Nuevo gobierno: tres peticiones de la industria de la moto

Publicado el sábado 18 de enero de 2020
ANESDOR

La puesta en marcha del nuevo gobierno da pie a la patronal de la industria de la moto ANESDOR a plantear tres claves en la que trabajar en el sector de cara al futuro.

La interinidad del gobierno de los pasados meses hasta enero de 2020 tenía paralizada la habitual y necesaria comunicación entre los actores del sector de la moto, como la relación entre la industria y los ministerios correspondientes, en la concreción de una serie de temas con largo recorrido y que todavía requieren definirse. En una etapa en la que se espera que las normativas medioambientales marquen el paso de las dediciones de futuro, con un amplio efecto en contextos productivos y económicos, la moto debe recibir la relevancia que le corresponde por sus evidentes beneficios a la sociedad.

En la patronal del sector de la moto, ANESDOR, recopilan las necesidades inmediatas de esta relación en tres vertientes.



Por un lado la seguridad. Los datos de accidentalidad reflejan un incremento que rompe una tendencia hasta hace pocos años positiva en cuanto a su reducción. También es evidente que este incremento es menor que el del incremento del parque que está viviendo nuestro país. No obstante, estas cifras reflejan la necesidad de seguir implementando medidas y estudiando soluciones para regresar a curvas de pendiente negativa. En palabras de ANESDOR, "las motos son cada vez más seguras gracias a las inversiones en investigación y desarrollo de los fabricantes, pero la antigüedad media del parque en España, superior a los 15 años, no contribuye a que esto se plasme como debería en las carreteras. Esperamos el despliegue del plan medidas en materia de seguridad vial previsto por la Dirección General de Tráfico y que estas medidas, consensuadas con la industria, contribuyan a mejorar la siniestralidad". La mejora y adaptación en la infraestructuras, una regulación común en el ámbito de los ayuntamientos o medidas como el equipamiento obligatorio de guantes, están en la agenda.



Otro capítulo no menor es el de la fiscalidad. No se trata de la petición de menores impuestos para el sector, pero sí de reglarlo de modo que no se mantenga la actual situación en la que vehículos que contaminan menos que otros estén sujetos a tributaciones superiores. Este es el caso de las motocicletas frente a parte del parque de automóviles. Una consecuencia clara de estas medidas significaría un incremento de ventas de motocicletas, lo que reduciría uno de los principales problemas del sector, la antigüedad del parque, lo que sería sinónimo de modelos más seguros y menos contaminantes. Además, el impacto directo en actividad económica y empleo en un sector no marginal en nuestro país sería otro aspecto de signo positivo.

Por último, los temas de movilidad y medioambiente son fundamentales para concebir el segmento de la moto en el futuro. Según explica José María Riaño, Secretario General de ANESDOR y miembro activo en la patronal europea del sector ACEM, "las motos son una solución eficiente para descongestionar el tráfico, racionalizar el gasto en transporte y enfrentar los retos del cambio climático y mejorar la calidad del aire. Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, las motos producen unas emisiones de CO2 próximas a los datos por pasajero y kilómetro de los autobuses y muy inferiores al resto de vehículos privados motorizados. De este modo, "la moto es un vehículo muy eficiente en sus emisiones y la administración debe tenerlo en cuenta a la hora de establecer las restricciones al tráfico en las ciudades".

Especial MotoGP2020
0