Kymco Euro 4 y solo 3.999 €

Prueba KYMCO Grand Dink 300

Comentar Publicado el jueves 15 de septiembre de 2016
Prueba KYMCO Grand Dink 300

La primera novedad GT 2016 de KYMCO nos trae un modelo que no tiene nada que ver con su homónimo antecesor, tanto que los nuevos KYMCO Grand Dink 300 y 125 superan incluso a las versiones Super Dink actuales en sentido Premium.

Hay que remontarse al año 2001 para encontrar los orígenes de la gama KYMCO Grand Dink. El modelo más longevo del fabricante taiwanés en nuestro país se ha convertido en todo un icono de los que desean un modelo económico y práctico en la ciudad, el sueño de lo que emplean el scooter en la urbe como una auténtica herramienta del día a día. En Madrid, por ejemplo, los Grand Dink en sus distintas cilindradas (50, 125, 150 y 250) son legión, mientras que en toda España, la suma de sus matriculaciones ha ascendido a 22.900 unidades durante estos 15 años. Tan solo las series Agility City (29.000 unidades) y Super Dink (32.000 unidades) superan estas cifras en los 25 años de existencia de la marca en nuestro país.





No es extraño que los responsables de KYMCO en España hayan decidido mantener este símbolo de cara al futuro del mercado marcado por la normativa Euro 4. No solo la adecuación a esta necesidad técnica, sino en todos los apartados, la nueva Grand Dink no tiene absolutamente nada que ver con el modelo precedente. El nuevo modelo, comercializado a partir de agosto en cilindradas de 125 y 300 cc, se inscribe en un segmento de gama alta, aunque sobre todo en el caso del específico para el carné A2, su precio de 3.999 € parece indicar lo contrario.

Este precio contrasta con los 4.699 € de un Super Dink 300 i actual, un superventas de su sector. Comparten sistema ABS, pero el nuevo Grand Dink 300 se ha desarrollado con todos los condicionantes obligatorios para la nueva norma Euro 4, con emisiones de partículas contaminantes muy reducidas, el citado equipamiento ABS de serie con equipo Bosch 9.1 M de última generación, además de otros detalles como la presencia de catadióptricos en el tren delantero. Es especialmente destacable el esfuerzo realizado en la reducción de emisiones, con valores muy por debajo del límite obligatorio. Como ejemplo, las relativas a monóxido de carbono se sitúan un 33% por debajo del exigente nuevo límite establecido por la norma, los hidrocarburos un 47% y el óxido de nitrógeno un 26%.



Por tanto, los KYMCO Grand Dink 125 y Grand Dink 300 se presentan como modelos plenamente adaptados a una exigencia que será plena el año próximo, cuando solo se podrán matricular libremente los que superen esta normativa, mientras que el resto se deberán restringir a unos porcentajes previstos por la ley. De este modo, los nuevos GT de KYMCO son los primeros modelos de este rango en presentarse en el mercado con la norma Euro 4, un plus propio de marca líder.

Perfil Premium en los KYMCO Grand Dink 125 y 300

Un buen cúmulo de detalles constata la faceta Premium de los nuevos KYMCO Grand Dink 125 y 300. En el "octavo de litro" se equipa de serie ABS en lugar de contentarse con una frenada combinada como su popular hermana, también Euro 4, KYMCO Agility City. Toma USB de 5v, indicador de temperatura exterior, luz en el interior del asiento con célula fotoeléctrica, apertura de éste con amortiguador, estriberas de pasajero con gomas y escamoteables o manetas regulables son componentes exclusivos de modelos de alta gama.



Este sentido se amplía a su diseño, con ópticas exclusivas que integran luces diurnas frontales y posterior 100% con esta tecnología en "X" que la distinguen de toda su competencia. Su volumen no es en absoluto excesivo, mientras que la protección que ofrece la pantalla es óptima. Por el contrario, la calidad de las tapas de guantera y toma de gasolina no están a la altura del resto del modelo.

La posición de conducción recuerda al Super Dink, con un espacio mucho más amplio que en el K-XCT pero sin delirios GT. Por ejemplo, la extensión frontal de plataforma solo podrá ser utilizada por los conductores de menor altura, ya que queda demasiado próxima a tus piernas si mides a partir de 1,75 m. La altura del asiento de 800 mm junto con un diseño de la parte delantera bastante estrecha permiten llegar con ambos pies al suelo sin problemas, a lo que también ayuda el rebaje dispuesto en la plataforma. Por cierto, el asiento combina dos materiales, antideslizante y otro en los laterales de más calidad para superior confort, un conjunto de gran nivel y con mullido correcto.



