Prueba KYMCO Agility City 125 2020: Nacido líder

Publicado el miércoles 10 de junio de 2020
KYMCO Agility City 125

De todas las motos y scooters que se presentan cada año, solo unas pocas llegan con la intención de liderar el mercado. El KYMCO Agility City 125 es uno de ellos, un scooter económico, utilitario y bien pensado que ya sabe lo que es disfrutar de una posición de líder.

Hace más de 10 años que el KYMCO Agility City 125 llegó a nuestras ciudades, un modelo tan lógico que acabó por abrirse paso hasta las listas de motos más vendidas de nuestro país, posición a la que se aferra con asiduidad. Así fue, por ejemplo, en 2019. Desde sus inicios se presentó como una opción en rueda alta de scooter 125 económico. Aunaba el motor de aire de aquel final de la primera década de este siglo que equipaba el Agility estándar, (no Agility City, sino aquel de rueda baja que ya desapareció) con un nuevo chasis de ruedas de 16" y una carrocería mucho más atractiva, algo sport y más elegante que la de su hermano de rueda pequeña. Pero mantenía un precio atractivo (entonces, y hablamos de 2009, de 1.699 €) y detalles inteligentes como esa carrocería con defensas laterales, los lados del escudo en plástico negro que evitan arañazos en la carrocería pintada o un nivel de equipamiento básico, pero inteligentemente decidido, de forma que el scooter fuese económico, pero sin que echaras nada importante en falta.

En 2017 le llegó una profunda remodelación. Llegaba la Euro 4 y KYMCO reaccionó rápido, cambiando el motor de carburador por una de inyección, además de un nuevo chasis que llevaba el depósito a la parte baja del chasis en lugar de bajo el asiento como en el primero. A ello sumaba una nueva rueda trasera de 14" que mejoraba su agilidad y, sobre todo, una mayor capacidad bajo el asiento. Subió de precio, como es lógico y como ocurrió, en general, con este tipo de vehículos, al implementar todas las mejoras que pasaban a ser obligatorias con esta nueva norma de homologación.



Ahora en 2020 llegan retoques a un scooter que ha sido líder de ventas en España en 2015, 2016 y 2019, y segundo en el ranking en 2017 y 2018. Más de 60.000 unidades entregadas desde 2009 certifican lo acertado de este scooter que ahora se convierte en una opción tan lógica como siempre, pero más atractivo y elegante. Además, siguiendo la estela de otros modelos actuales de la gama de KYMCO, el nuevo Agility City 125 es exclusivo del mercado español: las novedades introducidas han sido decididas aquí, en KYMCO España, ajustando el scooter al gusto español en su configuración. Fabricado en la nueva factoría de Changzhou, la más avanzada del grupo, llegó a España en el mes de enero y está en venta desde entonces. Ya en febrero volvió a colocarse como líder de ventas y tiene un futuro brillante en lo que queda de año: el scooter es una gran alternativa para el transporte público y el coche en estos meses de recuperación de la terrible pandemia por coronavirus.

CÓMO ES EL KYMCO AGILITY CITY 125 2020

Es un modelo que se ve con frecuencia por nuestras calles. Si eres un recién llegado al universo de los scooters, estás ante una de las referencias entre los modelos urbanos y utilitarios de los últimos 10 años. Se trata de uno de esos scooters que reúnen todo lo necesario para ser una herramienta de transporte económica, fácil de usar y cómoda, es decir, todo lo que tiene que ser un vehículo así.



Porque no hay grandes novedades en la parte mecánica del scooter. Sigue empleando el chasis desarrollado para la versión Euro 4, con el depósito de gasolina bajo el suelo plano y con la boca en el contraescudo, y mantiene la versión de inyección del motor de aire que estrenó aquella edición y que ahora es uno de los motores más difundidos de la marca, presente en varios modelos. Por precisar más, el propulsor lleva culata de dos válvulas y emplea la inyección electrónica Synerject, siendo de carrera larga (más carrera que diámetro del pistón para un rendimiento superior en bajos y medios) y es capaz de entregar 9 CV a 7.500 rpm, con un par motor de 9 Nm a 6.000 rpm. Se define como un motor duro y fiable, suficiente en un scooter que declara 131 kilos de peso y con bajo mantenimiento requerido.

Tampoco hay novedades importantes en el bastidor o en la parte ciclo. Exhibe un chasis en tubo de acero, dos amortiguadores regulables traseros, horquilla de 33 mm de diámetro y dos discos de freno, de 260 mm y 240 mm, con frenada combinada, potentes y dosificases. Se mantiene la rueda delantera de 16" y la trasera de 14", pero esta vez llevan una nueva decoración en dos colores que consigue, junto con el resto de elementos estéticos, darle un aspecto menos básico y más cercano a los scooters de gama alta.



