Kawasaki J125: Cómo es

Comentar Publicado el miércoles 18 de mayo de 2016

Se lleva hablando de la Kawasaki J125 desde que hace algo más de dos años Kawasaki entró en el mundo de los scooter con su J300. Por fin es realidad.

El original Kawasaki J300, predecesor del nuevo Kawasaki J125, llegó de la mano de KYMCO, un modelo cuya base estaba súper probada, con imagen japonesa y en el segmento scooter, uno de los mercados de la motocicleta con mayor crecimiento. No parecía, sin embargo, o eso me parecía a mí, que fuese lo más acertado empezar con un 300 cc. El mercado de 125 cc es más grande y, puestos a compartir la base mecánica del scooter, ¿por qué no se empezaba por ahí?. Estaba equivocado. Kawasaki ha tenido un gran éxito con el J300 y ahora lanza un 125 basado en aquél, para un mercado más competido y con la experiencia de haber triunfado ya con su primer modelo.

El J125 repite fórmula. Con base mecánica KYMCO (comparte motor y chasis con el SuperDink), el J125 emplea una carrocería más deportiva, unos tarados de suspensión diferentes y elementos exclusivos, como la decoración de las esferas del cuadro, el asiento, una pantalla más corta y su carrocería más deportiva que el taiwanés. De hecho, parte ciclo, carrocería y equipamientos son exactamente los mismos que en el J300; toda una garantía, ya que si aquél con casi 30 CV va bien de todo, ¿qué no hará con la mitad de potencia?

CÓMO ES EL KAWASAKI J125

Es un scooter de gran apariencia. De tamaño medio, parece más pequeño que, por ejemplo, el SuperDink del que deriva, aunque el chasis sea el mismo, gracias a unas formas más deportivas, la cúpula más baja o una zaga más afilada. La forma del frontal, con doble faro, demuestra cierto aire de familia Z. Kawasaki entra en el segmento scooter de 125 cc no solo porque es uno de los mercados más importantes de la actualidad, sino porque también es la puerta de entrada al mundo de la moto. Y eso pesa: Kawasaki quiere criar sus propios fieles a la marca, que puedan empezar con esta 125 cc y después escalar por la gama de motos más grandes.

Es un scooter nuevo, cierto, pero cuenta con cierta ventaja a pesar de ser el último en llegar. El motor KYMCO 125 es uno de los mejores de la categoría y a estas alturas está más que probado como rápido, fiable y suave. Monta un asiento específico Kawasaki J (el mismo que en el 300), muy cómodo a la vez que estrecho, lo que permite muchas horas de scooter y al tiempo bajar los pies con comodidad. También se ha practicado un rebaje en las plataformas del scooter, de forma que por donde bajan los pies es muy estrecho y no hay obstáculos.

En este asiento, una de las modificaciones que observarás con respecto al KYMCO original es que no permite dejar dos cascos en el hueco. Es, en el fondo, el resultado de una decisión lógica: el asiento del KYMCO levanta la parte delantera para poder albergar debajo ese segundo casco. En Kawasaki han decidido que es mejor un asiento más cómodo (en el KYMCO te quedas algo encajonado) aún a costa de sacrificar ese espacio para un segundo casco. ¿Qué usas más; ese segundo hueco o el asiento? Además, siempre puedes recurrir a un baúl, que incluso la marca ofrece como accesorio oficial en tres medidas.

Piloto trasero de LED, caballete central y pata de cabra, gancho portabolsas, cuadro de dos esferas y pantalla digital, manetas regulables en distancia, enchufe de 12v dentro de la guantera, sensor fotosensible para encender la luz del cofre...es un scooter tan bien equipado como puedes esperar y solo se nos ocurre reprocharle que no tiene cerradura en la guantera frontal.

Está ya disponible en la red de concesionarios. Para la gama de este año habrá unidades en blanco o negro desde 4.199€ (3.799€ en promoción hasta finales de marzo) y la "Special Edition" (SE) que, como ya sucede con el 300, incorpora los colores "oficiales" negro y verde por un sobrecoste de 150€. Y en opción, frenos ABS Bosch, por sólo 400€ más.

0
Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Kawasaki.
Precios del Kawasaki J 125 con ficha técnica y equipamiento completo.