Prueba Kawasaki Z 900 RS: Alma inmortal

Publicado el lunes 01 de octubre de 2018

Cuando has vivido una experiencia vital, la guardas en algún rincón especial de tu disco duro particular. La nueva Kawasaki Z 900 RS casi satura el mío.

Las motos eran antes todas "naked". Lo que ahora supone un forma determinada de entender una serie de modelos, antes respondía a una norma. Hasta los 70, por lo general, no se equipaban carenados, y la desnudez era la base de diseño común. El "boom" de las deportivas y alternativas Gran Turismo extendió la presencia de fibras envolventes para mayores prestaciones por aerodinámicas más eficientes o para superior confot de sus ocupantes, respectivamente. Sin embargo, con el cambio de siglo hemos asistido al renacimiento de la moto en su sentido más esencial, sin artilugios accesorios y con el protagonismo estético de lo básico: motor, ruedas, depósito, faro y manillar.

Una nueva vuelta de tuerca la hemos vivido con el surgir de la tendencia retro. La inspiración del pasado significa el hilo conductor de estos modelos, una corriente a la que las marcas se aproximan de muy distintos modos. En el caso de Kawasaki, en 2018 asistimos a una revolución absoluta. Su única representante durante la última década en estas lides la suponía la W 650/800, una moto que conmemoraba los inicios de la firma en el terreno de las dos ruedas en la década de los 60 y que, por tanto, era fiel a un diseño "en blanco y negro". Ahora, la serie Z 900 RS presenta credenciales de moto absolutamente moderna con el legado estético de modelos míticos del pasado "verde". ¿Recuerdas las Z1 o las más modernas Zephyr? A mí todavía se me eriza el vello cuando recuerda mi 750 decorada "after market" con el mismo color verde de la futura Z 900 RS Cafe. Fue a mediados de los 90 y aquel maravilloso recuerdo se materializó de nuevo en cuanto me encontré con las Z 900 RS y Café en el Salón de Milán 2017. Por eso quizá no sea todo lo imparcial que debiera con la nueva naked retro de Kawasaki, pero me tendrás que perdonar. Nobleza obliga.



La base de la Z 900 RS es la superventas Z 900. El esquema de motor es idéntico, un cuatro cilindros en línea de última generación, con culatas de cuatro válvulas y doble árbol de levas en cabeza, alimentado por cuerpos de inyección de 36 mm de diámetro. Pero hay cambios internos de calado que, en marcha, se aprecian claramente. La relación de compresión pasa de 11,8:1 en la naked sport a 10,8:1 en la retro, pero la primera y sexta marchas son más cortas en la RS. Como el par motor es prácticamente el mismo, 98,6 Nm en la sport y 98,5 Nm en la Vintage, pero a 7.700 rpm en la primera por 6.500 rpm en la segunda, la sensación en la RS es más contundente en el rango de uso más habitual en tu día a día. Es como que te llega más directamente a tu alma, contándote historias de otras épocas en clave actual para que disfrutes aún más de tu camino.



Y lo haces, te lo garantizo. Si no habías montado en motos así en su momento, te descubren una forma de entender la conducción deportiva con un encanto muy especial frente al concepto RR hatibual. El manillar elevado, más que en la Z 900 y, por supuesto, mucho más que en una supersport, te traslada a las carreras de superbikes estadounidenses de finales de los 70, el auténtico germen de las pruebas de esta categoría. Si no lo conoces, te aconsejo que busques en Google "Eddie Lawson Kawasaki 21". Las luchas del que posteriormente fue cuatro veces campeón del mundo de 500 cc con Freddie Spencer (o Dave Aldana, Wes Cooley, Steve McLaughlin... ¡me estoy poniendo melancólico!), eran épicas con modelos estéticamente muy similares a la nueva Kawasaki. Afortunadamente para tu cuerpo, el confort es pleno en cualquier medio, ciudad o carretera, bien erguido sobre su mullido asiento de tapizado de época. Esta postura sirve además para tener una visión mejor de su instrumentación respecto a la naked sport de la que deriva, con sus diales analógicos frente a la solución LCD de la Z 900. También incorpora una pantalla digital central con todos los datos necesarios, incluyendo un siempre bienvenido indicador de marcha engranada dado su fervor por subir de vueltas. Incluye uno de los detalles que la identifica como una moto ya totalmente del s. XXI. Dispone de control de tracción KRTC selecconable en dos modos cuyo dígito se encuntra en la parte superior del cuadro. Es desconectable, pero siempre es un descanso saber que unos "bits" trabajan por tu seguridad.



