los almacenes de la policía donde guardan las motos recuperadas: a veces, por diversos problemas de identificación o papeleo, la moto aparece pero no pueden notificar al dueño hasta pasado tiempo. A mí me robaron una moto y apareció a los tres días... pero estuvo 5 meses tirada en el suelo de un almacén municipal hasta que me notificaron.

Galería de las motos más robadas en España

¿Cómo evitar el robo?

Dicen los más pesimistas que si te tiene que tocar, te va a tocar. Y aunque no suelo militar en las filas de los pesimistas, me temo que en este caso sí estoy de acuerdo. Sin embargo, esto no quita para que tomemos todas las precauciones posibles para evitarlo.

Visto cómo operan, está claro que hay varias cosas que puedes hacer. La primera, aparca siempre donde haya más motos y donde haya paso de gente. Eso les complica las cosas. Después, un antirrobo es básico, pero uno bueno: que no sea de esos que se tarda menos en cortarlo que en abrirlo. Una buena idea es llevar más de uno: si te sirve de idea, yo en el scooter que uso para moverme por la ciudad llevo uno de los que va del manillar al asiento (de los buenos, eso sí) y otro de disco de los que llevan alarma incorporada. No voy a evitar el robo con un 100% de seguridad, pero es muy probable que, si lo aparco donde hay más scooters, el mío no sea el más desprotegido. Por desgracia, parte de esta solución se basa en la idea de que roben el scooter o la moto de otra persona, no la tuya.






Otra solución interesante son los candados con cadena acerada para poder anclarlo a algún elemento fijo. Esas cadenas no son fáciles de cortar y con un candado bueno tampoco de abrir. Esto evita, precisamente, el método mas común: meterla a pulso en una furgoneta (el mío de los dos candados no evita esto, como verás, aunque el candado con alarma se dispare). Si vas a usarlo recuerda anclarlo en la moto a un sitio que no sea fácilmente desmontable o que se pueda cortar: te recuerdo que roban para vender piezas. El quedarte tú con una rueda delantera y ellos con el resto de la moto, no te consolará nada.

Por último, los sistemas con detección tampoco aseguran que no te la roben, pero si posiblemente es una ayuda más para recuperarla: tampoco es seguro al 100%; hay sistemas para evitar que funcionen, pero al menos es un intento más para poder recuperar lo tuyo. Quizá la mejor solución hoy día son los seguros con cobertura de robo: hace unos años eran muy caros pero hoy día están en precios más razonables y quizá te merezca la pena.

 


0
Nuestros vídeos en

Las 10 principales novedaes de 2018
Estas son las mejores novedades desveladas en el pasado Salón de Milán

Especial MotoGP