Prueba Mondial 125 HPS: tres en una

Comentar Publicado el lunes 02 de abril de 2018
Prueba Mondial 125 HPS: tres en una

Ese "look" scrambler inspirado en los años 50? Pero es una naked, porque ni hay carenados ni cúpula. Además, con el motor procedente de una Aprilia RS4 125, es una deportiva en toda regla. Mézclalo todo y obtienes una Mondial HPS 125.

¿Conoces la marca Mondial? Más de uno me ha preguntado estos días si era una marca nueva. No, no lo es. Es una marca muy veterana, renacida ahora de la ma-no de descendientes de los fundadores originales. Y tiene una historia interesante. Fundada por los hermanos Boselli (fíjate que la marca completa es F.B Mondial, de Fratelli Boselli Mondial) alrededor de los años 30 en Milán, fue la campeona del mundo de 125 cc en 1949, primer año de celebración del mundial actual, y dominó los primeros mundiales de velocidad hasta 1951. Uno de sus desarrollos más sobresalientes radicó en un sistema desmodrómico que luego fue adoptado por Ducati hasta nuestros días.

Más información de la Mondial HPS 125

Fueron motos de alta calidad, con fabricaciones más cortas que otras marcas italianas, pero muy cotizadas. Desapareció a finales de los 70, después de unos años de languidecer como era frecuente, por desgracia, en aquellos años. En los 90 renace e intentan fabricar una moto 100% deportiva. La Mondial Piega 1000 empleaba un motor Honda VTR RC51 bicilíndrico. Pero este renacimiento acaba tras tan solo 35 unidades fabricadas. En 2014, Pier Luigi Boselli y Cesare Galli llegan a un acuerdo para poner otra vez la marca en marcha, esta vez con esta Mondial HPS 125 que probamos ahora. De todas formas, si quieres saber algo más sobre la historia de esta marca, en formulamoto.es publicamos hace un tiempo este reportaje sobre F.B Mondial.



La Mondial HPS 125 es una moto original y diferente. Mezcla dos conceptos generalmente alejados, ya que sus líneas retro, influenciadas por el estilo "scrambler", no suelen verse en motos así. Están de moda, es obvio, las 125 de tipo Vintage. Pero generalmente suelen ser motos muy básicas, no muy potentes, baratas y económicas que buscan, a través de sus líneas, resultar más atractivas que las clásicas 125 urbanas. Por otro lado, los motores refrigerados agua, culata multiválvulas y cerca de 15 CV en una 125 cc suelen reservarse para motos deportivas o naked sport agresivas. Sin embargo, la Mondial HPS 125 es precisamente la unión de esos dos conceptos: unas líneas retro originales y muy bonitas, con el motor de una Aprilia RS 125 o de una Tuono 125.

Esta Mondial HPS 125 es solo un primer paso. La marca italiana no se va a quedar aquí y ya está previstas la versión 300 de esta HPS y una nueva deportiva/café racer con las mismas mecánicas que se llamará Pagani. Unas nuevas SMX, supemotard ciudadana de 125 cc y líneas actúales, también se incorporará en breve a la gama. Y, desde luego, si el éxito es el mismo que el de esta HPS, tiene un futuro asegurado. Porque no sé si te has fijado, pero la HPS ha creado escuela: ¿cuántas neo-retro 125 cc están apareciendo, basadas en la estética de esta moto? Será por algo. Pero aún así, ninguna de ellas tiene este motor.



CÓMO ES LA MONDIAL HPS 125

Que es bonita y atractiva salta a la vista. Que es capaz de acercarse a las presta-ciones de las deportivas más punteras del 125 actual ya no es tan obvio, pero es así. En cualquier caso, es una moto diferente que merece la pena conocer y probar, si tienes la oportunidad.

La moto, si la separas en piezas, no tiene nada de espectacular, nada que no hallamos encontrado antes en muchas otras 125 cc. Pero es, como te decía antes, la peculiar mezcla que se encuentra en ella lo que resulta tan especial. No es una moto grande, es más bien baja y corta. Ancha por el frontal, sus líneas son cargadas de delante, con un lateral poderoso, presidido por los dos escapes a media altura y una parte trasera muy despejada; sin colín, con la rueda casi desnuda y un portamatriculas con el piloto trasero en esa ligera estructura posterior.

El chasis es de tubo de acero. El basculante, en el mismo material, es largo y de formas complejas, con un perfil con varios ángulos. La parte ciclo está protagonizada por esos neumáticos con algo de taco, lo que le da, junto con los escapes, gran parte de esa personalidad Scrambler. Son CST y tiene buen agarre, con un delantero de 18" y un trasero de 17". La horquilla invertida, con el disco delantero ondulado, es el toque a la modernidad, ya que detrás lleva unos muy "ochenteros" amortiguadores con botella de gas separada.



La carrocería está my bien rematada. La moto se termina con gran cuidado a los detalles. Un asiento corto, homologado para dos personas, resulta casi monoplaza. Añade placas laterales estrechas a juego con el voluminoso depósito y el cerquillo del faro en el mismo color. Un pequeño cuadro de instrumentos, redondo, incorpora todas las funciones que necesitas. El tapón de gasolina también está bien diseñado, ya que incorpora llave y bisagra. Detalles como los puños, con la palabra "Mondial" grabada y un estilo retro muy auténtico, denotan ese esmero en busca de un producto de calidad. Otro detalle atractivo son los espejos cromados en las puntas del manillar.

