Prueba KYMCO Filly 125: "La" scooter española

Comentar Publicado el jueves 07 de junio de 2018
Prueba KYMCO Filly 125: "La" scooter española

Nosotros preferimos decir "EL" scooter y "LA" moto. Uno es masculino, la otra femenina. Pero el KYMCO Filly 125 es disitnto. Es un scooter con un toque para el público femenino muy especial. Además, aún siendo de Taiwán, solo se vende en España. De ahí lo de "la scooter española".

No es algo nuevo la preocupación de algunas marcas por el público femenino de la moto. En KYMCO, en concreto, ya hicieron bastante hincapié en ello hace ahora casi un año durante la presentación del Miler 125. Dicen, desde la marca, que ellos entienden que la importancia de la mujer en el mercado del scooter es de aproximadamente un 20% y esa cifra representa más de 170.000 scooters rodando por nuestras calles pilotados por mujeres. Aunque algunas marcas lo denominen "nicho", es un pastel muy importante de mercado. KYMCO ha analizado este asunto durante algún tiempo y lo tienen muy claro: en el segmento de los scooters de 125 cc por debajo de los 3.000 €, un 16% de las ventas de Agility City han sido chicas. Y un 46,5% de las ventas del Miler han sido también mujeres.

Pero en este estudio también han entrado parámetros de apreciación de esos scooters por parte de las usuarias. Dicen que los KYMCO suelen ser algo más grandes de lo deseable. Quieren, cuando hablamos de scooters 125 urbanos, algo más ligero y compacto. Y KYMCO ha escuchado y ahora presenta, como respuesta, el Filly 125.



Es un scooter efectivamente muy compacto y ligero. Es, estéticamente, algo parecido al también recién presentado Like, pero más pequeño en todas sus cotas y pesos. También es algo más equipado, aunque su motor es diferente, de solo dos válvulas en lugar de las cuatro del Like, pero también nuevo y muy agradable de llevar, como veremos. Es, además, el primer KYMCO con un sistema de frenos ABS de un único canal (solo lo lleva en la rueda delantera) en lugar del sistema CBS de frenada combinada que suelen montar en el resto de la gama de menos de 3.000 €.

Es una iniciativa en Europa de KYMCO España. Por ahora no se vende en ningún otro país europeo y, por tanto, desde Taiwán han tenido que fabricar ex profeso este scooter para nuestro mercado. Se basa en un scooter que ya existía en Taiwán, pero, lógicamente, no en versión Euro 4. Y si el Miler ha alcanzado un 46,5% de ventas a chicas, convirtiéndose así en el mayor éxito de la marca entre el público femenino, el Filly quiere batirlo y alcanzar el 60%.



El Filly 125 es solo una de las cartas con las que KYMCO enfoca este asunto de convertirse en marca referente para el mercado femenino. En su estrategia entran todos estos scooters ligeros de 125 y especialmente el Miler, que incorpora ahora un nuevo y llamativo color rojo muy atractivo, y también el nuevo Like. Con lo tres, KYMCO intenta convencer a las chicas usuarias de scooter de las bondades de la movilidad en scooter en las ciudades. Y seguro que el Filly 125, un scooter diseñado pensando fundamentalmente en ellas, ayudará mucho.

CÓMO ES EL KYMCO FILLY 125

Estéticamente es un scooter de estilo retro, algo que hoy en día es casi sinónimo de elegante. Y dentro de ese estilo, KYMCO ha querido rescatar un nombre clásico dentro de su historia. no sÉ si lo recordarás, pero ya existió un Filly hace más de 20 años, un 50 QUE se presentó en 1997, siendo el primer scooter de 50cc y 4T que se lanzaba en nuestro mercado, con líneas suaves, combinaciones de colores atrevidas para la época, muy fácil de llevar, compacto, ligero, elegante y con un consumo mínimo. Es decir, lo que vuelve a ser ahora este nuevo Filly. Además, tiene que ser bajo de asiento, algo que las clientes de scooters piden en las tiendas cuando están decidiendo la compra de una nueva moto.



El KYMCO Filly 125 cumple con creces esas condiciones. Se parte de un chasis en tubo de acero, sin más complicaciones y muy estándar, pero suficientemente rígido para asegurar una buena estabilidad. Delante se monta un rueda de 12" con una horquilla telescópica y un disco de freno de 180 mm, ayudado por un ABS Continental de un solo canal. Detrás, una llanta de 10" equipada con freno de tambor ayuda a conseguir el 125 cc más corto entre ejes y más bajo de asiento de la gama actual e KYMCO. Un único amortiguador trasero, regulable en tres posiciones de precarga, deja más limpio el diseño lateral del scooter. Esa rueda de 10", además, consigue que el cárter de transmisión del motor sea bastante más corto que los empleados en scooters de ruedas más grandes, colaborando así también en esa compacidad general y en bajar peso. Así, el Filly pesa, en orden de marcha, con depósito lleno, solo 115 kg. Tiene una distancia entre ejes de solo 1.240 mm para un largo total de 1.803 mm y su asiento está a 765 mm del suelo. Un Like, por poner un ejemplo, pesa 128 kg, mide de largo 1.915 mm y el asiento está a 810 mm del suelo.



