• Compartir en WhatsApp
  • Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en YouTube
  • Síguenos en Instagram
  • Contacta con formulamoto.es
  • RSS
Sucríbete a la newsletter Kiosco de revistas LUIKE

Prueba Husqvarna Vitpilen 701: Números primos

Publicado el lunes 21 de diciembre de 2020
Husqvarna Vitpilen 701

701 es un número primo. Solo es divisible por sí mismo y, lógicamente, da 1, o entre 1 y su resultado es 701. En ese sentido no cabe duda que el nombre está bien escogido: el concepto de la Husqvarna 701 solo cabe en la misma Husqvarna 701.

Es cierto que hay más "setecientos uno". Están las supermotard y enduro con este motor, pero tienen poco que ver. Además tienes una preciosa y divertida Svartpilen 701, que es, siguiendo con el jugo de palabras, "prima" de esta. Pero como la sueca Husqvarna Vitpilen 701 pocas motos encontrarás, por no decir ninguna.

Nació como prototipo de salón. Es una de esas motos que se diseña y construye, en su primera unidad, para llamar la atención en el stand del evento de turno y demostrar algunas de las capacidades de diseño o tecnológicas de la marca. En este caso, tras la incorporación de Husqvarna al grupo KTM se trataba de mostrar al mundo la capacidad de innovación en diseño de la marca de origen sueco y poner de manifiesto que es una de las marcas más antiguas del mundo cuyas raíces van más allá de los modelos off road. Había que dibujar una moto diferente, rompedora en lo que a estética se refiere, y hacerlo con cierto estilo retro, un segmento cada vez más de moda, para poder "casar" estos prototipos con el eslogan que la marca suele emplear incluso en el cuadro de la Vitpilen al dar el contacto: "Since 1903" (desde 1903). Para no partir (ya no se recurre a ello casi nunca) de una de esas maquetas "de cartón piedra" que no pueden ser motos reales, se recurrió a la plataforma de las KTM Duke 390, dando lugar a aquellas primeras Svartpilen 401 y Vitpilen 401.



El éxito fue inmediato. Fue de esas veces en las que la acogida de los que vieron aquellas motos, yo entre ellos, ya se veían rodando sobre cualquiera de las dos. No sé si la idea de la marca era comenzar desde ya su producción (daba la apariencia que no), pero desde luego si tenían dudas, en aquela primera ocasión se despejaron de golpe. Fue en el Salón de Milán 2014. Un año después, cuando ya se mostraban las 401 en versión casi definitiva, se mostró el prototipo de la 701 con el mismo concepto, pero esta vez con la base mecánica monocilíndrica grande de la marca: las 690 de KTM.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de todas las HUSQVARNA del mercado

En la gama 2020 denominada "Street", donde se engloban las dos 401 y las dos 701, Husqvarna ha introducido cambios. En el caso de nuestra protagonista, la Vitpilen 701, además de incorporar el precioso color azul que ves en las fotos, son nuevas las llantas de radios de 17" y sus estriberas mecanizadas. Por lo demás sigue siendo la misma café racer que no sabes si clasificar como neo retro o como futurista, con esas líneas rectas y angulares mezcladas con el faro redondo o las llantas de radios. Por dentro, el chasis multitubular, con un basculante muy largo para asegurar tracción con el motor conocido de 693 cc de un solo cilindro, completa un conjunto que puede parecer que quiere llevarte a décadas pasadas como deportivas "mono". Nada más lejos de su intención. Súbete y verás.



