Prueba KYMCO Xciting S 400: Con S de Señor Scooter

Publicado el martes 01 de octubre de 2019

Normalmente, en el mundo del motor, cuando vemos una "S" asociada al nombre de un vehículo suele significar que estamos ante una versión deportiva. En el caso del KYMCO no tienes más que ver la nueva carrocería para detectar ese nuevo aire más sport. Pero tiene más "S".

Más afilado, más agresivo, más parecido al deportivo AK550, en un scooter que además renueva mecánica y chasis, con más equipamiento y en general, más cómodo y más ágil. Con todo ello, es más "premium" que el anterior Xciting 400, y eso se refleja en un comportamiento más suave y fino, en unas nuevas suspensiones más cómodas y en una respuesta dulcificada. Es un scooter más elegante y "señorial". ¿Y por qué este cambio? Bueno, no hay más que ver la competencia.

Yamaha, Suzuki, BMW y SYM son la competencia actual en el segmento. Yamaha tiene un scooter, el XMax, de aires muy sport, pero de comportamiento muy burgués: cómodo, equipado, muy bonito y bien terminado, es rápido, pero permite una inclinación limitada y se siente más pesado que el KYMCO anterior.

Suzuki, que renovó el Burgman hace poco más de dos años, quiso afilar la carrocería y aligerar visualmente un scooter de muy buen comportamiento sport, pero de motor algo lento, para una sensación final también señorial y de gran comodidad. No busca ser un scooter "RR" precisamente.

BMW ha entrado a lo grande en este segmento, con dos versiones C 400, GT y X, uno directo al segmento más turístico y otro de condiciones más urbanas y sport.

Y SYM hace ya años que presentó su Maxsym, basado muy de cerca en el Burgman anterior, que nunca se ha acercado a esos planteamientos deportivos. El Xciting 400 anterior era rápido, estable y ágil en curvas, pero más duro de chasis y suspensiones. Ese sí estaba pensado para hacer curvas deprisa, frenar tarde y correr mucho. De hecho, te acordarás de la primera versión del KYMCO, con esa pantalla corta y ahumada, digna de un 125 "RR".
 

Pero en el fondo, no tienes más que fijarte en los Xciting 400 que ves por la calle, que hay unos cuantos: con pantallas largas de la segunda versión o similares, baúl o mantas, es deportivo pero, ante todo, es un scooter. Al final, KYMCO ha hecho bien en darle cierto giro al lado más cómodo y elegante del asunto. Además, la normativa obliga: la Euro 5, que este scooter ya cumple, no solo exige menos contaminación. Las motos Euro 5 tendrán que hacer menos ruido. Y disminuir el ruido mecánico pasa por eliminar fricciones, rozamientos y vibraciones. Luego el camino para hacerle más suave y fino había que recorrerlo igualmente.

Lo difícil estaba en lo que han conseguido: que no pierda potencia, siendo más eficiente. Y que no pierda esa capacidad de entrar deprisa en las curvas, haciéndolo más cómodo. Hecho.

Coincide además este lanzamiento con otro hito importante de la historia de la marca: KYMCO acaba de inaugurar un nuevo Centro de Diseño Europeo en Verona, Italia. Bajo el mando de Gianfelice Marasco, el diseñador, entre otras, de la Multistrada y antes de las Hornet 600 de segunda generación y del SH 300, este Xciting S 400 es el primero de los productos que la marca desarrollará desde Europa, para el mercado Europeo en los próximos años.

KYMCO Xciting S400: Cómo es



Visualmente, el nuevo Xciting S parece más ligero y compacto que el anterior. Es efecto del nuevo diseño de "Félix", apodo de Gianfelice, que se inspira en el arte del "origami" o papiroflexia para las líneas, mucho más fluidas de la nueva carrocería que las del anterior, que ahora se ve en comparación un tanto "mazacote".

Sin embargo, con todo el nuevo equipamiento, más un chasis retocado pero no cambiado y un motor revisado y evolucionado, pero no más pequeño, como es lógico, pesa incluso algo más (213 kg contra los 209 del anterior).

