MotoGP Italia: se acabó la racha

MotoGP Italia: se acabó la racha
Nicolás Merino
Nicolás Merino
Fabio Quartararo devolvió la victoria a Yamaha cinco años después y puso fin a la hegemonía de Ducati. Pecco Bagnaia pudo haber sido el rival perfecto pero un error entre la curva 8 y 9 provocó que el italiano acabara por los suelos cuando lideraba en la primera vuelta.

Eran las favoritas, de eso no hay duda. Las Ducati, por las características del circuito de Mugello, estaban un paso por encima, si bien, las Yamaha, con Fabio Quartararo a la cabeza, estaban realmente cerca. Dicho esto, a pesar de la pole del francés, la Desmosedici de Pecco Bagnaia aprovechó su potencia bruta para deshacerse sin dificultad del poleman.

Quartararo respondió con ferocidad pero no necesitó excederse. Bagnaia se iba al suelo en medio de las dos ‘Arrabiatas’ tras meter el tren delantero de su Ducati en el piano. Acto seguido, su tren trasero comenzó a temblar y el italiano se despedía de la posibilidad de prolongar el número de victorias.

Ya lo avisamos en nuestro previo, la llegada de Quartararo a la estructura oficial de los Iwata podía ser el revulsivo que necesitaba la marca nipona para volver a ganar; y así pasó. Con la baja de Bagnaia y un ritmo superior al resto, Quartararo pudo concentrarse en poner tierra de por medio y gestionar una ventaja que le devolvió a Yamaha a lo más alto cinco años después, tras la victoria de Jorge Lorenzo en 2016. La moto iba bien, él iba bien y esto nos recuerda a la edad dorada de la marca de los diapasones, cuando militaban el propio Lorenzo y Valentino Rossi. No en vano, clavó más de 20 vueltas en el mismo segundo.

Y ahora llega Montmeló, un trazado en el que el francés ganó el año pasado y donde podría escaparse aún más en la general. Recordemos que actualmente es el líder provisional con 24 puntos sobre Johann Zarco. Quartararo ha evolucionado a todos los niveles y ahora solo queda seguir en esta línea para poder llevarse la tan ansiada corona esta temporada.

El resto de las Ducati, desaparecidas

Aún con la caída de Bagnaia en la primera vuelta, la armada italiana contaba con grandes activos: Jack Miller o Johann Zarco, por ejemplo, pero lo cierto es que ambos pilotos no tuvieron el ritmo que se esperaba de ellos. Zarco pudo ser cuarto y Miller sexto, pero ni la potencia bruta de sus monturas les acercó a la cabeza de cabeza. Pero ojo, no se las puede dar por vencidas; y es que ya hemos visto cómo han logrado ganar en circuitos donde, a priori, no eran favoritas, Montmeló puede ser uno de ellos.

En ausencia de las Ducati, KTM y Suzuki echaron el resto y se disputaron ‘las sobras’ que había dejado Quartararo. Desde el principio, Miguel Oliveira fue capaz de llegar hasta la segunda posición y mantenerla hasta el final, pese a los ataques de un Joan Mir que fue de menos a más. Estos dos pilotos nos regalaron la batalla más bonita de todo el fin de semana, especialmente al final de carrera. Mir tiró al máximo y llegó a amenazar la segunda plaza del luso. Pero Oliveira respondió con contundencia y, tras un exceso de ímpetu en la zona media del trazado italiano por parte de Mir, cedió los metros necesarios para que Oliveira pudiera llevarse la segunda plaza.

No obstante, Mir se bajó contento de su GSX-RR tras un inicio totalmente irregular y donde hemos echado de menos la regularidad y la cabeza que le llevó a ser campeón del mundo la temporada pasada.

Marc Márquez: de mal en peor

No está siendo un inicio de temporada fácil para Marc Márquez. Entendió desde el primer momento que Mugello es un circuito que iba a machacar su brazo derecho y su estrategia giró en torno a ‘usar’ a otros pilotos como trampolín para ceder el menor tiempo posible. Quedó claro cuando siguió, sin ningún tipo de escrúpulos, la rueda de Maverick Viñales para colarse en la Q2 en una acción (totalmente deplorable) que hasta él mismo calificó de ‘gamberra’, entendiendo el mayúsculo enfado de Viñales.

Incluso en la Q2 optó por no salir hasta que quedaron cinco minutos para el final, y es que Mugello es un circuito donde la exigencia física es extrema, más cuando sigues tocado del brazo y no has podido entrenar como sí lo han hecho el resto de pilotos. Acabó duodécimo. La carrera fue peor. Salió enchufado pero un toque con Brad Binder acabó con Márquez por los suelos. El de Cervera entonaba el mea culpa por un exceso de ímpetu que le costó otro cero más.

En memoria de Jason Dupasquier

Todo el fin de semana dejó de importar tras la triste noticia del fallecimiento de Jason Dupasquier. El suizo, que sufrió un aparatoso accidente en la curva 8 el sábado, no fue capaz de superar las lesiones. La muerte de este joven suizo de 19 años, aún con todas las mejoras de seguridad que hay actualmente, vuelve a poner encima de la mesa que este, el motociclismo, es y seguirá siendo un deporte de riesgo. Desde Fórmulamoto nos sumamos a las muestras de cariño a familiares y amigos y lloramos la pérdida de esta joven promesa suiza. Descanse en paz.

 

0 Comentarios