• Compartir en WhatsApp
  • Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en YouTube
  • Síguenos en Instagram
  • Contacta con formulamoto.es
  • RSS
Sucríbete a la newsletter Kiosco de revistas LUIKE

Prueba Honda SH 125i 2020: Rozar la perfección

Publicado el lunes 25 de mayo de 2020

Hace más de 35 años Honda inventó el concepto de rueda alta con el primer SH. Ocho generaciones después está claro que tanta experiencia ha servido para hacerlo cada evolución mejor. El nuevo Honda SH 125i 2020 está ya muy próximo a ser perfecto.

Pocas veces, en esto de analizar motos, se puede ser tan rotundo como para afirmar que un vehículo es casi perfecto. Pero una de esas escasas ocasiones es esta: la prueba del nuevo Honda SH 125i 2020. Se parte de una base, la generación anterior, ya realmente buena, lo cual si por un lado pone la cosa fácil (el punto de partido es óptimo), al tiempo lo complica, porque ¿dónde mejorar? Pero Honda lo ha hecho muy bien, ahora bien, partiendo prácticamente de cero.

Porque realmente la base empleada para desarrollar este SH es una hoja en blanco. Se trata de una evolución completamente nueva, tanto de chasis como de motor o carrocería y equipamiento. Ese punto de partida que ha permitido acercarse aún más a la perfección es realmente su experiencia, el conocimiento de la marca sobre cómo debe ser este scooter. En su diseño ves ese estilo propio, esa semejanza de familia. En sus características observas que sigue siendo un SH con todas las de la ley. Pero cuando pones al lado la ficha técnica de este y del anterior, descubres grandes diferencias. Sigue siendo un SH, pero una vez más, es mejor. Y ya no es un Scoopy.



Fíjate en este detalle, aunque solo sea anecdótico: hace ya muchos años que "los Scoopy", como este, no son Scoopy. De forma oficial este scooter se denomina Honda SH 125i y en ningún lugar (ni en la propia moto ni en la comunicación oficial de la marca) indica el término Scoopy. Ese fue un nombre que se utilizó en las primeras versiones de este scooter, hace casi 30 años, en España. Después dejó de utilizarse, pero es tan pegadizo, tan definitorio, que la gente no ha dejado de utilizarlo. Ten claro que este scooter que ves se llama SH 125i: Scoopy, realmente, fueron solo hasta la llegada del 4T, en 2001, en el que ya no ponía en ningún lado ese nombre.



Pero permíteme el juego de palabras: este Scoopy que no es Scoopy es el mejor Scoopy hasta ahora. Como siempre, las llantas de 16" y el suelo plano siguen siendo las señas de identidad del SH. Si analizas historia de este scooter verás que ha ido, con el tiempo, derivando cada vez hacia el lado más Premium del segmento que inventó. Al principio era simplemente el único rueda alta. Después, ya con los cuatro tiempos hubo versiones que se vendían al tiempo con disco de freno trasero o tambor, y en otros casos con ABS opcional. Siempre hubo una versión un tanto más económica y otra un poco más exclusiva. Hace ya unos años se lanzó el Honda SH Mode como opción más asequible de la familia y desde entonces el SH "grande" ha ido cada vez añadiendo equipamiento para ser, además del decano de los rueda alta, cada vez un scooter más elegante y Premium.



Ahora, en la gama 2020 es más rápido, más potente, más ágil, estable y más equipado. Es, realmente, el mejor de una familia que siempre han destacado por ser los mejores en lo suyo. El precio no es su guerra. La versión base parte de los 3.800 € con baúl estándar, 190 € más si quieres el baúl "inteligente" que reconoce la llave a distancia y se desbloquea automáticamente. Estas cantidades las consideramos razonables para lo que se ofrece: el lujo de llevar el mejor Scoopy que no es Scoopy.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de todas las Honda mercado

CÓMO ES EL HONDA SH 125i

Un nuevo chasis en tubo de acero permite el suelo plano y un hueco bajo el asiento más grande que en el anterior. Admite 10 litros más de carga, pasando el depósito de gasolina a situarse bajo el suelo. Es 10 mm más largo, 400 gramos más ligero que el anterior y con geometrías similares a las que ya disponía la versión precedente. Se han modificado el ángulo de la articulación del anclaje del motor y el de la suspensión trasera para mejorar el control y el confort sobre la moto. Se mantienen los discos de 240 mm delante y detrás, así como el ABS de serie en ambos trenes y, cómo no, las llantas de 16".

El motor también es nuevo y, por primera vez, un cuatro válvulas. Se ha denominado "eSP+", (enhanced Smart Power Plus) y su diseño ha comportado retoques en casi todas las áreas. Exhibe nuevas cotas de cilindro, ahora con un pistón de mayor diámetro, sin perder esa carrera larga (53,5x55,4 mm) que le otorga mejor respuesta en bajos y medios que los motores de mayor diámetro que carrera y se ha aumentado la compresión en 0,5 puntos: de 11:1 a 11,5:1.



Por supuesto, cuenta con un amplio despliegue tecnológico de última generación destinada a aumentar la eficiencia. Así descubrimos un cilindro estriado para un bajo consumo de aceite y mejor refrigeración, posición descentrada de ese cilindro que reduce las pérdidas por fricción y, desde luego, los ya conocidos sistemas de detención del motor al ralentí (Idle Stop) y radiador lateral integrado en el propio bloque. Este segundo sistema implica menor peso y menores pérdidas al requerir menos fuerza necesaria para mover el agua. El primero, como es lógico, consigue desperdiciar menos gasolina al pararse cuando te detienes, además de ahorrar piezas en el motor. El propio generador de corriente, el alternador, invierte el giro para convertirse en arranque, en lugar de encargar estas dos funciones a dos piezas separadas. Es decir, no lleva un motor de arranque clásico.



