De camino a Jerez: Atención, ¡turista en coche!

Existe una parte de conductores, especialmente usuarios de vehículos turismo, que entre sus aficiones de riesgo se encuentra el abandono de la atención sobre la conducción. De esta parte, un número importante consideran más importante la atención sobre el entorno natural y su belleza frente a la propia tarea de la conducción. Camino a Jerez no te confíes nunca.

Publicado el miércoles 25 de abril de 2012
De camino a Jerez: Atención, ¡turista en coche!

Recuerdo un día junto a mi compañero -Gambero-. Circulábamos de San Lorenzo a Guadarrama con nuestras motos y dos vehículos turismo lo hacían delante de nosotros. Uno de ellos, el segundo en el sentido de la marcha, tenía placa de matrícula extranjera. Su forma de circular era imprecisa, practicando eses en su propio carril y lo hacía lento. Con precaución, inicié la maniobra de adelantamiento, alejándome lateralmente. A su altura, pude ver una pareja de avanzada edad disfrutando de la mañana paseando en coche, sin saber muy bien dónde ir. Vista tanta duda aceleré y me quité de enmedio, manteniendo la atención sobre el retrovisor para ver cómo le irían las cosas a -Gambero- con su Yamaha XJ Diversión.

Lamentablemente, mis criterios de análisis dieron en el clavo- De forma súbita, el anciano conductor decidió cambiar de dirección para introducirse en un camino. Gambero lo estaba adelantando, con buenos reflejos realizó, como maniobra evasiva del impacto, un cambio de dirección muy rápido hacia el arcén de la izquierda, pero el desequilibrio ya se había producido y fue lanzado contra el -guardarrail-. Gracias a su habilidad, aún pudo circular un rato con la motocicleta vertical y por la estrecha franja sin asfaltar entre arcén y barrera, pero terminó chocando lateralmente con la misma fracturándose la tibia y el peroné de la pierna izquierda.

La pareja de -abuelitos-, de forma inmediata, pretendieron darse a la fuga. Con mi Honda Paneuro inmovilicé su vehículo en el camino que empleaban para dar la vuelta, retirando las llaves de contacto para asistir inmediatamente a mi compañero y activar a la Guardia Civil de Tráfico de la zona.

Al cabo de dos meses, -Gambero- ya volvía a disfrutar de su Diversión, pero ¿se pudo haber evitado el accidente a pesar de la eventual -caraja- totalmente demostrada por parte del conductor del turismo? El -caos- hay que encontrarlo, para eso debemos observar e interpretar. La adaptación al caos del momento, el espacio temporal donde desaparece el orden, dependerá de nuestro juicio crítico sobre la situación.

Para una mejor gestión de nuestra seguridad debemos recordar que todo conductor que circula delante de nosotros y que se encuentra dentro de nuestro alcance visual, debe ser sometido a vigilancia constante y especial. Esta vigilancia, que debe basarse en un proceso de observación, guarda por objeto la localización e identificación de indicadores y su asociación al tipo de riesgo concreto. Por otro lado, este proceso de observación se incrementará en atención a la distancia, velocidad de aproximación, entorno, etc.

Con respecto al vehículo que circula delante:

· Observa.

· Mantén la distancia de seguridad.

· Garantiza espacios laterales en caso de adelantamiento.

Salud, buena ruta y ¡no te fíes!

Especial MotoGP
0