0

Prueba KYMCO AK 550: Como buen vino

Publicado el lunes 19 de agosto de 2019
Prueba KYMCO AK 550: Como buen vino

Desde su presentación hace dos años, el scooter insignia de la marca ha recibido cambios de color, el primer sistema de navegación integrado del mercado e interesantes promociones de precio y financieras. Pero como el buen vino, con el simple paso del tiempo incluso mejora.

Fue un proyecto ambicioso, el más caro de la historia de la marca según nos comentaron durante su presentación en 2017. Comenzaron con el diseño de este scooter en 2012 y el resultado final fue tan positivo como cabía esperar. El AK 550 convenció en casi todos sus aspectos a los que lo probaban.

Han pasado casi dos años, período en el que ha habido poco movimiento en este segmento. No hay nuevos rivales ni grandes modificaciones en ninguno de los tres maxiscooters que se pueden considerar "top" del mercado: BMW, Yamaha y KYMCO. Solo SYM ha anunciado su intención de unirse a este exclusivo club de fabricantes de scooters de motor central, pero todavía no lo ha hecho. Aún así, volver a montarte en un AK 550 es un placer y permite, con la perspectiva del tiempo, revisar las conclusiones a las que llegamos hace dos años, cuando lo probamos, lo comparamos e hicimos una gran cantidad de kilómetros con él. Y sí, es tan bueno como nos pareció entonces.



Ahora, con la cabeza más fría, además tenemos más datos de análisis. El mercado ha seguido manteniendo al TMAX como el más vendido. Una imagen intachable de perfección sostenida durante más de una década no se viene abajo porque lleguen competidores más duros. BMW siempre jugó la baza del prestigio de marca, de la potencia máxima, de las opciones y accesorios y, sobre todo, de sus herramientas financieras para facilitar su acceso, algo que sus rivales han acabado por seguir, pero "el que da primero, da dos veces".

KYMCO mantiene su AK 550 con pocos cambios, añadiendo un nuevo color (este azul cobalto que ha mejorado mucho su imagen) y un agresivo plan financiero, similar a los que ofrece su competencia. Accesorios que al principio no estaba disponibles, como la parrilla portabultos o el sistema de navegación a través de la pantalla central del sistema Noodoe, también han llegado para este scooter, pero no se ha renovado nada en la parte técnica o de equipamientos del AK.

En el fondo no hacía falta, ya que poco ha cambiado también en los rivales y en el segmento en el que el AK se mueve. Además, sigue siendo tan rápido, estable, divertido de llevar y cómodo como era, por lo que su capacidad de enamorar a los que lo prueban no solo no han disminuido, han aumentado en el pequeño grado que esas novedades se han incorporado a la oferta.



Por el lado negativo, ya no es el único que no supera la barrera psicológica de los 10.000 €. Aquel precio ya pasó a la historia y ahora se comercializa en 10.249 €, aunque hay que tener en cuenta que incluye en el precio un seguro a terceros más robo e incendio si eres mayor de 25 años. No obstante, sigue siendo el más barato de los tres grandes.

La carrocería tiene mucha personalidad. Es indudable el estilo sport y agresivo, mejorado indudablemente con este color azul sobre el negro de la primera generación. Comparte aspectos con el TMAX como un asiento que se abre desde el mando principal de contacto (con llave de proximidad) y bascula desde detrás, abriendo al contrario de lo habitual, o el freno de mano en una maneta bajo el puño izquierdo. Toda la iluminación es de LED, monta puños calefactables de serie y dos mapas de motor, con 10 CV de reducción en el inferior, lo que se indica mediante un cambio en la luz de fondo del cuadro.



Este lleva tres esferas, con muchísima información, incluyendo, de serie, presión de los neumáticos, con la central reservada para el sistema de comunicación Noodoe de KYMCO que requiere conexión con el móvil. Cuando están conectados, la pantalla se enciende si te acercas con el móvil, cuando arrancas mostrará la fotos que tú hayas asignado o un fondo personalizable. Puede darte información del tiempo, una brújula inteligente, notificaciones del móvil e incluso un sistema de navegación.

Su estructura de motor central, con chasis de aluminio tipo moto y basculante independizado del motor, es la responsable de su comportamiento sport como en el caso de sus congéneres. Sin embargo debe ir complementado con el resto de la parte ciclo a buen nivel. Y el KYMCO AK 550 puntúa alto también en ello.