También el equipamiento presenta muchas novedades. La más visible es la nueva posición del faro, que pasa a estar en el escudo en lugar del manillar. Un nuevo cuadro LCD en negativo (fondo oscuro) le otorga un aire más elegante, además de ser muy legible. Incorpora ahora un enchufe USB en el cajón, un nuevo sistema de apertura de la tapa de la gasolina, que se desplaza hacia afuera y hacia un lado cuando pulsas el botón de apertura, al lado del pomo de contacto. Mantiene toda la iluminación de LED y el sistema de llave de proximidad Smart Key, pero es la inclusión, por primera vez en los SH del sistema de control de acción desconectable HSTC la verdadera estrella de este capítulo.



Todo ello se inscribe en una nueva carrocería, muy atractiva y de estilo innegablemente Premium. En el innovador hueco bajo el asiento de 28 litros cabe sobradamente un casco integral y más objetos, por ejemplo el casco jet del catálogo oficial de Honda que puedes incorporar bajo el asiento del Integra 750, a lo que hay que sumar el baúl de serie, que en opción puede pedirse, como ya hemos comentado, con el sistema de desbloqueo automático conectado a la llave de proximidad. Además, el hueco bajo el asiento tiene dos zonas diferenciadas, dejando una zona trasera muy cómoda para pequeños objetos, un pequeño bolsillo en la zona principal y un hueco específico para las herramientas bajo el propio asiento. No se puede pedir más. Suficiente carga, desde luego, pero se han olvidado de una guantera en el escudo, de forma que puedas llevar a mano pequeñas cosas como el mando de la puerta, gafas o guantes.





CÓMO VA EL HONDA SH 125i

El Honda SH 125i rezuma calidad. Fabricado en Italia, en las instalaciones de Atessa, esa calidad se percibe en todos los detalles del scooter. Se sigue apreciando el típico aire de familia, pero la nueva carrocería refuerza su imagen Premium y más en combinaciones de color como este "rojo perla Splendor". El tamaño es similar al de los anteriores. Sigue siendo un scooter, como suele ser en Honda, con unas proporciones ideales entre espacio para los ocupantes y tamaño exterior. Así resulta cómodo, pero muy ágil entre el tráfico.



Subirte o bajarte de él es muy sencillo. Es una de las ventajas del suelo plano, más la comodidad de poder aparcarlo con pata lateral o caballete. Ambos se colocan con toda facilidad y están bien pensados. A sus mandos la posición de conducción es muy natural, pero al tiempo te da una gran sensación de control, lo que redunda en que esa agilidad que de por sí tiene (más todavía que antes) sea aún superior. Te permite tumbar, frenar, corregir o lo que quieras hacer hasta el punto que desees.

Incluso haciendo barbaridades estilo supermotard, mantiene el tipo. El nuevo chasis se percibe excepcionalmente rígido para ser abierto (sin el refuerzo central que llevan los scooters que no disonen de suelo plano) y los neumáticos Michelin de serie son una garantía de buen agarre. Frena además muy bien y el ABS hace un trabajo perfecto vigilando que no te pases, sin estorbar en absoluto en tu conducción. El control de tracción, que pocas veces verás funcionar sobre suelo en buen estado, actúa igual, sin interferir si no es necesario.



Como resultado, en ciudad sigue siendo un gran scooter. Es mejor que antes, más rígido, más potente y muy ágil, muy divertido de llevar, con mejor respuesta del motor. El sistema Idle Stop, desde su introducción en el PCX hace ya años, es prácticamente perfecto. Cuando el motor está en temperatura de funcionamiento, se apaga si te detienes durante más de tres segundos y vuelve a arrancar en cuanto aceleras. Es instantáneo y prácticmaente no percibes retraso con respecto a un motor que no se apaga.

En carretera es igual de divertido en cuanto haya curvas porque es efectivo y noble. Es aquí donde más notarás el nuevo motor eSP+. Los casi 13 CV declarados ahora se han aprovechado bien y las prestaciones, en cuando a velocidad máxima han mejorado considerablemente y no es difícil verle pasar de los 110 km/h en el marcador llaneando, lo que se traduce en 105 km/h reales.



El nuevo SH mejora a sus predecesores en alguno de los puntos más críticos de un scooter de su categoría. Es más rápido en carretera, tiene más hueco para carga y mejora en lo que ya era un líder: comportamiento y comodidad. Es un scooter ágil, divertido, útil y cómodo, tanto en la ciudad como en la carretera o autovía, donde es ahora más rápido y, por tanto, mejor.

Es también un scooter mejor equipado, más cercano en esto (y en aspecto) a un auténtico concepto Premium del que puede alardear sin ningún complejo. Estamos ante un modelo que acepta sin inconvenientes el uso a dúo, con una parte ciclo bien calculada y un motor suficientemente potente, así como un equipamiento y espacio bien diseñado para ello. Un scooter aún mejor, de más calidad y aún más rápido, que puede justificar así ser el más caro de los rueda alta del mercado: sencillamente porque sigue siendo el mejor.

FOTOS: Miguel Méndez



Más información del Honda SH 125i

 

Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Honda.
Precios del Honda Scoopy 125i con ficha técnica y equipamiento completo.
0