Prueba Moto Guzzi V85 TT: fenómeno SUV

Publicado el viernes 15 de marzo de 2019
Prueba Moto Guzzi V85 TT: fenómeno SUV

Englobada en el todopoderoso grupo Piaggio, la legendaria marca italiana fundada el 15 de marzo de 1921 por Carlo Guzzi está disfrutando de una segunda (o tercera) juventud. Y todo gracias al fenómeno SUV, esa extraña palabra que inventaron los expertos en mercadotecnia para bautizar la nueva generación de automóviles un poco más altos que los de siempre, pero que prometen felicidad eterna y sensaciones nuevas sin moverte de la puerta de casa.

Por una vez y sin que sirva de precedente, las motos se adelantaron y este concepto se inventó mucho antes en el mundo de las dos ruedas. En 1980, las míticas Yamaha XT 500 y la BMW R 80 GS abrieron el camino a una nueva generación de motos multiuso que, por supuesto, también fue bautizada con un nuevo vocablo: el trail.



Tras el resurgimiento de la marca, Moto Guzzi no ha permanecido ajena a este segmento, primero tímidamente con modelos como la Stelvio. Actualmente las trail han evolucionado y ocupan gran parte del universo de ventas. De ahí que ahora la marca italiana reaccione con fuerza y presente la V 85 TT para no quedarse fuera de la parte más rentable del negocio.

Para probar la nueva Moto Guzzi V85 TT "Made in Mandello del Lario", como orgullosamente indica en su cuadro de instrumentos, nos hemos desplazado hasta Pula, al sur de la bellísima isla de Cerdeña, donde las reviradas carreteras de montaña cercanas a la costa han sido el escenario perfecto para sacarle todo su potencial y disfrutar de lo lindo con su conducción, que básicamente es de lo que se trata cuando nos subimos a una moto.



CÓMO ES LA MOTO GUZZI V85 TT

La V85 TT es un disparo bien atinado al centro del segmento medio de las trail, motos multiuso, prácticas y divertidas, a la vez que asequibles. Para ello los ingenieros italianos han actualizado y pulido su legendario propulsor V–Twin refrigerado por aire y transversal a la marcha, pieza angular de todas las Moto Guzzi modernas. Todo el motor ha sido completamente renovado, afinando su termodinámica interior, mejorando los ajustes y tolerancias para, junto con un modernísimo sistema de gestión electrónica, asegurar un funcionamiento suave, con mínimos ruidos y traqueteos de fricción, ofreciendo la respetable potencia máxima de 80 CV, cifra que le permite disponer de un kit de limitación para hacerla válida a los ususarios del carné A2. Alrededor de esta compacta planta motriz y su inseparable transmisión secundaria por árbol cardán han elaborado un bastidor multitubular de tubo de acero de impecable aspecto. La calidad percibida es inmejorable y se nota un notable esfuerzo por afinar los acabados, con piezas de aluminio pulido combinadas con plástico de calidad. Todo bien ajustado, con impecable terminación de pintura y componentes de primeras marcas.



Pero no creas que esta Moto Guzzi es simplemente una moto clásica puesta al día. Bajo su apariencia elegante y carente de florituras, ofrece todo lo necesario para hacer fácil el día a día. Se han incorporado las últimas tecnologías en electrónica e iluminación, y tanto los faros de luz de carretera como los de cruce son de tecnología LED. En el medio de ambos y con la forma del águila emblema de la marca, se enciende el proyector de luz diurna. Por supuesto, el mando del acelerador es electrónico (sin cable "bowden"), lo que permite la intervención inteligente de la unidad de mando para ofrecer una respuesta suave y fina del motor.



Además se incluyen los ya típicos modos o leyes de funcionamiento (normal, lluvia y off road), elegibles por el conductor, que adaptan la respuesta motriz en función de unas leyes predefinidas para estas condiciones. Cada uno de los tres modos dispone de cartografía específica para el control de tracción y el antibloqueo de frenos ABS. El práctico control de velocidad de crucero es equipo de serie.

El cuadro de instrumentos es muy completo, con el aspecto de pantalla de un teléfono móvil. Con un mando en el puño derecho el conductor tiene acceso a numerosa información de parámetros del viaje y de funcionamiento de la moto y también puede efectuar numerosos ajustes. Con una app de Moto Guzzi de descarga gratuita podemos reproducir en la pantalla del cuadro de instrumentos el sistema de navegación de nuestro teléfono móvil y hasta recibir llamadas si llevamos un sistema de manos libres. El cuadro de instrumentos dispone de ajuste automático de luz para adaptarse al entorno y se ve bien bajo cualquier condición, aunque no lo pudimos probar de noche. Sin embargo el cuentavueltas con código de barras y dígitos pequeños requiere excesiva atención y al final resulta difícil de interpretar. Afortunadamente el bicilíndrico ofrece un sonido musical excelente y se puede llevar perfectamente "de oído".