Es una moto deliciosa la mires por donde la mires. En estático por la lograda línea clásica de su depósito-asiento-colín, sin olvidar unas llatas de aleación con aspiraciones de unas de radios. La estética del escape está perfectamente integrada en el conjunto, más cerca de un megáfono que el "robótico" de la Z 900. Lo cierto es que la Kawasaki Z 900 RS también incorpora detalles intertemporales de calado, como el precioso faro redondo retro en el que se inscriben unas ópticas LED de última generación. Y, cómo no, de última generación, como la horquilla invertida o las pinzas frontales en disposición radial, este último un detalle exclusivo frente a la Z 900. De ahí que el comportamiento de sus suspensiones y frenos sean de primera línea. Estas reminiscencias de tiempos pasados solo cobran realidad en la marcha en tus pensamientos, porque en la práctica se comporta como una moto 100% moderna. Pídela lo que quieras, desde viajes de largo recorrido a velocidades respetables, hasta uso intensivo en ciudad o deportivo en tu carretera de curvas preferidas. Responderá con mucha solvencia, y mucho más estilo.

KAWASAKI Z 900 RS: En marcha

Al margen de diferencias técnicas y estéticas, uno de los detalles que más definen la personalidad de la Z 900 RS frente a la Z 900 naked es su sonido. ¡Único!

EN CIUDAD

Las manetas regulables son el colofón a una ergonomía muy adecuada para uso en cualquier circunstancia, también en ciudad. La respuesta del motor ayuda mucho en la sencillez de uso en la urbe, sin la más mínima acritud en la acción de abrir-cerrar-abrir gas. Las vibraciones brillan por su ausencia y en aceleraciones o retenciones es todo suavidad, con unos mandos que te facilitan al máximo la vida. El cambio sigue esta misma tónica, con una sexta que te permite salir desde 2.000 rpm como si se tratara de una moto automática.



EN CARRETERA

Un de los entornos ideales para disfrutar de ella son las carreteras nacionales clásicas. Rodar entorno a 4.500 rpm a 120 km/h se convierte en un placer absoluto. La estabilidad en curvas es excelente y su manejabiliad sin tacha. Solo en autovía a alta velocidad te enfrentas a un "efecto vela" tan desagradable como inevitable. Para eso ya está su hermana Cafe.

KAWASAKI Z 900 RS: Así la vemos

La Z 900 RS te invita a lanzar una mirada al pasado en color verde. Es una acepción similar a la empleada por Yamaha con su serie XSR, también construidas sobre bases naked sport pero aderezadas con los convenientes toques Vintage. Su fundamento sobre la Z 900 no se esconde ni siquiera en su denominación, pero sobre ella dispone de las suficientes exclusividades técnicas como de personalidad como para desmarcarse también en precio. 3.700 € la alejan de su referencia naked sport, una cantidad tan dispar como sus dos visiones de motocicleta. La posición es supernatural, con las estriberas retrasadas en su justa medida y las suspensiones reciben un tarado bastante deportivo. Todo ello conjuga una amalgama de propósitos apta para cualquier iniciativa: ciudad, carretera, autovía... En este último apartado es donde penaliza más, algo lógico dada su definición naked. Una pantalla elevada sería una solución, pero también una herejía.



CON PASAJERO

La clave retro también se traslada al apartado del acompañante. Su posición es también muy natural, con unas estriberas situadas en posición nada radical y un espacio más que suficiente de asiento. Su mullido es notable y al encontrarse solo un poco elevado respecto al piloto, no se encuentra en un piso elevado como es norma en las naked sport. No dispone de asas, pero para eso mejor agarrarse a la cintura del piloto, al modo clásico.

FICHA TÉCNICA

Motor

4T, 4 cil. en línea.; agua

Cilindrada

948 cc

Potencia máximo

111 CV a 8.500 rpm

Par máximo

98,5 Nm a 6.500 rpm

Chasis

Tubular acero

Suspensión del.

Horq. invertida, 41 mm

Suspensión tras.

 Basc. alum., 1 amot.

Freno del./tras.

 2 D. 300 mm/ D. 250 mm

Neumático del.

120/70-17

Neumático tras.

180/55-17

Long. máxima

2.100 mm

Entre ejes

1.470 mm

Altura asiento

835 mm

Cap. depósito

17 l.

Peso declarado

215 kg (en marcha) 

Precio

12.999 € 

 

Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Kawasaki.
Precios del Kawasaki Z900 con ficha técnica y equipamiento completo.
0