Moto Guzzi V8: la historia (II)

Comentar Publicado el jueves 25 de febrero de 2016
Moto Guzzi V8: la historia (II)

La V8 fue concebida por Giulio Cesare Carcano, ingeniero jefe de Moto Guzzi, en tiempo récord: ¡cinco meses! Éste fue el resultado.

El australiano Ken Kavanagh pilotó el primer prototipo en las carreteras alrededor de la fábrica el 14 de abril de 1955. Una serie de pequeños problemas obligaron a replantearse el proyecto y su debut no se produjo hasta un año más tarde en Imola. Kavanagh se hizo con la cabeza de carrera en la tercera vuelta por delante de las tetracilíndricas de Gilera... hasta que abandonó.

Moto Guzzi contrató entonces con el inglés Bill Limas. Fue el piloto capaz de mostrar el verdadero potencial de la italiana delante de 160.000 espectadores en el GP de Alemania en el circuito de Solitude frente a la Gilera del tres veces campeón del mundo Geoff Duke. Ambos pilotos intercambiaron posiciones hasta que ambos se vieron obligados a retirarse. La Moto Guzzi sufrió un problema con los manguitos del agua, pero marcó el registro de vuelta rápida. En ese primer año se vivieron más abandonos, hasta que se rediseñó su motor con un cigüeñal tipo "crossplane" a 90º hecho en Alemania por Hirth, lo que eliminó los problemas de vibraciones y fiabilidad.

La remozada Moto Guzzi V8 salió a pista por primera vez en marzo de 1957 en Siracusa. Allí logró su primera victoria en manos de Giuseppe Colnago. También Dicky Dale obtuvo una victoria en Imola previa a la temporada de GP, la época dorada de la V8.

Otra historia fue el comienzo del Mundial. En el primer GP, en Hockenheim, Dale llegó a situarse segundo tras la Gilera de Liberati, aunque al final se tuvo que contentar con el cuarto con problemas de encendido. El piloto británico volvió a obtener un cuarto puesto en el Senior TT de la Isla de Man, mientras que su compañero, el australiano Keith Campbell, llegó a situarse en el segundo puesto en el Dutch TT de Assen antes de abandonar.

Una semana más tarde, en Spa, llegó el canto del cisne para la V8. Campbell era el único representante de Moto Guzzi frente a las cuatro cilindros de Surtees y Liberati. Tras batir el récord del circuito, se rompió una conexión de la batería. Fue la última carrera de la V8, porque en el último GP de Monza, Campbell, recién coronado campeón del mundo de 350 cc, sufrió una caída en los entrenamientos y se rompió la pelvis, lo que acabó con su carrera deportiva. Cuando la moto parecía haber alcanzado ya una puesta a punto idónea, los responsables de Moto Guzzi abandonaron la competición.

0