Prueba KYMCO Super Dink 350 TCS: Lobo bajo control

Publicado el lunes 06 de julio de 2020
KYMCO Super Dink 350 TCS

El Super Dink 350 siempre ha sido un lobo con piel de cordero, serio, elegante y equipado, pero que cuando le pides rodr rápido deprisa enseña un lado sport muy acusado. Este KYMCO ha cambado poco desde que salió, aunque sí en un detalle importante: ahora está bajo control... de tracción.

Desde su última edición, el KYMCO Super Dink 350 TCS recibe un control de tracción que se ha incorporado a su equipamiento de serie, un dispositivo que permite que, al acelerar, el scooter detecte falta de agarre y regule el gas lo necesario para evitar ese deslizamiento, convirtiéndolo en una aceleración siempre controlada. Es un importante elemento de seguridad que no afecta en el resto de prestaciones del scooter y hace de él un vehículo mejor, más completo, equiparable a cualquier otro 300 Premium del mercado.

Es un paso lógico. KYMCO, desde que en 2009 lanzó aquel éxito de ventas que supuso el primer Super Dink 125, siempre ha querido mantener esta gama en el "top" de los scooters de alta gama, casi siempre en la cima de prestaciones de las categorías en las que han estado presentes y con niveles de equipamiento, al menos, equiparables a la competencia. El Super Dink 350, lanzado ahora hace tres años, también cumplía esas premisas, pero sus rivales aprietan- El Yamaha XMAX 300 supuso la llegada del control de tracción en la categoría (con permiso de las Vespa 300 y otros Piaggio con control ASR) y después el nuevo Honda Forza 300 se sumaba a esa corriente. KYMCO no ha modificado en profundidad su scooter, pero sí ha adaptado este sistema, acercándose así a esos rivales.



No obstante sigue habiendo distinciones. Llaves de proximidad y faros LED (Yamaha y Honda) o pantalla regulable en altura (Honda) siguen marcando diferencias a favor de los japoneses, mientras que nuestro protagonista compensa esas deficiencias con un motor más grande y potente y, sobre todo, con un precio 600 € por debajo de cualquiera de esos dos rivales principales.



El nuevo sistema es técnicamente bastante sencillo, ya que es más un problema de "software" que de montaje de nuevas piezas. Se basa en un desarrollo de Bosch en unión con Continental, dos de los principales proveedores de este tipo de sistemas que evitan deslizamientos. Aprovecha los propios sensores del ABS para analizar el giro de las ruedas y determinar cuándo una de ellas (en este caso la trasera) gira más deprisa que la otra. Hasta aquí es exactamente lo mismo que hace el ABS. Ahora también "lee" que la rueda trasera corre más que la delantera, síntoma de que está deslizando al acelerar. Estos sensores informan entonces a la ECU de la moto y esta ordena al encendido modificar su curva, cortando gas de forma bastante suave, dándole a la rueda la oportunidad de volver a agarrarse al suelo, restableciendo el control. El sistema salta cuando la rueda trasera alcanza 5 km/h más que la delantera y, por supuesto, permite, mediante un pulsador en el manillar, desconectar el sistema cuando es necesario, por ejemplo, para superar una rampa helada o sacar la rueda trasera de un sitio resbaladizo.



CÓMO ES EL KYMCO SUPER DINK 350 TCS

Pocos cambios se aprecian con respecto al Super Dink 350 que ya conocíamos. Se mantiene chasis, motor, carrocería y equipamiento del presentado en 2017. Su base es un chasis en tubo de acero de alta resistencia, formando una doble cuna superpuesta. Emplea una horquilla estándar de 37 mm y dos amortiguadores traseros regulables en precarga que fueron ajustados en sus reglajes al gusto del mercado específico español. El KYMCO Super Dink 350 TCS es un scooter diseñado en infinidad de detalles por KYMCO España adaptando el Downtown que se vende en medio mundo a las particularidades de nuestro mercado. Así, aparte de las suspensiones, el asiento, la altura de la cúpula, los mandos, la luz del tablero o el perfil de los neumáticos son exclusivos para España. Para frenar recurre a dos discos, de 260 y 240 mm delante y detrás respectivamente, con el apoyo de un ABS Bosch 9.1M. Las manetas, regulables en cuatro posiciones, son cómodas y ese reglaje hace que enseguida encuentres el mejor tacto.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de todos los KYMCO del mercado

El motor era una nueva realización que aumentaba la cilindrada con respecto al 300 anterior para compensar las pérdidas lógicas que había que asumir al convertirlo en Euro 4 y posteriores que llegarán. Cubica exactamente 321 cc y equipa culata de cuatro válvulas e inyección electrónica Keihin, para ofrecer una potencia de 28,8 CV a 7.500 rpm y un par máximo de 30,8 Nm a 6.000 rpm.