CÓMO ES LA HUSQVARNA VITPILEN 701

Pocas motos requieren menos explicaciones sobre cómo son. Esta Husqvarna, con su carrocería minimalista, deja poco a la imaginación, como diría un censor de los años 60 sobre aquellos primeros bikinis. El chasis es el multitubular en acero que comparte con la Svartpilen, pero específico de estas motos. Se trata de la misma tecnología y lógica constructiva que las KTM Duke o que las Husqvarna 401, pero es diferente en sus ángulos y medidas, ya que ha sido desarrollado específicamente para ellas. Las suspensiones se encomiendan a WP, la marca propiedad del grupo, y se monta una horquilla invertida WP Apex de 43 mm y detrás un monoamortiguador progresivo sobre bieletas, en ambos casos con regulación. Los frenos, con un único disco en cada rueda, van ayudados por un ABS Bosch y emplean una pinza radial delantera de Brembo sobre el disco de 320 mm de diámetro.



El motor cubica exactamente 692,7 cc y es de carrera muy corta, con 105 mm x 80 mm de diámetro por carrera, en un monocilíndrico de alta cilindrada que busca comportarse justo al contrario de los conceptos clásicos: nada de ser potente abajo y muy poco capaz de subir de vueltas, sino que este lo hace "como un demonio", para una respuesta muy viva. Monta acelerador electrónico, lo que ha permitido implementar un control de tracción que le viene perfecto, en una moto muy ligera (158 kilos sin gasolina). Equipa embrague antirrebote APTC, asistente de cambio de doble acción y entrega 75 CV a 8.000 rpm y 72 Nm de par a 6.750 rpm.



Todos los modelos NAKED del mercado

El equipamiento es el que te esperas encontrar en una moto así, es decir, no hay elementos superfluos, pero tampoco le falta detalle. Al ya mencionado "quickshifter" de serie o control de tracción, súmale la iluminación LED, con el faro principal también en esta tecnología. Incorpora tijas en aluminio, porta matrículas anclado al basculante, semimanillares bajos, estriberas mecanizadas y, en resumen, todo lo que aporte elevado nivel de acabados, como el tapón de combustible específico, con el logo de la marca grabado. Pero no hay mapas de potencia, cuadro TFT ni otros elementos ya casi típicos en deportivas de nivel. Eso sí, de estos, el único que de verdad puedes echar en falta es un cuadro más elaborado- Incluye un digital esférico, que por fuera se combina con el estilo de la moto, pero en LCD monocolor, algo pequeño y escueto. Si mi memoria no me falla, es el mismo que llevaban (o al menos el mismo estilo) las KTM Duke 125/390 de primera generación.



CÓMO VA LA HUSQVARNA VITPILEN 701

Te voy a contar una anécdota. Alguien, durante esta prueba, al ver la moto me preguntó "¿por qué pone TOY (sería TOI) en el depósito?". Y no, no pone TOI, sino 701, como cualquiera que conozca la moto sabe, pero me dejó pensando. Sería también un buen nombre para una moto así. Da en el clavo de cómo va, porque la moto es un juguete, un juguete sofisticado, con el que no cualquiera se va a divertir jugando. Además elegante, diferente y llamativo.

No es una moto baja. Engaña a la vista, ya que no lo parece al ver tan poca carrocería por encima de la mecánica. Pero si te fijas, es muy recta y apenas baja la línea del depósito. Eso hace que el asiento esté a 830 mm de altura, lo que significa 5 mm más alta de asiento que una Ducati Multistrada 1260 S con el asiento en su posición baja. Tampoco es una moto "blanda", ni de suspensiones ni de asiento, por lo que no cuentes con que va a bajar mucho cuando te subas. No es fácil llegar bien al suelo por debajo del 1,70 m de estatura, desde luego.



La posición sobre ella es bastante radical, con las manos bajas, el trasero alto y los pies atrás. Es bastante más "racing" de lo que te esperas nada más verla, por esa altura de asiento con respecto al depósito. Los mandos tienen buen tacto y se encuentran en posición adecuada, por lo que no necesitas especial adaptación a ellos. En marcha el sonido es el que te esperas, grave, ronco, rápido de respuesta cuando das un golpe de gas. Es un motor diseñado para el enduro y se le nota.