Se monta un motor completamente nuevo. Es una unidad refrigerada por aire, con inyección electrónica y culata de dos válvulas. Es similar, en el sentido de las tecnologías empleadas, al del Like. Se han montado balancines con rodamientos y se emplean otras técnicas para conseguir bajos rozamientos, poco ruido mecánico y bajos consumos y emisiones. Dice KYMCO que este motor, al igual que el del Like, ya está preparado para la próxima Euro 5, aunque esta normativa esté por definir en sus detalles. Entrega 9,5 CV a 7.750 rpm, con un par de 9,6 Nm a 6.000 rpm, con un consumo oficial declarado de solo 2,4 litros a los 100 kilómetros.



En el capítulo de equipamiento del Filly 125 destaca sobre todo el ABS mono-canal. Sorprende, además, que el Like (más barato) emplee dos discos de freno, eso sí, sin ABS, y para el Filly se haya decidido montar un tambor trasero. En el mismo sentido, una pantalla TFT mono color, muy completa, da un toque tecnológico en este scooter, mientras que se sigue montando la misma pata lateral de muelle sin pare de motor, que se recoge sola cuando mueves el scooter. Es poco segura en cuanto alguien roce el scooter cuando no esté aparcado en plano. Por supuesto, mejor dejarlo sobre el caballete central, que se coloca sin demasiado esfuerzo.



Monta un hueco para el casco alargado y no muy profundo. Permite dejar solo un casco jet, pero detrás te caben otras cosas, incluso un portátil o bolsas. También incorpora suelo plano y un gancho en el contra escudo donde puedes colgar bultos de hasta tres kilos. El tapón de gasolina está en el lateral izquierdo del mismo contra escudo, y se abre, como el asiento, desde la cerradura de contacto. Tanto el asiento como esa tapa de combustible llevan muelle, de forma que en cuanto accionas la llave, se abren sin necesidad de tocarlos. Otro detalle es el mecanismo de despliegue de los reposapiés traseros, con una palanca bajo la punta del asiento que las despliega automáticamente.

CÓMO VA EL KYMCO FILLY 125

El KYMCO Filly 125 sorprende por su planteamiento próximo en lo estético al Like, pero con un andar más parecido a un Suzuki Address o a un Yamaha D´elight que a un scooter retro auténtico. Es un modelo ciudadano, diseñado, según la marca, pensando en las chicas usuarias de scooter, pero que convence a cualquiera que lo pruebe. Es fácil, divertido y eficaz, si lo pruebas, como nosotros, en el centro de una ciudad como Madrid.

Además destaca por un comportamiento digno de un scooter mucho mayor. Precisamente una de las cosas que más atraen de uno de sus rivales, ese Address del que te hablaba, es que es estable y muy ágil, algo que se suele achacar a sus ruedas de 14". El KYMCO Filly 125 te da esa misma sensación, con mejor respuesta de motor, pero con una rueda trasera de 10". Sorprendente? en ciudades con buen asfalto; sobre baches y empedrados habría que verlo.



El KYMCO Filly 125 incorpora suelo plano. El asiento también se ha intentado que sea lo más plano posible. Eso hace que haya más sitio para dos personas sin necesidad de ser más largo y permite que el conductor se coloque más adelante o detrás, consiguiendo así la mejor posición de conducción para cada uno. Es fácil, por tanto, también subirse y bajarse de él, dejando bastante espacio para los pies y las piernas.

Lo pones en marcha con el botón de arranque. No hay ruidos mecánicos y resultasuave y discreto. Abres gas y sigue siendo dócil, aunque si abres con decisión, los 9,5 CV declarados se muestran en su plenitud, siendo rápido saliendo y recuperando. En rotondas, esquinas y giros es divertido. Se garra bien y demuestra estabilidad y nobleza de reacciones, más de lo que esperas con un scooter de rueda trasera de 10". Los frenos también son efectivos, a pesar del tambor trasero. Frena muy bien y con buen tacto y el ABS resulta efectivo: evita que la rueda delantera se bloquee y puedes frenar con todas tus ganas manteniendo el control.

El nuevo Filly estará disponible en las tiendas a partir de mediados de junio y llegará en tres combinaciones de color: un azul oscuro matizado con asiento negro, blanco con asiento rojo y gris con el mismo asiento rojo.



ASÍ VEMOS EL KYMCO FILLY 125

El nuevo KYMCO Filly 125 es un scooter urbano que se lanza con un enfoque muy definido hacia el público femenino, pero válido en realidad para cualquier persona que quiera un scooter ágil, maniobrable y estéticamente cuidado para uso principalmente ciudadano. No hemos probado en carretera o autovía, donde posiblemente se comporte con corrección, dado su relación peso-potencia y quizá sólo penalice sobre suelos bacheados, con un sólo amortiguador trasero y una rueda trasera de 10". Pero en la ciudad se convertirá, sin duda, en un rival a batir.

El pasajero tiene suficiente espacio. Las estriberas, con su original sistema de despliegue, son largas y en buena posición. Una discreta asa trasera cromada está en buena posición para que el invitado se sujete con las manos atrás. Es un scooter cómodo con un asiento largo y bien mullido, y con mucho sitio para los pies a pesar de un suelo plano corto, debido al tamaño general del scooter. En el equipamiento encontramos contrastes: luces LED solo en posición y freno, pero instrumentación TFT; ABS de freno delantero, pero un tambor trasero; o un hueco para casco no excesivamente grande, donde no cabe un integral, pero largo suficiente para meter otros objetos, además de un casco jet.




Más información del KYMCO Filly 125

0
Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Kymco.
Precios del Kymco con ficha técnica y equipamiento completo.