Emplea luces LED delanteras para la posición y los grupos ópticos traseros completos, salvo intermitentes, un punto todavía a mejorar cuando esos rivales de los que hablábamos (eso sí, más caros) emplean ya iluminación completa de LED, incluyendo faros principales. Bajo el asiento, que se levanta desde la cerradura ya clásica en KYMCO, centralizada en el contacto y con obturador de seguridad, caben dos cascos integrales, en un enorme hueco donde además puedes dejar otros objetos entre ellos. Delante, dos guanteras, una de ella con enchufe USB, completan su capacidad de carga. Un cuadro muy completo, de dos esferas y pantalla digital central, clásica y elegante, contiene mucha información, incluyendo consumos, temperatura exterior, voltaje de batería y aviso de mantenimiento. Y, a la hora de aparcarlo, cuenta con caballete central y pata lateral, la primera bien equilibrada y de fácil uso, la segunda con desconexión del motor, quedándose abajo cuando la extiendes. El KYMCO Super Dink 350 TCS está bien equipado.



CÓMO VA EL KYMCO SUPER DINK 350 TCS

Reconozco que siempre me han gustado los KYMCO Super Dink. Desde el primer momento que probé el primer 300 me han convencido y eso que recuerdo perfectamente que en aquel momento, hace ya más de 10 años, aquello resultaba cuando menos dudoso. KYMCO era entonces un fabricante de scooters de corte fundamentalmente económico. Y sí; eran baratos comparados con los europeos o japoneses, pero también eran duros y fiables. Dinámicamente eran muy mejorables. Si probaste el famoso y eterno Grand Dink de primera serie recordarás que era muy cómodo, pero lento. Y en curvas era algo torpe y le notabas retorcerse y "escaparse" de atrás con cierta facilidad. O los Xciting de primera serie (nada que ver con el actual, por supuesto), barato para ser un 500, y rápido, aunque menos que sus rivales. Se tenía bien, pero rozabas con todo en cuanto tumbabas un poco. Cuando llegó el Super Dink 300 todo aquello cambió de un plumazo. Seguía siendo más barato que sus rivales, pero esta vez corría más que ellos y en cuanto a estabilidad era tan buena o mejor que ellos. Seguías llegando a rozar el suelo, ero esta vez era a base de inclinaciones cerca del límite de lo lógico.



Las cosas han cambiado mucho en KYMCO. AK550 o Xciting 400 S han llevado los niveles de calidad y prestaciones hasta el primer nivel, como ya hizo aquel Super Dink. Y, por supuesto, u sustituto, el KYMCO Super Dink 350 no iba a ser menos que su antecesor.

Se tiene y mucho. Corre bastante; tanto o más que sus rivales, que para eso les saca ventaja en cilindrada. Y de hecho, engaña: los colores, las formas o el tamaño corresponden al de un scooter Premium GT, que es lo quiere ser. Te subes, das gas y recorres las primeras curvas y acabas yendo "a saco", ya que, como te digo, se tiene y corre, y por tanto invita a divertirte con él. Por eso es un lobo con piel de cordero: puede parecer señorial y serio, pero debajo de esa piel se esconde un scooter con un comportamiento dinámico de deportivo de raza.



El TCS no influye apenas en este sentido, ya que vas igual de fuerte o de cómodo que antes de esta nueva tecnología. Sin embargo, como ocurre con cualquier adelanto en seguridad, es bienvenido. Ahora ya no tienes ni que pensar en si abres fuerte el gas al salir o sobre un suelo del que no te fías: si pasa algo, el TCS se ocupa de solucionarlo. Ojo; no es un control de estabilidad de una deportiva de última generación, que tiene en cuenta la posición de la moto a través de una IMU o algo parecido- Este, simplemente, si hay una deslizada detrás, corta gas. Ahora bien, sin tirones, de forma suave y progresiva.

De este modo es mejor scooter en ciudad, donde los pasos de cebra, rejillas y baches requieren menos atención por tu parte. Y en carretera sigue siendo igual de bueno. Salvo en carreteras muy malas o en curvas muy cerradas y resbaladizas, ni notarás que está ahí. Sigue siendo rápido, cómodo y divertido de llevar.



Lo mejor:

-Buenas prestaciones y comportamiento

-TCS es un plus en seguridad

-Precio

Mejoraría con:

-El asiento "encaja" un poco al piloto

-Equipamiento un paso por debajo de los rivales

ASÍ VEMOS EL KYMCO SUPER DINK 350 TCS


En carretera: 4

En ciudad: 4

Pasajero: 4

Confort: 4

Equipamiento: 3

Autovía: 4

El Super Dink sigue siendo uno de los scooters más vendidos del segmento de media cilindrada. No en vano es rápido, cómodo, aparente, divertido de llevar y no es de los más caros, sino más bien al contrario. En equipamiento va bien servido, no se echa nada importante en falta, pero ya hay diferencias con los más Premium del segmento, renovados después de su aparición. Muy cómodo tanto para una persona como a dúo, el asiento, modificado en el modelo español para poder albergar un segundo casco integral debajo, tiene unas formas que "atrapan" al piloto dificultando la posibilidad de moverte sobre él, pero aún así es confortable. Disfrutas de buenas prestaciones y buen chasis en carretera o autovía , en un scooter de un tamaño que combina bien espacio, protección aerodinámica y comodidad con la agilidad necesaria en ciudad.

Fotos: Javier Ortega



Más información del KYMCO Super Dink 350 TCS

 

Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Kymco.
Precios del Kymco con ficha técnica y equipamiento completo.
0