Ya en acción te encuentras con una moto ruda, que no difícil o brusca. Responde rápido al gas y si la dejas caer de vueltas por debajo de donde prefiere estar, tose y cabecea. Le gusta más la carretera y la velocidad, aunque en ciudad se lleva bien. No obstante, ahí cargas peso sobre las muñecas y la espalda y la nuca se resienten. Sales a la carretera y es donde la Husqvarna Vitpilen 701 demuestra que es donde le gusta estar, aquí o en la puerta de una terraza, atrayendo todas las miradas.



El motor es una pasada de empuje y de vitalidad. Tienes 75 CV que dan mucho de sí. Hay algunas vibraciones a ciertos regímenes, pero nunca molestan y es parte de la moto. Para ser un monocilíndrico de este tamaño y prestaciones, desde luego son absolutamente asumibles. Cambia de marcha con precisión y velocidad, sin cortar ni tocar embrague y reduce también perfectamente sin tocar la maneta izquierda. Eso añade emoción al pilotaje, sin duda, y hace que la sensación de aceleración sea muy divertida. Al llegar a las curvas tienes la sensación de ir montado en un bisturí, que entra y sale por donde tú has visto antes en tu mente: precisión total. Es alta y eso hace que no tengas sensación de ir muy tumbado a veces, pero dispones de buen tacto de tren delantero y permite frenar fuerte y entrar muy deprisa en curvas. Es ligera y cambia de lado en curvas enlazadas manteniendo esa precisión y buen tacto.



En la autovía se defiende también mejor de lo que te esperas dada su protección aerodinámica cero. El cuadro va muy bajo y plano, no te va a tapar nada, no como en otras naked. Pero la posición tan "racing" permite que pruebes a tumbarte sobre el aire, que te sujeta a cierta velocidad, y te deja viajar a esa velocidad sin excesivo cansancio. Ahora bien, esa velocidad dependerá de ti, de tu envergadura y posición de conducción para poder apoyarte sobre ese cojín de aire. Pero tampoco es una moto pensada para cruzar el país. Un depósito de 12 litros no admite una autonomía enorme. Y el asiento, precioso y bien integrado, está duro, por lo que al cabo de un rato notas perfectamente en los muslos no sé si los bordes del asiento o de la carrocería, pero ahí está.

LO MEJOR

-Estética exclusiva

-Comportamiento de chasis

-Motor diferente, excitante y divertido

MEJORARÍA CON

-Asiento alto y duro

-Protección aerodinámica nula

-Instrumentación



ASÍ VEMOS LA HUSQVARNA VITPILEN 701

En carretera: 4

En ciudad: 2

Pasajero: -

Confort: 2

Equipamiento: 3

Autovía: 3

(Puntuación de 1 a 5)

Los prototipos de salón pocas veces salen del stand y llegan a la calle. Esto es porque muchos de ellos pueden ser atractivos visualmente y encerrar conceptos nuevos muy llamativos, pero difícilmente aprovechables en la calle. O son caros de hacer o serían tan incómodos o poco funcionales que deben quedarse donde están, sin salir de esos salones. Las Husqvarna Vitpilen sí dieron ese paso a motos del mundo real. Es un modelo funcional y divertido de llevar, pero con las limitaciones impuestas por su particular, y preciosa, estética y terminación. Esa imagen "café racer futurista Vitpilen" impone altura de asiento, manillares bajos y cero protección aerodinámica. Cuando además cuentas para impulsarla con un motor diseñado para el enduro, con buenos medios pero con "narices" arriba del todo, con nervio y empuje si abres mucho gas, obtienes una moto divertida en la carretera e impactante en lo visual. Eso conlleva costes: en la ciudad es alta y algo brusca, es dura de asiento y de posición radical o el equipamiento es el necesario, pero nada más, y en al autovía, si bien puedes hacer kilómetros con ella, no es la más aconsejable para viajar. Si tienes claras sus virtudes, te importará bien poco.

Fotos: Miguel Méndez



Más información de la Husqvarna Vitpilen 701

 

Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Husqvarna.
Precios del Husqvarna con ficha técnica y equipamiento completo.
0