Honda CB 125 F: prueba a fondo

Comentar Publicado el miércoles 02 de diciembre de 2015
Honda CB 125 F: prueba a fondo

La superventas CBF 125 ofrece el testigo a un modelo que cambia mucho más que el orden de sus siglas. La nueva Honda CB 125 F ofrece una imagen próxima a sus hermanas de 500 cc y superiores. Además, motor revisado y parte ciclo mejorada respecto a la CBF 125 la convierten en una opción aún más atractiva.

Las siglas CB son a Honda lo que el color rojo a la Coca-cola. O casi. Nacieron con aquella revolucionaria CB 750 Four de 1969 con motor cuatro en línea transversal y un freno de disco delantero. Muchos recordarán las CB 250 que durante los años 90 sirvieron a mensajeros, auto-escuelas y a cualquiera que buscase una moto ciudadana, dura y fácil.

El concepto evolucionó y aparecieron las CBF, de las que quizá la más conocida fue la 600, un modelo que, sin dejar de ser utilitaria, acrecentaba su factor "turismo". De esa línea derivó la CBF 125, la antecesora de nuestra protagonista. Heredera al tiempo de una larga saga de modelos Honda 125 4T monocilíndricos, la CBF se ha caracterizado por resultar una moto económica de mantenimiento, robusta y fácil. Muy ligera y ágil, su motor es tan fiable como capaz en cuanto a prestaciones. De ahí el gran éxito en ventas que ha supuesto.

El único "pero" residía en una estética al margen de las últimas tendencias y detalles de parte ciclo poco contundentes. Una horquilla muy fina con la tija superior de aspecto de moto de inferior cilindrada, amortiguadores también muy básicos y llantas de 17" con neumáticos estrechos no la favorecían estéticamente. No obstante, en lo sustancial la moto iba muy bien, con la calidad a la que nos tiene acostumbrados la marca del ala dorada en sus componentes. De hecho, estos elementos citados conseguían bajar el peso para completar una 125 ágil, dura y fiable.

Ahora ha llegado el tiempo del relevo y Honda ha querido mejorar, lógicamente, su producto. La nueva CB 125 F supera mucho el "look" de su antecesora y aprovecha para retocar algunos puntos del motor y parte ciclo. Ahora es casi igual de económica e indudablemente, más atractiva.

El concepto que subyace tras la nueva CB 125 F es el mismo que originó su antecesora: una 125 cc de 4T, fácil, económica y fiable. Pero ha querido potenciarse el aspecto estético con una imagen más pasional, de tipo "streetfighter", respecto a la CBF 125. Con una carrocería más cercana a las de las CB 500F y, sobre todo, a la CB 650F, la moto resulta mucho más espectacular.

Se emplea un bastidor completamente nuevo, con ruedas de 18", una horquilla algo más ancha y dos amortiguadores traseros, también con más "cuerpo". Así, y añadiendo una carrocería de líneas modernas y una pequeña cúpula enmarcando el faro que han logrado una estética radicalmente distinta, se consigue no solo mejorar la marcha y prestaciones del modelo anterior (su punto más fuerte), sino incrementar su suavidad y sensaciones.

En el cuadro también se ha evolucionado. Es simple, con información justa, aunque se echa en falta un reloj horario. El diseño sí es moderno y agradable, y permite una más que correcta lectura de los datos que ofrece.

La técnica

El nuevo chasis de la CB 125 F sigue una estructura tubular en acero y se ha desarrollado buscando, principalmente, la facilidad de uso. También consigue unas dimensiones de carrocería algo mayores, dándole así a la Honda ese mayor empaque sin perder la agilidad de la que su antecesora hacía gala. El motor, colgado del nuevo chasis, es una evolución del que se empleaba en aquélla, refrigerado por aire y alimentado por inyección, con retoques en la culata y la adición de un eje de equilibrado que elimina las pocas vibraciones que este motor producía. Se alcanza una potencia de 10,6 CV a 7.750 rpm y un par de 10,2 Nm a 6.250 rpm. Al igual que en el resto de la moto se ha buscado la facilidad de uso, por lo que presenta buenos bajos y una respuesta muy lineal, sin perder energía al acelerar o buscarle "las cosquillas" en la parte alta del cuentavueltas.

De dónde viene

Hay una larga tradición de modelos Honda 125 monocilíndricos en 4T. La CG 125 fue un modelo que se montaba en Turquía para toda Europa y que supuso la precursora en España de esta saga. Una moto fiable y dura como pocas, pero no tuvo éxito en una época en que para llevar una 125cc necesitabas carné específico de moto. Es la CBF 125 la más conocida en España, una moto que, en pocos años de existencia, se ha ganado una excelente fama.

