Prueba Honda PCX 2019: nuevo conocido

Publicado el jueves 05 de julio de 2018
Prueba Honda PCX 2019: nuevo conocido

Suele hablarse, cuando uno se refiere a cosas que ya conoce, de "viejos conocidos". Es el caso del PCX. El scooter con el que Honda sorprendió en 2010 se ha convertido para todos nosotros en un viejo conocido. Sin embargo, para 2019 el PCX es nuevo. Pero sigue siendo un PCX. Es un nuevo conocido. Con todo lo bueno que tenía antes, pero mejor.

Fue en 2010 cuando Honda presentaba, casi por sorpresa, un scooter "raro", con llantas de 14, ruedas finas, carrocería con pinta de "alien" y soluciones encaminadas a llevar la eficiencia de su motor a un límite no conocido con el sistema "Start&Stop", sin motor de arranque, que empleaba el alternador como tal o el radiador lateral, adosado al motor, para una compacidad que antes sólo veíamos en motores de aire.

Yo reconozco que aquél lanzamiento me dejó un poco "a cuadros". No acababa de entender que era eso. No era un scooter urbano y básico al uso. Tampoco era un deportivo ni un maxiscooter GT. Estaba a medio camino en todo y no se parecía a nada. Pero iba muy bien. Ágil, suave, maniobrable, con unas prestaciones justas comparadas con los más rápidos 125 de entonces, pero más que suficientes en ciudad. Era, y ahora ya lo tengo claro, un scooter para un nuevo segmento que Honda se inventaba: un scooter tecnológico y avanzado, enfocado al uso urbano más eficiente posible. Algunas marcas han intentado copiar el concepto después, pero de formas muy diferentes.



Pero independientemente de que yo lo entendiese o no, lo que está claro es que Honda había acertado con este descubrimiento. En 2017 el Honda PCX fue la tercera moto más vendida de España (con el Scoopy en primer lugar de la lista). Siempre ha sido un habitual de los puestos de cabeza en las listas de los más vendidos, con más de 33.000 unidades entregadas desde su lanzamiento en España y más de 145.000 en toda Europa. En Portugal, donde se ha realizado esta presentación, con un mercado 4 ó 5 veces más pequeño que el español, llevan entregadas más de 20.000 unidades. El Honda PCX es número 1 indiscutible desde hace años en Portugal. Y es que en el país vecino, el PCX se ha convertido en un fenómeno similar al del Honda Scoopy en Barcelona: es el scooter por excelencia.

Es todo un éxito, como has podido comprobar. Pero Honda, ni aún así, suele dormirse en los laureles: el PCX sigue siendo un éxito en ventas, pero para que siga siéndolo mucho más tiempo, se ha vuelto a renovar. No es su primer cambio, ni mucho menos, pero si el más profundo que ha recibido en estos 8 años de existencia. Y le ha sentado bien: una nueva carrocería, un chasis completamente nuevo, un motor revisado, nuevo sistema de frenos, nuevas ruedas y muchos detalles que mejoran a nuestro "viejo conocido" para hacer de este scooter un nuevo pero conocido, más efectivo, divertido de llevar y equipado PCX.



CÓMO ES EL HONDA PCX

Empezando desde dentro y hacia afuera, el nuevo PCX estrena un bastidor totalmente diferente. El diseño de acero tubular de columna baja del PCX que había hasta ahora se ha sustituido por un bastidor de acero de doble cuna. Piezas como el soporte principal del carenado, antes en acero, se hace ahora en un material plástico. Ésto hace que el bastidor pese 2,4 kilos menos. Es además algo mas corto, con una distancia entre ejes 2mm menor que el anterior.

Por fuera y siguiendo con la parte ciclo, la horquilla se mantiene igual pero los amortiguadores traseros se han desplazado hacia atrás y se han sustituido los muelles de doble constante por unos triples. Pero seguramente el cambio mas visible son las nuevas ruedas: más anchas que las anteriores, el PCX modifica ese aspecto, algo "de bicicleta" que le daban las estrechas ruedas de 90/90 y 100/90 anteriores por unas más "moto" de 100/80 y 120/70, con llantas nuevas, aunque siguen siendo de 14".