La V85 TT está bien equipada de serie sin excesos de parafernalia electrónica (no siempre necesaria) de otras motos más tecnológicas, pero con un precio muy atractivo (10.990 € la estándar y 11.190 € en dos colores). La marca ofrece dos versiones básicas con pintura monocolor, o bicolor, que además se diferencian en la monta de neumáticos Metzeler cien por cien de carretera para las primeras y Michelin, algo más adaptado a la pista, para la bicolor.

A imagen de otras marcas de la competencia, Moto Guzzi ha preparado una buena colección de accesorios, con un precio muy competitivo clasificados en tres grupos: Touring, Sport Adventure y Urban. En el primero se incluyen maletas (de 33 y 39 litros de capacidad) y baúl (43 litros) de aluminio, cúpula alta, caballete y faros de niebla de LED. El segundo paquete, pensado para los viajeros de largo alcance, incorpora amortiguador trasero Öhlins, espejos plegables, protectores laterales y un silenciador de titanio Arrow de excelente sonido (homologado) y muy ligero. Finalmente y para los más urbanos, se ofrecen las maletas de plástico (28 y 37 litros), el caballete, plataforma multimedia (para conectar el teléfono móvil) y la alarma.

CÓMO VA LA MOTO GUZZI V85 TT

En marcha la Moto Guzzi V85 TT ofrece magnífica posición y sensación de control, con el amplio y alto manillar más los estribos formando una triangulación perfecta, muy cómoda para el conductor. Pilotos de todas las tallas podrán llegar al suelo, aunque la marca tiene preparados dos opciones de alturas de asiento. La dirección gira mucho y la respuesta conjunta del motor y embrague, suave y progresiva, permite a esta Moto Guzzi desplazarse a sus anchas en el tráfico urbano. El propulsor es silencioso y el ruido mecánico resulta mínimo, asunto realmente meritorio para un motor con distribución por varillas y balancines y refrigerado por aire.



Tras más de 200 km por todo tipo de rutas de montaña junto al Mediterráneo, la Moto Guzzi V85 TT ha sido toda una sorpresa. Los experimentados especialistas de la marca que nos guiaban conocían la ruta como el pasillo de su casa y nos han llevado "a machete". Por eso estamos en condiciones de asegurarte que esta nueva Guzzi es noble, fácil de conducir y muy, muy rápida en estas estrechas carreteras de montaña. El motor sale limpio desde 2.000 rpm, para empujar con fuerza tres mil vueltas más arriba. Este es su mejor momento, con el propulsor en la zona media y el piloto dejando correr la moto entre curva y curva.

Como todas las Guzzi es una moto de "piernas largas", amante de una conducción precisa y fluida llevando siempre el motor en su mejor zona de par. La conexión entre el acelerador y la rueda es muy buena, y el conductor siente que siempre tiene la moto por la mano y la respuesta exacta que necesita. Aquí no hay exceso de caballería y el control de tracción disfruta de una vida apacible sobre asfalto seco. La nueva Guzzi no es amiga de brusquedades, ni de aspavientos, ni te invita a descolgarte mientras la conduces. Con su rueda delantera de 19" (una concesión a sus limitados horizontes aventureros lejos del asfalto), la pisada es muy buena, segura y predecible, y en las curvas más cerradas o en una exigente sucesión de virajes enlazados solo tienes que hacer palanca con decisión sobre su amplio manillar para despacharlos a la velocidad del rayo.



Con buen criterio, en todas las motos de prueba se habían eliminado los avisadores de los reposapiés pero, aun así, acabamos con las botas bien raspadas y los estribos pidiendo una sustitución. Los frenos son potentes y muy dosificables, lo que otorga un plus de confianza y seguridad al conductor. De serie incorpora una pequeña cúpula sujeta al chasis que alivia el viento del pecho del conductor razonablemente, pero en opción y pudimos probarla, existe una cúpula más alta, claramente más recomendable para viajar, que permite ver perfectamente por encima y protege mejor al conductor. El depósito de combustible ofrece buena capacidad (23 l) que, conjuntamente con su razonable consumo (sobre los 5,5 l/100 km en nuestra ruta), permite una autonomía de más de 400 km.



Una breve ruta por pistas y sencillos caminos de tierra y piedras nos demostró que esta Guzzi también se atreve a salir del asfalto, aunque siempre que circulemos a un ritmo turístico y prudente. Si piensas en una utilización mayoritariamente lejos de lo negro, hay en el mercado opciones más adecuadas.

Camino del aeropuerto de Cagliari una gran sonrisa presidía nuestros rostros. Guzzi hace honor a su tradición de motos ligeras y deportivas, con la potencia justa para asegurar diversión, sin comprometer la estabilidad y facilidad de manejo en cualquier escenario.



Más información de la Moto Guzzi V85 TT

0
Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Moto Guzzi.
Precios del Moto Guzzi con ficha técnica y equipamiento completo.