En su interior ofrece, tanto en la versión 125 cc como en la 300, capacidad para dos cascos integrales. Una guantera sin cerradura y parrilla trasera completan la posibilidad de carga, ya que la plataforma plana del original Grand Dink desaparece del catálogo. Solo la incorporarán en el futuro modelos de rueda alta.

En marcha con el KYMCO Grand Dink 300

La instrumentación es de nueva factura, muy superior en calidad y visibilidad respecto a las series Super Dink, K-XCT o Yager. Consta de dos esferas analógicas para velocímetro y tacómetro y completa pantalla digital. Lástima que no disponga de mando en las piñas para elegir la información. Entre sus opciones, la muestra de temperatura ambiente es una solución de primera categoría. Por su parte, los retrovisores ofrecen una visión excelente y no vibran en ningún momento.



Si hay un aspecto en el que se ha trabajado en el nuevo KYMCO Grand Dink 300 es en la agilidad. Nada más ponerlo en marcha, se aprecia una cintura mucho más dinámica que en su actual referencia Super Dink. Dispone de neumáticos KENDA triangulares específicamente desarrollados para ella, lo que junto a unas nuevas cotas de geometría y una puesta a punto de suspensiones muy lograda diseñan una parte ciclo que facilita la conducción en cualquier medio, ya sea ratoneando entre coches o afrontando cerradas curvas de carretera secundaria. Llantas, suspensiones (incluyendo horquilla de 37 mm) chasis y fibras son idénticas en ambas Grand Dink, 125 y 300.

Esta puesta a punto de suspensiones es única para el mercado español en el caso de la versión 125. Los técnicos de KYMCO España han intervenido en su desarrollo y lo han adaptado a las necesidades de nuestras vías, consiguiendo una respuesta muy cómoda y progresiva. En este mismo campo encontramos acabados propios para el mercado nacional, como la finalización pulida de las llantas (granulado en el resto), estriberas del pasajero satinadas, embellecedor de cárter. Es evidente que cuando KYMCO España habla, en Taiwán escuchan, privilegio y beneficio de haberse convertido en una de las marcas líderes del mercado español y referente en Europa.

En cuanto a su motor, el 125 recurre a una inyección Synerject y el 300 a un sistema Keihin. En esta última, la respuesta es contundente en bajos y medios para un uso práctico en ciudad. En carreteras fuera de la urbe alcanzarás una máxima de 130 km/h, adecuado para el tráfico normal aunque se echa en falta algo más de punta como sí encuentras en su hermano Super Dink 300. Su cilindrada se restringe a 276 cc frente a los 299 cc de éste, además de haberse diseñado para primar las exigencias de la normativa Euro 4 de consumo y contaminación, por lo que el resultado se puede definir como adecuado. Las vibraciones son mínimas hasta que el velocímetro alcanza los 100 km/h, ascendiendo hasta los 120 kmn/h y volviendo a desaparecer, lo que te puede servir de verdadero control de velocidad personal... En cualquier caso, no son nada molestas, concentrándose en plataforma y puños.



Salto cualitativo de calado en los KYMCO Grand Dink 125 y 300

La frenada es uno de sus puntos más fuertes, tanto en potencia como en dosificación. El ABS entra cuando es realmente necesario y sin incordiar con un excesivo movimiento de maneta. Unido a su agilidad, la conducción deportiva en tramos de curvas puede alcanzar momentos de gloria. La distancia libre al suelo es de 37º, un rango que te tendrás que proponerte alcanzar de forma artificial, porque para conducción normal, incluso sport, las limitaciones de este tipo presentes en otros modelos de la marca son ya historia.

El salto cualitativo dado por KYMCO con su nueva serie Grand Dink es sobresaliente. La legendaria relación calidad/precio de los productos de la marca taiwanesas recoge un nuevo impulso, peleando de tú a tú con las gamas más altas de la competencia mientras que se mantiene un precio muy competitivo, al que hay que sumar el regalo de seguro a todo riesgo durante el primer año, aunque no la opción de financiación al 0% de otras series de la firma. Y sin olvidar el esfuerzo técnico que ha requerido la adaptación a la normativa Euro 4.

Puestos a pedir, desearíamos un freno de estacionamiento o tapizado en el interior del asiento, además de prestaciones más elevadas. Quizá éstos sean argumentos del nuevo KYMCO Super Dink 125 y 300 2017 que será presentado en septiembre, aunque será en un margen de precio muy diferente, porque lograr el equilibrio de los nuevos Grand Dink va a resultar prácticamente imposible.



0