Con todos estos cambios Honda buscaba mejorar el comportamiento del PCX sin perder agilidad. Y lo ha conseguido. Pero también se obtienen otras ventajas: aquellas ruedas estrechas se empleaban para reducir consumos al tener menos pérdidas por rozamiento; según la marca, ahora con estas se reduce la "deflexión" del neumático y eso contribuye a un ahorro aún mayor. Además, la nueva suspensión trasera lo convierte en un scooter más cómodo. Lo cierto, como veremos después, es que el PCX ha mejorado donde era más flojo: ahora es más deportivo y divertido de llevar, sin perder ni agilidad ni economía de consumos.

En los frenos también hay novedades. El PCX 2019 sigue empleando el esquema económico de un disco delantero y un tambor trasero. Pero sí ha perdido la frenada combinada en favor de un ABS de un sólo canal, a la rueda delantera. Se agradece, ahora frena mucho mejor, manteniendo un mejor tacto y mayor seguridad.



El motor sigue siendo el eSP de Honda: "enhanced Smart Power, potencia inteligente mejorada", que en esta versión mejora aún más. Una caja del filtro más grande gracias al mayor espacio que dejan los amortiguadores desplazados hacia detrás, un nuevo cuerpo de inyección, 2mm más grande, un radiador con carcasa de nuevo diseño que deja pasar más aire (y por tanto necesita un ventilador 7mm más pequeño, que roba menos potencia) y nuevas poleas y correa de transmisión. Con todo ello, ahora se declaran 0,4cv más, para un total que pasa de los 12CV a 8.500rpm y un par de 11,8Nm a 5.000rpm: más potencia arriba sin perder nada abajo. No ha cambiado su sistema de arranque-parada automático, que sigue aprovechando el alternador como motor de arranque; tres segundos parado, se para; abres gas, se enciende de forma inmediata, suave y silenciosa.


En cuanto al consumo; de forma oficial se habla de 47,6 kilómetros por litro; es decir, 2,1 litros a los 100 y una autonomía, por tanto, de más de 400 kilómetros con los 8 litros de su depósito. Y lo mejor de todo, que el ordenador del scooter, durante toda la prueba daba un consumo real que osciló entre los 2,0 y los 2,3 litros. Tanto en ciudad como en carretera abierta, con una conducción bastante animada.



En el equipamiento mantiene la cerradura con protección y la apertura de asiento y gasolina desde una tecla al lado de esa cerradura. La guantera, al lado izquierdo del manillar, se abre pulsando sobre ella y cabe dentro una botella de agua o similares. Lleva ahí una toma de corriente de 12V que equipa. Bajo el asiento ha ganado algo en capacidad de carga y cabe un casco integral; al ser alargada, detrás del casco puedes meter más cosas. Manual de usuario y herramientas tiene un aloja-miento especifico en la parte interior del asiento. El cuadro es de nuevo diseño, con un pantalla completa LCD de buen diseño y muy legible, con información de velocidad, kilometrajes, consumos, hora y otros. Pero es la iluminación lo que más cambia. así como la nueva carrocería, que le da un aspecto aun más futurista y atractivo, con toda su iluminación, que sigue siendo completamente de LEDs pero ahora con un nuevo diseño actualizado y aún más espectacular.

CÓMO VA EL HONDA PCX

El PCX ha sido siempre un prodigio en suavidad y en agilidad, así como en eficiencia en cuanto a consumos. Son los tres puestos fuertes que le han convertido en todo un éxito de ventas por toda Europa. Y Honda, no cabe ninguna duda, una de las marcas con mejor "hacer" del mercado. No nos cabía ninguna duda antes de probar el nuevo PCX que lo que íbamos a probar mejoraba alguno de esos aspectos fuertes sin empeorar los demás.



