Prueba Hyosung Aquila GV 125 S: Con un par de... cilindros

Publicado el jueves 03 de enero de 2019
Prueba Hyosung Aquila GV 125 S: Con un par de... cilindros

Supongo que si te interesan las 125 cc de estilo custom, ya conoces la Hyosung Aquila. Ha sido, durante muchos años, una de las pocas opciones con motor de dos cilindros. Ahora, con la nueva versión S, seguirá ocupando esa posición de mercado, pero no tiene nada que ver con lo que conoces.

La Hyosung Aquila GV 125 S es una moto completamente nueva. Por chasis, motor, carrocería, estilo o comportamiento, estamos ante un modelo completamente distinto. Solo comparte con su antecesora la estructura de motor de dos cilindros y la denominación de Aquila, algo que podían haber cambiado para enfatizar, precisamente, que estamos ante una moto nueva. Ahora bien, Aquila, después de todos estos años, es prácticamente sinónimo de custom bicilíndrica, por lo que por ese lado, quizá el equivocado proponiendo el cambio de nombre hubiese sido yo. No es solo cuestión de que la moto haya cambiado. Incluso el estilo, sin salir de las líneas custom que debe tener una Aquila, ha cambiado. Si la anterior era un custom de imagen clásica, ésta tiene todo el estilo de las versiones más sport. Si la primera quería parecerse a la Harley-Davidson Dyna, ésta está más en la línea de una Sportster a escala 125 cc.

En Hyosung han ido más allá incluso que los americanos en la búsqueda de deportividad custom para su moto. El motor V-Twin de nuevo diseño es verdaderamente potente y se acerca, tanto en prestaciones como en respuesta, a las más potentes y deportivas 125 cc del mercado, algo que lógicamente en Harley no buscan con sus motores 883 o 1200 cc.



Es una moto diferente a cualquier custom del mercado actual. Ese "puntito sport" de la carrocería se ve refrendado por la capacidad del motor. En equipamiento es, además, una moto ajustada. No dispone de grandes lujos, pero tampoco se echa nada importante en falta y ello ayuda a un precio llamativo: 3.795 € para una moto con un auténtico motor V-Twin2 se nos hace muy atractivo.

Se trata de un nuevo punto de partida para Hyosung. Por un lado, esta nueva Hyosung Aquila GV 125 S está en condiciones de enfrentarse a las nuevas custom que están volviendo a aparecer en los últimos tiempos con armas más que potentes. Y, por otro, no estaría nada mal que de la misma forma que la anterior plataforma mecánica de las Aquila 125, digamos "clásica", acabó en el chasis de la Comet para convertirse en naked y en deportiva de acceso, este nuevo V-Twin más ligero y cerrado sería una fantástica base para hacer lo mismo. Mientras esto sucede o no, por ahora, nos conformamos con esta custom con un par de... cilindros.

CÓMO ES LA HYOSUNG AQUILA GV 125 S

Como te comentaba, esta Aquila GV 125 S tiene bien poco de Aquila, y valga el juego de palabras. A la vista está ese cambio de filosofía que acerca la moto al estilo Sportster de H-D, pero cuando profundizas más ves que efectivamente todo es nuevo.

El propulsor ha pasado de los 72º de ángulo entre cilindros a solo 60º. Esto consigue una imagen más auténticamente custom, pero además es más ligero y compacto, beneficios que se han querido extender después al resto del diseño de la moto. Cuenta con refrigeración por agua y las culatas incorporan tres válvulas cada una, algo que en marcha se aprecia claramente. De las tres, dos son de admisión, con una más grande de escape. Esta característica le da gran capacidad de subir de vueltas y una curva de potencia algo puntiaguda, aunque para compensar se ha querido hacer un motor de los llamados de carrera larga (42 x 45 mm), solución tradicional cuando buscas par y respuesta desde abajo. También el cárter se ha reducido de tamaño con respecto a su antecesora, pero mantiene el cambio de cinco velocidades, con nuevas relaciones.



El chasis también es completamente nuevo y se ha buscado hacer una moto más compacta, ágil y ligera, con la consiguiente ventaja en prestaciones. La moto es 20 centímetros más corta que la anterior Aquila y la altura de asiento se mantiene en unos muy asequibles 710 mm. El bastidor es de tubo de acero y añade una horquilla telescópica de 35 mm de diámetro, de estilo convencional, pero con las barras cubiertas por fuelles. Detrás, dos amortiguadores simples completan el conjunto de suspensiones. Y en los frenos, dos discos muy generosos (270 mm delante y 250 mm detrás), se completan con un sistema de frenada CBS. Ciertamente, las medidas de los discos son un tanto exagerados para las prestaciones de la moto, aunque siempre es mejor que sobre que no que falte. También destacan a simple vista las dimensiones de las ruedas, con cierto balón: 120/80 en llanta 16" delante y detrás, con llanta 15", en medida 150/80.