Entonces, ¿en qué cambia el KYMCO Agility City 125? Se convierte, según las propias palabras del fabricante, en "más chic". Se le ha hecho un rediseño aquí en España y se le ha dado un aire más Premium. Se presentan tres nuevas combinaciones de colores: nuevos marrón y tonos de blanco y negro, un atractivo asiento bitongo y diferentes logotipos. El cuadro de instrumentos, similar al anterior, también cambia de decoración para conseguir un aspecto más elegante. Por otro lado se ha trabajado, como ya había ocurrido con otros scooters de la marca, en un tarado de suspensiones específico para el mercado español, un punto en el que el KYMCO Agility City 125 ha mejorado considerablemente.



En su equipamiento incluye luz LED para las de posición delantera e incorpora un reloj horario en el cuadro e indicador de mantenimiento. A la hora de aparcarlo cuenta con un equilibrado y fácil caballete central y una menos fiable pata lateral con muelle y sin desconexión que no convence demasiado. El plegado automático en cuanto levantas la moto hace que, en el momento en que el suelo no esté perfectamente plano o haya riesgo de que alguien roce la moto, sea fácil acabar con él en el suelo.



Un hueco bajo el asiento con apertura con la misma llave pero con cerradura en el lateral, resulta suficiente para un casco jet. Añade una pequeña guantera con llave en el contraescudo para completar una capacidad de carga que se ha visto disminuida con respecto a sus predecesores que incorporaban el baúl trasero de serie. Si lo necesitas deberás comprarlo aparte. Ahora bien, visualmente las líneas han ganado mucho sin ese baúl. Además, el gancho en el contraescudo en combinación con el suelo plano puede ser suficiente para llevar bolsas o paquetes cuando sea necesario.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de todos los modelos KYMCO del mercado





CÓMO VA EL KYMCO AGILITY CITY 125 2020

El objetivo que KYMCO España perseguía se ha conseguido: darle un aire nuevo a su súper ventas, que entre mejor por los ojos y que obtenga ese "look" más cercano a un scooter Premium sin perder de vista un precio económico que siempre debe mantener. Ello ha costado eliminar el baúl trasero, pero no todo el mundo lo necesita. Y no tienes más que ver las fotos para darte cuenta que ahora es un scooter más elegante que antes, y más en este color marrón.

Además la nueva suspensión se nota mucho. Recuerdo perfectamente esa sensación de blando que daban las versiones anteriores, sobre todo de suspensión trasera. Era noble e iba bien y, en el fondo, en un scooter urbano este comportamiento resultaba cómodo. Y por eso se ha hecho un buen trabajo, acercando las suspensiones a nuestro gusto. Son más duras claramente, pero trabajan bien. El scooter se aprecia mejor sujeto en las curvas y eso supone un plus en la conducción. Transmite mejor el agarre y puedes llevarlo de forma más dinámica. Pero en ningún caso resulta incómodo e incluso en calles bacheadas sigue siendo un scooter muy confortable.




El suelo plano facilita el acceso al puesto de conducción. Los mandos están en buen posición y el asiento resulta cómodo, aunque si te sientas muy delante notas que el centro del mismo está algo más duro. La plataforma es suficiente para colocar los pies con comodidad y el pasajero lleva sus propias estriberas plegables, que salen con un taconazo sobre un botón lateral. Las nuevas suspensiones además han mejorado el uso a dúo, ya que ahora se hunde menos de atrás.

El motor ha cambiado poco y mantiene esa personalidad que tenía. Al ser de carrera larga, su sonido, la sensación que produce es la de girar a pocas vueltas para el empuje que tiene. Ese sonido es algo particular, diferente, algo más agudo que otros rivales, contenido y agradable. Le otorga un andar suave y pausado, no exento de nervio y buena respuesta abajo y en medios. No es excesivamente rápido y en carretera abierta verás solo en ocasiones pasar de 100 km/h en el marcador, con una velocidad punta medida con GPS de 96 km/h en buenas condiciones y sobre un recorrido plano. Buenos frenos, un radio de giro muy cerrado y un manillar estrecho hacen de él un scooter realmente ágil y maniobrable en ciudad.



El nuevo KYMCO Agility City 125 no pretende escalar posiciones en cuanto a gama. No quiere ser un scooter más deportivo, más equipado ni más caro, sino ofrecer un aspecto más cuidado y atractivo sin perder de vista su utilidad y practicidad. Y lo ha conseguido, mejorando al tiempo su comportamiento.

Sigue siendo una gran opción en ciudad, y permite salir a la carretera si es necesario, resultando muy cómodo para ese uso ciudadano en el que lo coges y lo sueltas varias veces en un día. También ha mejorado su forma de andar con dos ocupantes. Mantiene una pata lateral poco fiable. Abarata costes, obviamente, sobre la opción de montar una que se quede extendida y apague el motor, pero sería algo a considerar, ya que usar esta es arriesgado y poco cómodo. Aun así, el equipamiento está bien pensado y es un scooter que te hará la vida fácil en el día a día por la urbe.

Fotos: Miguel Méndez

Más información del KYMCO Agility City

Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Kymco.
Precios del Kymco Agility City 125 con ficha técnica y equipamiento completo.
0