Prueba KYMCO Agility City 50: vacuna para la ciudad

Publicado el miércoles 03 de junio de 2020
KYMCO Agility City 50

Los ciclomotores, además de la mejor escuela para motoristas, siempre han sido una herramienta de movilidad urbana muy útil, económica, fácil y cómoda. Después de años de caer en ventas, parece que el mercado les ha vuelto a encontrar esta utilidad. Así renace el KYMCO Agility City 50.

Hace unos meses que en las listas de ventas se apreció una novedad interesante: el mercado de ciclomotores volvía a crecer, después de más de diez años de caída continua. Parecía que este tipo de vehículos, a pesar de sus evidentes ventajas, no encontraban ya su hueco en nuestro país. En los años 60 fueron un auténtico "boom" como vehículos utilitarios y económicos, con motos como el Vespino, las Mobylette o aquella Derbi Antorcha y sus derivadas. En los 70 se convirtieron en la moto off road con la que los chavales de aquel entonces y se movían, motos como Puch Minicross, Derbi C4 y Diablo o Rieju Marathon, posición que en los 80 adquirieron los cicloscooters. Años después volvían a ser las de marchas, como las TZR de Yamaha o Aprilia RS las que poblaban los sueños de los adolescentes, junto con las Derbi Senda o las Rieju MRT. La subida del precio de los seguros y de la obtención de los permisos de conducir, además de la nefasta decisión que hacía aumentar la edad de acceso de los 14 a los 15 años, acabó con gran parte de la industria dedicada a estos vehículos.

Pero por otro lado estamos en tiempos extraños. Hace ya años que se habla de "la nueva movilidad". Las ciudades se cierran a los coches y se pueblan de vehículos de uso compartido, muchos de ellos homologados precisamente como ciclomotores. Está claro que en este nuevo escenario un ciclomotor pensado para estas lides puede volver a ocupar ese puesto de vehículo fácil y utilitario. KYMCO lo vio venir y desde finales de 2019 vuelve a ofrecer una interesante gama de 50 cc dirigida esta vez no a esos jóvenes solamente, sino pensada para cualquier tipo de conductor que quiera moverse por la ciudad con la comodidad de que tu vehículo te esté esperando en la puerta siempre y sin necesidad de carnet de conducir específico.




Se lanzaron ya después del verano pasado un nuevo KYMCO Agility City 50 4T, como el que ves en las fotos y un más económico Agility 50 en vistas a este nuevo escenario. Había en proyecto un tercer lanzamiento, retrasado por la pandemia, para completar esta nueva gama, situación que precisamente ha hecho que este nuevo planteamiento se convierta en una solución para mucha gente. El transporte público verá, en estos próximos meses, disminuida su capacidad. Muchos, además, decidirán no utilizarlo más por su riesgo de contagio. Y la moto se convierte, de nuevo, en una solución ideal de movilidad urbana, de bajo riesgo sanitario, personal, cómoda y muy poco contaminante.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de todos los modelos KYMCO del mercado

El ciclomotor, por tanto, vuelve a tener una posición de mercado muy clara. Y a ese hueco se dirige el KYMCO Agility City 50, una buena medicina de movilidad para esta "nueva normalidad". Ya está ocurriendo: en Taiwán, uno de los países donde mejor se ha gestionado esta pandemia, el sector de la moto ha crecido en estos meses. Un mercado que de por sí era enorme (más de 160.000 unidades en el primer trimestre de 2020), con los mismo problemas de suministros y proveedores que en el resto del mundo, lo que ha acabado por provocar hasta listas de espera para hacerte con una moto nueva.



CÓMO ES EL KYMCO AGILITY CITY 50

Sigue con fidelidad el esquema Agility City, como ves en las fotos. De hecho, para diferenciarlo del conocidísimo 125 tendrás que fijarte en los laterales del escudo, donde los logotipos "50 4T" aclaran las dudas. Si tienes mejor ojo, verás las diferentes formas del cárter o incluso la ausencia del disco trasero, sustituido por un más económico tambor. Pero observa las líneas del scooter o en los colores escogidos por el diseñador: ya no es, como fueron casi todos los cicloscooters de hace unos años, un scooter dirigido a los jóvenes. No encuentras colores fuertes, no hay decoraciones "racing" ni complementos que la hagan más deportivas. Es un scooter serio, dirigido a cualquier persona con necesidad de movilidad.




Chasis, parte ciclo o equipamiento son iguales a los del 125 cc. El motor es similar en concepto a este, pero con la cilindrada llevada a los 50 cc para alcanzar 3 CV de potencia. Es un 4T, por lo que olvídate de aquello del "aceite de mezcla" de los tradicionales scooters 2T, aunque tampoco es como los 4T de entonces, en los que la falta de fuerza y prestaciones era su talón de Aquiles. Este, como veremos, anda lo suficiente para la ciudad.



Es un motor simple y económico, con un consumo de combustible mínimo (2,5 litros registrados), con emisiones limitadas (es un Euro 4) y con un mantenimiento muy reducido con revisiones cada 4.000 kilómetros con un coste estimado de unos 100 a 115 €. Eso, sumado a que puedes comprarlo por 45 € al mes (menos de 40 € si te decides por un Agility 50 estándar) te encuentras con que esta "nueva herramienta de movilidad" te sale por poco menos que un abono transporte de una gran ciudad. Por cierto, el seguro del primer año, para ayudarte en ese estudio de costes que tendrás que hacer, corre de parte de KYMCO.



CÓMO VA EL KYMCO AGILITY CITY 50

Que el KYMCO Agility City 50 4T es una gran herramienta de movilidad resulta indiscutible. Es fácil y cómodo, tanto como el 125 cc y más sencillo todavía, con un motor de 3 CV que difícilmente puede poner en dificultades a nadie. Subirse a él no supone el más mínimo problema, ya que dispone de plataforma plana por debajo de la cual se encuentra el depósito de combustible para ofrecer un óptimo equilibrio y agilidad.



Sin embargo, y a diferencia de otros scooters 50 4T de anteriores generaciones, este sí es capaz de mantener velocidades y prestaciones válidas en la gran ciudad. La gran duda antes de probarlo y después de haber cogido algunos 4T de otras épocas era precisamente si hoy día esta cilindrada es suficiente. El KYMCO llanea con facilidad por encima de los 50 km/h y no es difícil ver incluso los 60 en el marcador, aun sabiendo que está limitado, por ley, a 45 km/h reales. Sube cualquier cuesta, aunque lógicamente en las más empinadas lo hace a su velocidad y destaca por la excepcional estabilidad que le otorgan sus ruedas de 16" delante y 14" detrás (con anchos neumáticos en medida 100/80 y 120/80, respectivamente), además, con una parte ciclo diseñada para tres veces más potencia: los 9 CV de su hermano 125. En su equipamiento encontramos hueco bajo el asiento apto para un casco jet, luces de posición LED y guantera con cerradura más toma de corriente para la recarga del teléfono móvil. Frenos potentes, buenas suspensiones y un tamaño de carrocería amplio hacen que sea un scooter cómodo y agradable para desplazamientos de corto radio.

Fotos: Miguel Méndez



Más información del KYMCO Agility City 50

0