No obstante no preocupan esos cuatro kilos cuando ves lo que has ganado: un nuevo cuadro que, por fin, parece el de un scooter de gama alta y no de uno de juguete. Tres esferas, la de la derecha con el cuentakilómetros analógico, la izquierda digital, con cuentavueltas, temperatura y gasolina más informaciones de hora, kilometraje y consumos.

Y en el centro, verdadera estrella del cuadro, el sistema Noodoe: el sistema de scooter conectado de KYMCO, que permite personalizar la pantalla, visualizar notificaciones del móvil, interactuar en redes sociales con otros usuarios e incluso visualizar las indicaciones del navegador.



Otros dos puntos interesantes de este scooter es que es el primer KYMCO "Full LED", con toda la iluminación en esta tecnología, incluyendo un sistema DRL, "Day Running Light" que le da una mirada agresiva al frontal. El segundo, por fin, una cúpula regulable en altura sin herramientas: lleva una palanca entre la cúpula y la carrocería que libera el sistema y permite subirla y bajarla. Necesitas hacerlo en parado y con las dos manos, porque está duro, pero al menos tienes esta posibilidad.

Tiene una nueva maneta de freno de aparcamiento, ahora del estilo del AK550: pasa del contraescudo, en el lado derecho, algo escondida, a la parte de abajo del manillar en el puño izquierdo. También son nuevas las piñas, con los mandos del Noodoe y del cuadro a la derecha, y un nuevo mando de intermitentes de corredera y con pulsador de cancelación a la izquierda, menos convincente que el anterior.

Con estos cambios ha ganado una guantera, y ahora lleva una a cada lado del contraescudo, ambas con cierre "centralizado": un servomotor las cierra por dentro cuando bloqueas la dirección, muy cómodo y útil. Menos interesante es el nuevo hueco bajo el asiento. Este se puede abrir como siempre, desde el contacto o ahora con un botón, de forma eléctrica, en la piña izquierda. Se abre solo la mitad delantera. El hueco tiene peor acceso que antes, cuando se abría el asiento entero y da sensación de ser algo más pequeño, en un scooter que ya era el que menos capacidad de carga tenía de los 400.



Después de ver que en equipamiento el Xciting S mejora y mucho al antiguo Xciting "a secas", veamos la mecánica. El chasis ha cambiado poco: ya era bueno. Sigue siendo el de doble estructura superpuesta, con doble tija delantera tipo moto, que le da gran rigidez y buen pisar delante.

Se ha modificado únicamente el eje de soporte motor, haciendo que vaya un poco más adelantado. Este cambio, como veremos, se nota y muy positivamente en un scooter que mantiene la horquilla de 41 mm, dos amortiguadores traseros regulables en precarga, los dos discos ondulados delanteros de 280 mm y un trasero de 240 mm, con ABS Bosch 9.1 con pinzas radiales. Sí se ha trabajado de nuevo en el tarado de las suspensiones, en nuestra opinión, de forma muy acertada.

En el motor hay cambios más profundos, sobre todo en dos aspectos: la transmisión es completamente nueva. El variador, antes de tres guías en forma de eje paralelo al eje principal (el cigüeñal) deja sitio a uno de ocho guías en forma de "V" en el borde, más tradicional. Un nuevo embrague de cinco zapatas sustituye al anterior de tres. Y por supuesto, también la correa ha cambiado, para adaptarse a estas novedades. Con todo ello, en KYMCO calculan una ganancia de un 3,5% en términos de eficiencia.

Se monta una nueva culata: con el mismo aspecto exterior: una culata monoblock, como la anterior, se montan válvulas en un nuevo ángulo y con alzada modificada, con nuevos muelles, manteniendo el descompresor automático que ayuda a arrancar. Se ha modificado, en definitiva, la distribución, consiguiendo ahora mantener la potencia con mejores ratios de eficiencia y, por tanto, menor consumo y emisiones.

Sigue siendo, así, el más potente de su categoría, con 35,53 CV declarados a 7.500rpm, con un par de 38,4Nm a 6.500rpm, para la mejor relación peso potencia de entre los scooters 400cc, con 5,3 kg por CV. Todo ello con un consumo declarado de solo 4,2 L/100 Km y con cifras de contaminación que superan ya de largo las exigencias Euro 5.

