El Gremio de Vendedores de Vehículos a Motor de Barcelona y Provincia (GVVM) constató hoy el efecto positivo que tuvo durante los meses de noviembre y diciembre la puesta en marcha del plan de incentivos a la compra de motocicletas y ciclomotores (MotoE) en Cataluña, y apuntaron a que la tendencia puede mejorar en 2010, ya que las ayudas coincidirán con los meses de mayores ventas en el sector, entre abril y agosto.

Vendedores catalanes celebran el efecto del plan MotoE

Vendedores catalanes celebran el efecto del plan MotoE
Formulamoto
Formulamoto


En un comunicado, apuntaron a que, contrariamente a lo sucedido en otras comunidades no adheridas a este plan, Cataluña registró un 5,4% más de matriculaciones de motocicletas en los últimos dos meses de 2009, y las ventas de ciclomotores frenaron su caída hasta el 12,7%.

En el conjunto de España, las ventas tanto de motos como de ciclomotores cayeron un 20% en el mismo periodo. La patronal Andesdor apuntó hace unos días a que las ayudas directas incluidas en el Plan MotoE «no terminan de arrancar», dado que desde su puesta en marcha sólo se han acogido al programa 2.500 operaciones, el 5,5% de las 45.000 que estaban previstas.

No obstante, el gremio afirmó que hasta el 21 de diciembre se habían solicitado 1.322 expedientes en Cataluña, que representan un 78,2% de las ayudas otorgadas en el conjunto del plan MotoE.

A pesar de que el GVVM auguró que las ventas en la comunidad apuntan a una «recuperación», pidió que de cara a este año se introduzcan algunos cambios en las condiciones para acceder a las ayudas.

Así, propuso que se incluya la posibilidad de comprar una motocicleta recibiendo ayudas a cambio de entregar un ciclomotor, una operación que afirmó que es «habitual» en este mercado. Además, lamentó el «exceso de burocracia» para tramitar estas ayudas.