Contacto KTM 1290 Super Adventure S y 1090 Adventure: Reafirmándose

Comentar Publicado el viernes 20 de enero de 2017
Contacto KTM 1290 Super Adventure S y 1090 Adventure: Reafirmándose

Nada más bajarnos de la moto y aún desde las instalaciones de KTM España en Barcelona, os avanzamos ya las primeras sensaciones que nos han producido dos modelos que llegan para reafirmar el lugar de privilegio que la marca ostenta en el segmento del maxi-trail.

Las dos intensas jornadas de pruebas de las dos KTM vienen con la particularidad de, precisamente eso, su intensidad. Porque además de aprovechar el día desde sus horas más tempranas, en esta ocasión KTM quiso empezar la prueba de noche, como inmejorable demostración de uno de los elementos que más orgullo les produce en su nueva 1290 Super Adventure, el nuevo y espectacular faro frontal LED con sistema de luces para curvas que, conectadas a los sensores de inclinación que incorpora, enciende los LEDS de los laterales inferiores del faro según el lado al que tomes la curva, proporcionando una visión nítida en los lados que suelen quedarse ciegos en los giros nocturnos.

Poco tiene que demostrar KTM como primera potencia off-road tras haber ganado su 16º Dakar consecutivo –ojo, pensadlo, dieciséis veces seguidas ganando en un certamen en el que los otros grandes se están dejando los cuernos para conquistarlo– pero, aún así, siguen reinventándose cada muy poco para decirle a sus clientes, y al mundo, que los que cortan el bacalao en la variante Adventure del fuera de carretera, son ellos (dejaremos ahora al margen motocross y enduro, donde también lo son todo).

La impresión que transmiten ambos modelos desde el primer momento es una lograda mezcla de agilidad y potencia, siendo ésta última especialmente llamativa en la 1290, con una patada de 160 caballos que, a pesar de su volumen, la convierten en un juguete al que el cuerpo le pide buscarle divertidas posibilidades únicamente interrumpidas –muy acertadamente– por el sistema anti-wheelie. Sí, así de primeras el cuerpo pedía caballitos a la salida de cada curva cerrada, cambios de rasante, semáf... Vale, ahí lo dejo. Y es que el alto desarrollo electrónico de la 1290 es precisamente una de sus aspectos más destacados. Por su parte, la 1090 Adventure, sacando también al frente su poderosa personalidad ´maxi´, hace gala de una menor intervención electrónica –que la tiene también– buscando a ese rider más purista, por así decirlo, para el que ser el que más caballos tiene de la clase no es tanto el objetivo como ser el que más sensibilidad disfrute de cada aspecto de la moto y su conducción.

Y de momento lo dejamos aquí, que hay que coger el AVE para volver a casa. En nada volvemos con el análisis en profundidad de lo penúltimo de KTM, porque ya adelantan que el 2017 viene nutridito.

0