Moto Guzzi V9 Bobber y Roamer: cómo son

Comentar Publicado el viernes 18 de marzo de 2016
Moto Guzzi V9

La primera custom de Moto Guzzi fue la original California de 1971. 45 años más tarde, las V9 Bobber y Roamer sigue esta senda con tecnología que combina tradición y vanguardia.

Con posterioridad, las Moto Guzzi V35 Custom de 1979 o las sucesivas V50 y V65 Florida mantuvieron una senda que alcanzó su punto máximo con la Nevada nacida en 1989. Se desarrolló sobre la base de la V75 de 1985 y ha sido el modelo más longevo en la historia reciente de la firma italiana. También ha servido de inspiración para modelos posteriores como la Bellagio.



El motor de las Moto Guzzi V9 Bobber y Roamer

En todos los casos, el nexo de unión es el mítico propulsor V-Twin a 90º trasversal, exclusivo de Moto Guzzi. En la serie V9 se introduce una nueva evolución de 853 cc (744 cc en la serie V7 II), totalmente decorado en negro tanto en la versión Bobber como en la Roamer. Cuenta con una nueva parte inferior de cárter construida en aluminio, acompañada de un nuevo diseño de la zona donde se recoge el aceite y un cigüeñal calibrado para ofrecer un freno motor específico. El sistema de lubricación se modifica totalmente con nueva bomba de aceite y un rediseño de los canales de todo el sistema, incluyendo chorros de aceite para la refrigeración de los nuevos pistones.

En la parte superior del motor, toda la termodinámica es de nueva factura: culatas de aluminio, pistones y cilindros. Sus cotas internas se fijan en 84 x 77 mm y sus dos válvulas por cilindros se accionan mediante un sistema de varillas y balancines. Dichas válvulas quedan inclinadas y no en paralelo como en la V7 II. Se trata de una unidad Euro 4, para lo que se recurre a un catalizador de tres vías, sonda lambda y un sistema de entrada de aire auxiliar para optimizar la combustión, a lo que se añade todo el resto de novedades presentes en este propulsor. La ECU es otra de las novedades.

Otra exclusividad del propulsor de la serie V9 es un embrague de un solo disco de 170 mm de diámetro. Toda la caja de cambios se ha redefinido, con una primera más larga y una sexta overdrive, más un nuevo cardan con doble junta y eje cónico de de mayor tamaño. Está construido en aluminio y permite el montaje del nuevo neumático 150 trasero (130 en la gama V7).

Se declara una potencia máxima de 55 CV a 6.250 rpm y un par máximo de 62 Nm a 3.000 rpm, disponiendo de kit específico para el carné A2.

La parte ciclo de las Moto Guzzi V9 Bobber y Roamer

La historia de Moto Guzzi nos descubre la primera motocicleta en adoptar un sistema de suspensiones en ambos ejes. La Norge GT de 1928 estrenó este sistema.

Las nuevas Moto Guzzi V9 Bobber y Roamer estrenan chasis. Mantiene la estructura tubular de acero de doble cuna y se ha puesto especial atención en la parte delantera, con nueva tija para obtener cotas de geometría propias del segmento custom, aunque dirigidas a lograr una moto estable y manejable, no en el extremo de estos modelos.

También son novedad las suspensiones. La horquilla convencional de 40 mm ofrece un recorrido de 130 mm, mientras que detrás opta por unos amortiguadores Kayaba regulables en precarga con un recorrido de 97 mm. Las novedades se extienden al equipo de frenos, con nueva bomba frontal para accionar la pinza Brembo de cuatro pistones que trabaja sobre un disco de 320 mm de diámetro (260 mm detrás).

Componentes de las nuevas Moto Guzzi V9

Multitud de detalles de calidad se extienden a lo largo y ancho de las nuevas Moto Guzzi V9 Bobber y Roamer. Depósito y guardabarros están fabricados en acero, mientras que las placas laterales, tapón de gasolina, manetas y estriberas se obtienen en aluminio. El escape de acero cuenta con tubo exterior para reducir el calor que se emite, además de proteger su superficie.

Mientras que la Bobber opta por un neumático frontal 130/90 acorde a su filosofía "yankee" de anchura sobre llanta de 16", la Roamer se contenta con un más convencional 100/90 sobre llanta de 19", siendo idéntico el 150/80-16 trasero en ambas. Las llantas de la Bobber están pintadas en negro, en cromado en la Roamer, lo que en esta última añade un contenido visual de aún superior diámetro. La Bobber porta de serie neumáticos Continental Milestone frente a los Pirelli Demon de la Roamer.

También difieren en su manillar, más bajo y plano en la Bobber, la cual se desmarca con un asiento más plano, bajo y con menor mullido. Las estriberas en ambas son gemelas.

Incorpora ABS de dos canales, cuyo sistema sirve para la actuación del control de tracción MGCT (Moto Guzzi Traction Control), con dos niveles y desconectable. También son de serie el inmovilizador antirrobo y la toma USB situado bajo la pipa de dirección.

En cuanto a la instrumentación, está formada por un único reloj circular. La escala del tacómetro es analógica, mientras que el resto de la información se encuentra en el cuadro digital: odómetro, trip parcial y trip diario (se pone a cero automáticamente después de ocho horas desde el último encendido), tiempo de viaje, consumo instantáneo y medio, reloj, temperatura externa, velocidad media, nivel de MGCT, además del indicador de la marcha insertada y de cambio, cuyo valor de revoluciones máximo y mínimo lo puede regular directamente el piloto. De este modo se puede controlar el régimen de giro del motor, por ejemplo para realizar un mejor rodaje del vehículo o bien para reducir al mínimo el consumo de carburante.

Entre el extenso catálogo de accesorios se encuentra el sistema MG-MP, la plataforma multimedia de Moto Guzzi que conecta el smartphone al vehículo a modo de telemetría.

 

0
Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Moto Guzzi.
Precios del Moto Guzzi V9 con ficha técnica y equipamiento completo.