El equipamiento es el justo y adecuado en una moto así. No hay caballete central y no sería fácil ni siquiera de emplear en una moto tan baja. Porta una pata lateral con desconexión del motor si metes una marcha con ella desplegada. El cuadro está bien conseguido, minimalista, pero bastante completo, con un gran cuentavueltas analógico y una pantalla digital, pequeña, pero legible, que incluye velocidad, kilometraje con dos parciales, nivel de gasolina y temperatura de agua. Dentro de la esfera del cuentavueltas hay testigos que completan la información necesaria.

CÓMO VA LA HYOSUNG AQUILA GV 125 S

Tambien en marcha la Hyosung Aquila GV 125 S es diferente. Es distinta a su predecesora (mucho, diría yo), pero también a la competencia, a otras custom 125 que hayas probado. Y tampoco es como a primera vista te la esperas.

Para empezar, efectivamente el tamaño es muy compacto, nada que ver con la anterior Aquila, del mismo tamaño en 125 cc que en 250 cc y equivalente al de una 500. Recuerda, en tamaño, a las custom monocilíndricas de las últimas generaciones, como Macbor Rockster o Keeway K-Light. Sin embargo, de cerca, gana puntos con unos buenos acabados y componentes de notable calidad.



Sobre ella tienes una posición un tanto "plegada". Llevas los pies en una posición muy natural, pero las manos algo adelantadas. Con el asiento tan bajo, te quedas un tanto doblado. Si llevas algo en los bolsillos delanteros del pantalón (un móvil, por ejemplo), te darás cuenta. Eso sí, con este asiento, en una moto estrecha por donde bajan las piernas, es muy fácil moverte en parado.

La arrancas. Requiere que cojas siempre el embrague, como ocurre con las Suzuki o las Triumph. Y el sonido es ronco, pero más similar al de una monocilíndrica que el que te puedes esperar de su V-Twin. Además, la inyección, en concreto la bomba de gasolina, suena bastante, y el motor no es capaz de "acallarla". Sin embargo, no exhibe ninguna vibración ni ruido mecánico. Ha mejorado mucho en este sentido.



Embrague y mandos están en buena posición. Son suaves y precisos. Metes primera y sales. No es especialmente potente a bajas vueltas. Se trata de un bicilíndrico y entrega 14 CV, pero si te fijas en los datos técnicos verás que el par máximo se sitúa a 9.250 rpm. Por tanto, si quieres salir deprisa tendrás que subirla de vueltas. El cambio es preciso y va bien, pero curiosamente (en esto recuerda a los viejos cambios de Bultaco), cuando vas a parar tienes que meter el punto muerto antes de que las ruedas se paren. Con la moto detenida, se convierte en tarea imposible.

En la ciudad es una moto agradable. Gira bastante bien y es estrecha. Vas sentado algo bajo, pero pasas bien entre los coches. Es cómoda de suspensiones y el motor, que como te digo requiere vueltas para ir bien, parece ir "pidiendo guerra", pero no es algo que incomode. En carretera la moto va muy bien. Acelera con contundencia y el motor prefiere que lo subas de vueltas hasta arriba. No se queja cuando toca la banda roja del cuentavueltas y, en el fondo, acaba siendo mejor aquí arriba que abajo, algo curioso en un motor V-Twin de una moto custom. Pero siendo así, se echa de menos un cambio de seis velocidades que permita aprovechar al completo esos 14 CV. Se tumba bien, con cierto límite en las estriberas, resultando noble y divertida de llevar.



Los frenos es el punto más crítico de esta nueva Hyosung Aquila GV 125 S. Equipa dos discos, uno en cada tren unidos por un sistema de frenos combinados CBS. El problema está en un exceso de frenada, porque la moto frena mucho. A ello hay que añadir la falta de tacto que comportan casi todos los sistemas combinados. El efecto es que frenas de atrás, tocas la maneta y notas que la moto se clava en el sitio, lo que sobre un suelo resbaladizo requiere estar alerta. La solución es aprovechar todo lo que puedas el freno trasero mediante el pedal derecho, aunque ello, por supuesto, no garantiza un tacto perfecto.

ASÍ VEMOS LA HYOSUNG AQUILA GV 125 S

Hyosung ha realizado un gran trabajo con esta nueva Aquila GV 125 S. La progresión en la calidad de acabados es obvia y se aprecia incluso en su forma de andar. En carretera es una buena alternativa teniendo en cuenta su estilo custom. Es una de las más rápidas de la categoría (107 km/h reales), aunque este propulsor "deportivo" requeriría una marcha más para poder aprovecharse en su totalidad. En ciudad es tan compacta y ágil como una monocilíndrica de las más ligeras entre las custom, por lo que es una buena opción. Detalles como un motor un tanto necesitado de vueltas para ir en su sitio y frenos bruscos a poco que te pases, son los únicos puntos que requieren adaptación. El pasajero tiene poco sitio y ninguno donde agarrarse, aunque sí estriberas. En cualquier caso, agradecerá tener que subir solo en trayectos cortos y ocasionales. Es cómoda y equipa lo justo y necesario en una moto con su filosofía. En autovía es más rápida que otras custom, pero al final, con poco más de 100 km/h reales, tampoco es una moto para viajar, como ocurre con casi todas las 125 cc.


Más información de la Hyosung Aquila GV 125 S

0