Y así fue, sólo que aún más: no mejoraba alguno de esos puntos; prácticamente los mejoraba todos. El nuevo PCX se nota más estable; tiene una forma de rodar más "sólida" y eso permite una conducción más divertida. A su vez, es tan suave como el que más, incluyendo el arranque mediante su original sistema y hasta cualquier régimen de giro. Seguramente el nuevo bastidor le de esa mayor firmeza, mientras que las ruedas, más anchas, también mejoran la forma en que sientes como pisa. En cuanto al consumo; creo recordar que antes se declaraba menor consumo, pero el comprobado por nosotros en versiones anteriores no era mejor que este, si no que rondaba estas mismas cifras de poco más de 2 litros a los 100, cifra que puede considerarse de récord de la categoría.



En ciudad es un scooter casi perfecto. Suave, con un radio de giro muy cerrado, con un asiento a sólo 764mm del suelo (4mm más que antes, que no se notan). Es estrecho y capaz de meterse por cualquier hueco que dejen. Como además acelera muy bien y también frena bien, es fácil serpentear entre los obstáculos. Las suspensiones se notan bien estudiadas: sobre empedrados y baches se defiende bien; no pierdes agarre (nuevas cubiertas Michelin; se notan y mucho) y a la vez notas que van amortiguando: te tienes que meter en un bache bastante grande para que lo notes "duro". También el nuevo sistema de frenos mejora mucho al anterior: ahora mantienes el tacto independiente de cada maneta, repartes la frenada como te interese y además, de delante, puedes confiar en que no va a deslizar. El nuevo ABS se asegura de ello. Funciona muy bien, evita deslizamientos -y lo probamos en una impresionante bajada empedrada que bien podría incluirse como zona en cualquier trial- pero no notas en la maneta la clásica vibración de otros ABS. A cambio, escuchas una especie de zumbido electrónico, síntoma de que está actuando.



Hicimos casi 100 kilómetros de carretera. Sinuosa, con bastante buen asfalto salvo con alguna zona sucia y algo de lluvia que pillamos. Ha mejorado también bastan-te. Puedes tumbar bastante con mucha confianza. No toca con facilidad en el suelo y es divertido de llevar trazando "fino". Tiene suficiente aceleración y llegamos a verle pasar de 110Km/h en el marcador. Pero sobre todo son las novedades en la parte ciclo las que lo han convertido, en la carretera, en un scooter mejor. Es muy estable y noble de reacciones, por lo que puedes llevarlo de forma deportiva con un comportamiento intachable. Y esto, antes, no era tan divertido, aunque tampoco era malo.

Honda PCX 2019: Así lo vemos

Como siempre, el PCX sigue siendo una de las opciones mejores, más inteligentes y eficaces de moverte en ciudad. Ha mejorado cada uno de los aspectos que lo hacia bueno en esto y seguirá. durante mucho tiempo, siendo el referente en este campo. En carretera ha mejorado: corre bastante, pero la nueva parte ciclo hace de él además un scooter divertido y muy agradable de llevar, sea como sea la carretera. En autovía, eso sí, se queda justo de prestaciones, como cualquier scooter pensado para la ciudad. Con 12CV para 130 kilos, a falta de medir velocidad punta real, se quedará entre los 100 y los 110Km/h con toda seguridad. Con esas cifras no es la mejor opción para hacer muchos kilómetros por autovía, pero si suficientes para entrar o salir de las ciudades en hora punta o desplazamientos esporádicos.




El nuevo PCX exhibe un buen nivel de equipamiento, con un sistema Start&Stop que funciona muy bien, toda la iluminación mediante LED, un cuadro con suficiente información y bien presentada, asiento con muelle para mantenerlo de pie y otros detalles bien pensados. Tiene un asiento largo y bien mullido: es cómodo, con mucho sitio para los pies aunque algunos echarán de menos el suelo plano de, por ejemplo, el Scoopy. Para el pasajero también resulta amplio, con buenas estriberas y un asa trasera, en forma de alerón, que resultara suficiente para sujetarse.
0
Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Honda.
Precios del Honda PCX 125 con ficha técnica y equipamiento completo.