KYMCO Xciting S400: Cómo va



Desde Loja, en Granada, hasta la presa de Iznajar. Luego, por Antequera, hasta el Torcal y vuelta a Loja. Unos 150 kilómetros de carreteras andaluzas de todo tipo, cruzando alguna población grande como Antequera y algún tramo de autopista. Una presentación con una ruta más que suficiente para sacar conclusiones sobre este nuevo scooter, con cambios suficientes, como hemos visto, como para probarlo tanto. Y efectivamente, cambia.

Cuando te subes, y como te decía antes, lo notas más pequeño que antes. No lo es: es prácticamente igual, aunque algo más pesado. Quizá el nuevo manillar sea algo más alto y ancho y eso dé mayor palanca para esa sensación. Lo siguiente que notas es que las suspensiones son más blandas. Y cuando lo pones en marcha, efectivamente, tanto de sonido como de vibraciones (aspectos en los que el anterior ya iba bien) ha mejorado claramente. Abres gas y sales.

Se nota también una nueva agilidad a baja velocidad. Esa sensación da mayor compacidad y eso la mantiene mientras maniobras, lo que hace del Xciting S un scooter mejor en estas cosas. Cuando pisas los primeros baches te das cuenta que el trabajo de las suspensiones ha sido positivo: el anterior era algo "seco", sin ser incómodo, pero era duro. Ahora absorbe esos baches con mucha más suavidad. ¿Afectará esto a su comportamiento en la carretera?

La verdad es que no: sigues pudiendo llevarlo tan rápido en las curvas como antes. Sobre él te puedes mover bien, las plataformas son amplias, con posición adelantada para poder apoyarte delante en la autovía, pero también utilizables hacia atrás, en una posición más deportiva en las curvas.



Los neumáticos Maxxis cumplen muy bien en seco sobre buen asfalto y permiten cenar fuerte y tumbar con confianza. Eso sí, algunos compañeros, en esta presen-tación, sí encontraron oscilaciones y movimientos en estas condiciones. Yo no. Y creo que pudiera ser por algo que ya ocurría: los Xciting 400, tanto anteriores como este son extremadamente sensibles a los ajustes de presión de ruedas o al desgaste de las mismas.

Salimos a la autopista: corre y bastante. Hace gala de ese motor más potente de la categoría, pero lo cierto es que se nota diferencia con el anterior: aquel era más sonoro y transmitía más vibraciones. Es posible que aceleren parecido pero que en el antiguo te parezca más. Lo dejaremos en duda hasta que podamos medirlo en condiciones pero, desde luego, no alcanza la misma velocidad máxima que el anterior. Otra cosa es que lo que alcanza sea más que suficiente hoy día.

Más información

KYMCO consiguió, con el Xciting 400, un scooter que se convirtió en poco tiempo en un referente en la categoría, repitiendo lo que ya había hecho hacia años con el Super Dink: un scooter de prestaciones al primer nivel de la categoría, a un precio muy inferior al de sus rivales directos. Si recuerdas, fue el segundo de los 400, tras el SYM en bajar de ese nivel de precios que oscilaban por los 7.000 € pero, a diferencia del SYM, ofrecía incluso mejores prestaciones que el resto.

La competencia reaccionó, ajustó precios y rediseñó sus 400, colocándose más cerca del KYMCO y, en algunos casos, mejorando sus equipamientos para destacar como más premium. Este nuevo Xciting S se coloca ahora a la altura de esa competencia, con mucho más equipamiento y refinando su funcionamiento general. Sigue siendo muy puntero en prestaciones, con un comportamiento muy bueno en carretera, rápido en la autopista y muy ágil y cómodo en ciudad. Un scooter cómodo tanto para uno como para dos pasajeros que, a un precio de 6.399 €, seguirá siendo uno de los 400 cc más interesantes del mercado.



 

Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Kymco.
Precios del Kymco Xciting 400 con ficha técnica y equipamiento completo.
0