En marcha



Fui de los afortunados que estuve en aquella presentación hace dos años, en el circuito de Ascari, en Ronda, donde me subí por primera vez a un AK 550. Después lo probé en mis carretera preferidas. Luego pude compararlo con sus rivales directos y tuve la oportunidad de subirme y bajarme de cada uno de ellos uno detrás de otro, por lo que hemos llegado a hacernos buenos amigos y a conocernos bien.

En ciudad 

Tiene la ventaja de ser, actualmente, el maxiscooter bicilíndrico con el que mejor se llega al suelo, con permiso del Burgman 650. Es fácil y agradable en ciudad, aunque acuérdate de que no incorpora control de tracción, así que girando sobre un paso de cebra, ojo con el gas.

En carretera 

En este medio es rápido, eficaz y divertido. Es capaz de rodar mucho más deprisa de lo que la ley te permite, con el motor relajado y completa protección aerodinámica. Entrega 53,7 CV a 7.500 rpm, con un par de 55 Nm a 5.750 rpm y el cigüeñal va calado a 270º, lo que le da ese sonido similar a un motor en V, además de su especial respuesta en bajos y medios.

Así lo vemos



El AK 550 es uno de los tres scooters de motor central que existen en el mercado. Es la arquitectura que en Iwata inventaron para el TMAX a principios de este siglo. Yamaha empleó esta estructura con el motor bajo los pies del piloto en un chasis de tubo de acero con geometrías de moto hasta la tercera generación. En 2008 adoptó un nuevo chasis monocasco en aluminio, solución que todavía usan. Cuando BMW lanzó su C 600, lo hizo siguiendo aquella primera solución de Yamaha para el chasis, pero KYMCO encontró una tercera vía.

El AK 550 emplea un chasis en aluminio muy similar a un perimetral de una deportiva moderna. El motor va en esa posición centrada, bajo los pies del piloto, con los cilindros hacia delante y el cárter hacia atrás. Lleva una configuración especial, con la parte termodinámica (desde el cigüeñal hacia arriba, con cilindros y culatas) en un bloque separado y atornillado al cárter que contiene la transmisión. Esta es por variador automático, con la correa y el embrague en el mismo cárter, solución que comparte con sus rivales y diferente a la de un scooter convencional, en la que el embrague va en el grupo trasero, al lado de la rueda. 

Destaca cómo va, cómo acelera y las reacciones de su chasis. Me parece uno de los mejores scooters (si no el mejor, directamente) en comportamiento sport. Se tiene mucho, se puede tumbar a placer y tienes mucho agarre. Avisa, además, con antelación de que vas al límite. Lo notas y tienes tiempo para cortar un poco y levantar unos grados y continuar. Cambia muy deprisa de dirección y frena muy bien. ¿Qué más quieres?

También podríamos añadir que el sonido del escape está muy bien afinado y que es cómodo en casi cualquier tipo de ruta que te plantees. Pero en la parte menos positiva encontramos un cuadro que no se ve siempre bien en función de la luz que le da y, sobre todo, un diseño del cuadro que está muy bien para un scooter "de cómic", pero no en un gama alta. Demasiados colores, demasiados gráficos y luces. Tampoco el acabado de las piñas es el más acertado. Entiendo que en un scooter así, con el que han pretendido no solo superar a los mejores, sino además hacerlo batiéndolos en precio, en algún sitio hay que ahorrar, pero creo que merecería unas piñas de mayor empaque y elegancia, sobremanera el mando de intermitencia. Con pasajero, dispone de buen espacio, aunque va sentado algo más arriba y con estriberas algo elevadas. 

Ficha técnica del KYMCO AK550

Motor 4T, 2 cil. en línea; agua
Cilindrada 550 cc
Potencia máxima 53,7 CV a 7.500 rpm
Par máximo 55 Nm a 5.750 rpm
Chasis Perimetral aluminio
Suspensión del. Horquilla telesc., 41 mm
Suspensión tras. 1 amortiguador
Freno del./tras. 2D. 270 mm/D. 260 mm
Neumático del. 120/70-15
Neumático tras. 160/60-15
Long. máxima 2.220 mm
Entre ejes 1.580 mm
Altura asiento 785 mm
Cap. depósito 15 l.
Peso declarado 230 kg 
Precio 10.295 €




 


Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Kymco.
Precios del Kymco AK 550 con ficha técnica y equipamiento completo.