Industria y mercado Valor "made in spain"

Michelin en Lasarte, referente mundial

Comentar Publicado el lunes 13 de junio de 2016
Neumáticos motos Michelin

En la fábrica guipuzcoana de Michelin en Lasarte se fabrican la práctica totalidad de los neumáticos radiales de altas prestaciones de moto que la marca francesa vende en todo el mundo. ¿Lo sabías?

El grupo Michelin dispone de 68 fábricas repartidas por 17 países de casi todos los continentes. Una de ellas, la de Lasarte (Guipuzcoa), está especializada en la confección de neumáticos radiales para motos de altas prestaciones. Otra de las fábricas del gigante francés, situada en Tailandia, también fabrica neumáticos radiales, pero de gama inferior. Por tanto, todas las motos de media y gran cilindrada calzadas con neumáticos Michelin radiales a lo largo de todo el mundo equipan gomas fabricadas en España.



Y no solo hablamos de neumáticos de calle. Todos los de competición, excepto los de MotoGP reservados para la central en Clermont-Ferrand por motivos logísticos, también salen del centro de producción vasco, donde además se encuentra un departamento de I+D. Esta fabricación Premium es resultado de la extensa historia de la factoría española. Sus orígenes datan de 1932, por lo que ha atravesado multitud de sucesos históricos, como la Guerra Civil Española, la II Guerra Mundial... o la última crisis económica.
Este último suceso es el que ha provocado la especialización de la fábrica vasca en este tipo de neumáticos de motos, lo que le ha servido para su supervivencia y como garantía de futuro. Su mano de obra (actualmente 547 empleados) es altamente cualificada y en sus instalaciones se encuentra maquinaria que la firma mantiene en un inexpugnable secreto. Su producción anual es de 9.000 toneladas de neumáticos, más de un 93% dedicado, lógicamente, a la exportación.

200 materias primas en un neumático Michelin

De ahí que la visita que hemos tenido ocasión de realizar en formulamoto.es a la fábrica vasca haya sido un auténtico privilegio. La pulcritud, silencio y diseño de su interior, manteniéndose la cubierta y los suelos de época, lo convierten en un verdadero santuario. Un profano no puede imaginar cómo de unas planchas de textil mezclado con goma se puede obtener el componente más esencial para el correcto comportamiento de tu motocicleta. ¿Sabías que intervienen hasta 200 materias primas en la confección de un neumático?

El proceso de producción de un neumático se divide en cuatro pasos fundamentales. En una primera etapa se confeccionan las lonas que conformarán las capas del neumático. Se almacenan en bobinas, cada una con el compuesto adecuado para cada tipo de neumático de forma que sea fácil su transporte hasta la máquina que los mezclará más adelante. Esta mezcla se obtiene mediante extrusión y es el proceso previo al ensamblaje con la capa de goma en la que ya el neumático va tomando la forma definitiva. Tras la cobertura de la sección de hilos a 0º de su estructura radial y la instalación de la última capa de goma, un proceso finalizado de forma manual, se pasa a las máquinas de cocción y vulcanizado. Cada neumático se somete a una presión de unos 16 bares a 180º C de temperatura durante unos 10 minutos. Aquí recibe el dibujo de su banda de rodadura mediante la expansión en el interior de los moldes. Por supuesto, cada neumático requiere una máquina de cocción específica.

Lo que no te puedes imaginar de los neumáticos Michelin

Si todo este proceso parece de ciencia ficción, no concibiendo a priori cómo de una plancha de tela se puede obtener el neumático que finalmente vas a montar en tu moto, te puedo decir que lo más extraordinario de todo el proceso de creación de un neumático para motocicleta de Michelin viene al final. Cuatro operarios controlan uno a uno si cada goma incorpora el más mínimo defecto. ¡Uno a uno, es decir, el 100% de la producción! Por si esto fuera poco, una máquina analiza en una simulación de condiciones reales de rodamiento su funcionamiento, por lo que se puede afirmar que la garantía de que un neumático llegue al punto de venta con sus propiedades al 100% es prácticamente total.

Este aspecto de seguridad es fundamental en Michelin. A ello se suma el proceso de trazabilidad que sigue cada neumático, por lo que es posible saber en cada momento dónde está el origen de cualquier problema desde el inicio hasta el final de la fabricación mediante códigos de barras y herramientas informáticas.

Para finalizar, te voy a relatar un suceso que vivimos en fábrica en primera persona y que da una idea de hasta qué punto se lleva al extremo todo lo relacionado con la calidad del producto. En un punto dado del proceso de producción, uno de los integrantes de la visita a la fábrica cogió uno de los numerosos aros metálicos que sirven para finar el talón del neumático a la llanta. En ese momento, uno de los trabajadores se dirigió a esta persona, le explicó sus características y finalmente se lo quedó diciendo que ese componente ya no era útil porque había estado en contacto con la humedad de la mano, perdiendo propiedades. El asombro de nuestro compañero era aún mayor que su sentimiento de culpabilidad...

0
Nuestros vídeos en

Las 10 principales novedaes de 2018
Estas son las mejores novedades desveladas en el pasado Salón de Milán

Especial MotoGP