Moto Guzzi V85 TT: tecnología inteligente

Publicado el viernes 15 de marzo de 2019
Moto Guzzi V85 TT

Aunque en sus comienzos la marca italiana solo fabricó motocicletas propulsadas por motores monocilíndricos, para competición llegaron a construir prototipos de hasta ocho cilindros. A finales de los años sesenta del siglo pasado presentaron su emblemático motor de dos cilindros en V a 90º, refrigerado por aire y colocado en sentido transversal a la marcha, que ha devenido en el símbolo de la marca y propulsa todos sus modelos desde entonces. Esta disposición de motor coloca el cigüeñal longitudinalmente, lo que resulta ideal para una moto con transmisión secundaria por cardan. Una nueva interpretación de esta planta motriz es la que se ha elaborado especialmente para la nueva Moto Guzzi V85 TT.

Este compacto motor dispone de un árbol de levas ubicado en el cárter (en el centro de la V que forman los dos cilindros) y desde él, y mediante empujadores de aluminio y balancines con rodillos, se activan las dos válvulas de cada cilindro. La de admisión es de titanio (42,5 mm de diámetro), mientras que la de escape es de acero para resistir mejor la elevada temperatura. El sistema de admisión dispone de una única tobera de 52,5 mm de diámetro que comparten ambos cilindros.



La simplicidad del concepto es notable, especialmente combinado (como es el caso) con la refrigeración por aire. El engrase está confiado a un sistema que Moto Guzzi denomina cárter "semi seco", con una pareja de bombas de aceite coaxiales tomando la presión del cárter inferior lleno de aceite (como en un sistema "húmedo"), pero sin que el cigüeñal esté batiendo este aceite para evitar las pérdidas de potencia que este sistema conlleva. Este diseño evita que en una caída las bombas se desceben y provoquen daños en el motor por falta de presión de aceite y permite también reducir la altura de la parte inferior del motor, ofreciendo mayor distancia al suelo, detalle importante para la circulación fuera de carretera. El cubrecárter protector de aluminio es equipo de serie. La bandeja inferior del motor dispone de un práctico "ojo de buey" para vigilar el nivel de aceite y los elementos principales de esta Guzzi resultan fácilmente accesibles para trabajos de mantenimiento.



Este compacto propulsor entrega su par mediante un embrague monodisco en seco a un cambio de seis marchas, bien ajustado y con mínimo ruido al engranar la primera marcha en parado. Del cambio se envía el par motriz a la rueda trasera mediante un árbol de transmisión, solución ideal para una moto turística por su fiabilidad y nulo mantenimiento.

Nos han sorprendido los intervalos de mantenimiento preconizados por el fabricante de 10.000 km, que en nuestra opinión parecen excesivamente conservadores, cuando marcas de la competencia están ofreciendo intervalos de 15.000 km, o superiores.



El motor es autoportante y forma parte estructural del bastidor multitubular de tubo de acero al cromo molibdeno, de magnífica apariencia, con el subchasis reforzado para acoplar con seguridad el equipaje dentro de las maletas y baúl trasero. Las suspensiones están firmadas por Kayaba, con una horquilla telescópica invertida para el eje delantero, equipada con dos rígidas barras de 41 mm de diámetro y regulable en precarga del muelle y extensión del
hidráulico. En el lado derecho del soberbio basculante de aluminio trasero asimétrico se articula un monoamortiguador con botella separada de gas y aceite (tipo piggy-back) y reglaje manual de precarga del muelle (de paso variable) y rebote del hidráulico. Ambos ejes disponen de un recorrido útil de 170 mm, un punto medio y equilibrado entre las motos puramente de asfalto y las trail más aventureras.



Para las ruedas se ha ido a lo seguro, instalando bellas llantas de radios que acogen neumáticos sin cámara de 19" en el eje delantero y de 17", en el trasero. La anchura de los neumáticos (110/150 mm. respectivamente delante/ detrás) resulta un buen compromiso entre eficacia y estética y resultan claves en la buena manejabilidad de la moto. La potente frenada se ha asegurado con una pareja de discos de freno delantero Brembo de 320 mm de diámetro, mordidos por pinzas de cuatro pistones y anclaje radial. En la rueda trasera se instala un disco de 260 mm con pinza de dos pistones. ABS y control de tracción (desconectables) son equipo de serie.



La Moto Guzzi V85 TT se ofrece con dos acabados de pintura. La versión más asfáltica (equipada con neumáticos de carretera Metzeler Tourance) se ofrece con tres esquemas de colores lisos: Gris Atacama, Azul Atlántico y Rojo Vulcano. Los más aventureros puede elegir dos combinaciones de pintura bitono: blanco- amarillo Sahara y blanco- rojo Kalahari, con el bastidor multitubular pintado en rojo. En este caso además los neumáticos instalados son los Michelin Anakee, con mayor profundidad de dibujo, para más agarre sobre pistas de tierra.



0
Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Moto Guzzi.
Precios del Moto Guzzi con ficha técnica y equipamiento completo.