El motor es gran parte del atractivo de esta moto. Es el Piaggio de cuatro válvulas, con doble árbol de levas, que se creó para las Aprilia RS4 y que en su primera versión también montó la Derbi GPR 125 de 4T. En esta versión, ya Euro 4 y adaptado a este modelo, ha reducido algo de potencia y en lugar de los 15 CV de aquellas primeras versiones entrega 13,6 CV a 9.750 rpm, con un par de 10,5 Nm a 8.000 rpm. No obstante, una vez puesto en marcha no cabe duda que es una deportiva de raza en 125 cc.



LO MEJOR

- Motor potente y divertido

- Estética impecable

- Buen comportamiento

MEJORARÍA CON

- No tiene ABS

- Posición palanca del freno

- Anchura espejos



CÓMO VA LA MONDIAL HPS 125

Después de probar la Mondial queda bien claro que no solo es "una cara bonita". La moto va muy bien en general, es cómoda y fácil de llevar, además de rápida y bastante efectiva si buscas divertirte con una conducción sport. Y tiene mérito, porque los compromisos estéticos de una moto así, como son los neumáticos, pueden limitar bastante sus cualidades dinámicas. No es el caso.

Es una moto bastante compacta en todas sus medidas. La marca no declara peso, pero en nuestra báscula no llega a los 140 kilos con el depósito de gasolina lleno. No es alta de asiento, con 785 mm, ni muy ancha, por lo que se llega bien al suelo. Cuando la ves, con ese manillar plano y las estriberas algo retrasadas, tienes la sensación de que la posición de conducción va a ser un poco echada hacia delante, algo "sport". Y no es así en la práctica. Sobre ella llevas una postura bastante erguida y cómoda, Los mandos quedan todos en buena posición, salvo el pedal del freno. La causa son los preciosos tubos de salida del escape, que hacen que toques con la pierna ahí. No quema, ya que las placas protectoras son buenas de verdad y no son solo de adorno. Pero te llevan el pie hacia afuera de la estribera, por lo que para llegar al pedal tienes que girarlo un poco hacia dentro, en una posición un tanto extraña.

En marcha suena bastante fina y aguda para un monocilíndrico 4T. No hay vibraciones ni ruidos mecánicos. Gira bien, más de lo que te esperas cuando ves la enorme horquilla invertida (para una 125 cc) con el "ruedón" de 18" con tacos. Y como no es difícil llegar al suelo se maniobra con facilidad sobre la Mondial HPS 125.

Metes primera y sales. El cambio es preciso y tiene un buen escalonamiento. El motor te recuerda enseguida que está hecho para una deportiva, porque sale bien y tiene bajos y medios, pero donde empuja de verdad es por encima de las 8.000 rpm. Ahí se nota que anda mucho. En carretera es muy divertida. Las suspensiones son un tanto duras, pero eso da buen tacto a la dirección y sensación de control. Puedes tumbar bastante sobre asfalto bueno y no pierdes esas buenas sensaciones. Pero para ello, mantén el motor por encima de esas 8.000 rpm, ya que es donde encontrarás empuje de verdad. Frena muy bien, aunque en una moto así es una lástima que se haya optado por un sistema combinado de frenos en lugar de un ABS. Daría más confianza, pero lo cierto es que está bien solucionado el sistema. Se frena bien sin perder tacto y, sobre todo, es más barata así que con ABS, lo que supondría un aumento de al menos 400 €.

En ciudad, como gira correctamente, no es muy alta y bastante compacta, se desenvuelve bien. Para salir rápido de los semáforos requiere, como buena deportiva, bastante gas, pero si quieres, puedes ser el primero en todos ellos. La Mondial HPS 125 anda. El manillar es algo ancho, responsable de buena parte de esa sensación de control en la carretera, pero también de que tengas que vigilar las puntas al ir entre coches. Los espejos, además, sobresalen un poco por los lados del manillar. Atención.



ASÍ VEMOS LA MONDIAL HPS 125

La Mondial HPS 125 es la referencia entre las 125 cc de inspiración retro. Aúna un estilo original y muy atractivo con una mecánica realmente efectiva y de buenas prestaciones, y todo ello sin alcanzar precio disparatado. Es una opción, por tanto, muy interesante. En la carretera es capaz de acercarse tanto en prestaciones como en comportamiento a cualquier sport de la categoría. En ciudad, además de ese "look" impactante, muy imitado pero no igualado, es capaz de comportarse como una 125 cc utilitaria, cómoda y agradable. Ahora bien, al pasajero le harás un favor cuando pares para que se baje. Tiene dos reposapiés bastante elevados en una moto en la que irá erguido, sobre un asiento mínimo, con un importante montículo en la zona que se sienta y dos asas en la base del mismo asiento para agarrarse de forma precaria. Para el piloto, es cómoda. Las suspensiones resultan algo duras, tal y como suelen serlo en motos ligeras y deportivas, aunque no llegan a ser incómodas. Dispone de una buena posición de conducción, con un asiento suficientemente mullido y de buenas formas. En equipamiento no destaca: lleva lo imprescindible, por supuesto, pero tampoco sobra. Buen cuadro, luces LED detrás, no hay caballete central (que incordiaría la posibilidad de llevar la quilla que tiene) ni ABS, pero es suficiente con lo que si tiene. En autovía corre bastante. Hay que agacharse y estirar bien la 6ª, sin viento en contra. En esas condiciones es capaz de estirarse hasta el corte de encendido, justo cuando ves en el cuentakilómetros cambiar entre 132 y 133 km/h, que reales son 117 km/h, lo cual no está nada mal en una 125 Euro 4 como ésta.





Fotos: Miguel Méndez
0