Los detalles

No es una moto muy detallista. Salvo el reloj horario en el cuadro, algo casi esencial en una moto con espíritu urbano, el resto de detalles de los que la Honda "se olvida" no son demasiado necesarios y sirven para mantener su precio bajo control. No se ha obviado el doble caballete, lateral y central, algo muy útil para aparcar en el día a día o para dejarla largo tiempo sin uso o para labores de mantenimiento. Tampoco de un hueco bajo el asiento que se abre entero, donde dejar documentos, herramientas y alguna cosa más. Otro detalle de agradecer es la cascada luminosa de marcha engranada, algo siempre útil y en este caso, muy gráfica: las marchas se van iluminando, colocadas en el cuadro una sobre la otra, con retro iluminación.

En parado

Es una moto agradable a la vista, más pequeña y ligera de lo que parece a la vista. El chasis queda completamente escondido y añade unas tapas simulando carbono por la línea inferior del depósito unidas a las laterales. Acaban por abajo sobre el gran soporte de las estriberas, todo ello simulando un enorme chasis perimetral. Los detalles en rojo sobre el cárter también acrecientan su imagen más sport.

Puedes subirla en el caballete central para tensar o engrasar la cadena, resultando más cómodo girar la rueda en el aire. El tambor trasero de freno también requiere tensado regularmente. A la hora de repostar, el tapón del depósito denota calidad, aunque no lleva bisagra, por lo que tendrás que dejarlo en otro lado o en la mano mientras repostas.

Con pasajero

La CB 125 F tiene un asiento largo, dos buenas asas traseras y unos reposapiés bien colocados que hacen que el pasajero pueda ir cómodamente sentado. Gracias a su buen par, tendrás que afrontar una cuesta muy importante para que le cueste salir con dos personas. Lógicamente, con poco más de 10 CV, las prestaciones no pueden ser sobresalientes. Afortunadamente, es una moto muy ligera. Honda declara 128 kg en orden de marcha y comprobados son poco más de 130 kg reales. En estas condiciones, acompañado, es evidente que la moto denota el sobrepeso del acompañante, liberando algo la dirección. Pero sigue siendo noble de reacciones en estas circunstancias.

Economía y mantenimiento

Tendrás que hacer una revisión cada 4.000 km, con cambio de aceite. No equipa filtro de aceite de cartucho, sino de tamiz, que solo necesita limpiarse y se cambia nada más que en caso de que se rompa (que no es fácil). Kit de transmisión, incluyendo corona, piñón y cadena no es barato, igual que las pastillas de freno, pero te recompensan con la clásica calidad Honda. En caso de leve caída, dependerá de qué se rompa: la maneta no resulta muy cara (tampoco es precisamente de las baratas), pero romper un espejo sí sale más oneroso, también el escape.

Pero si en algo resulta ser "una campeona" es en el gasto de combustible y en la autonomía. Un dato de 2,15 l./100 km con un depósito de 13 litros supone repostar ¡cada 600 km!. En España, la media de kilómetros que se hacen en moto es de 5.000 km.

Honda CB 125 F en marcha

La idea que subyace tras esta CB 125 F es la de una moto fácil, dura y económica. Tiene todos los genes para ser muy fiable y no ha cambiado lo suficiente como para poner en peligro esta fiabilidad. Ser económica lo demuestra con un precio de adquisición contenido (sobre todo para ser una Honda) y con un gasto muy reducido en gasolina. Y qué decir de su facilidad: en cuanto la pruebas dándote una vuelta te convencerás que es la moto de toda tu vida.

En ciudad:

La CB 125 F, como cualquier 125 de este corte, es una gran moto en ciudad. Gira bien, lo suficiente para las maniobras típicas al aparcar o al circular entre coches. No es muy ancha y se mueve con agilidad. Es algo más grande que la CBF anterior, pero apenas se nota. Es un gran logro por parte de Honda haber conseguido mantener prácticamente la agilidad de la moto y al tiempo mejorar su aspecto, transformándola de moto "pequeña" a moto "mediana". El motor, con buenos bajos y, sobre todo, unos medios muy considerables, se encuentra muy gusto en este entorno. Cambias marchas con facilidad y rapidez, y permite circular entre 2ª y 4ª perfectamente, dejando la primera para salir y la 5ª para vías más rápidas.

En carretera

Es muy cómoda. No requiere ir muy tumbado ni te obliga a agacharte si no quieres ir rápido. Tampoco alcanza una velocidad a la que necesites una mayor protección aerodinámica. Pero no es su ambiente. La moto supera los 100 km/h, aunque justos. Es ligera, pero el desarrollo de transmisión más bien corto favorece un uso urbano ágil que penaliza su velocidad máxima, algo que se echa en falta en traslados interurbanos en autovías. Sí se siente muy a gusto en carreteras reviradas. Ese mismo cambio corto, junto con una eficaz parte ciclo, hace que puedas llevarla con una conducción ligera y alegre por curvas, siempre con una gran nobleza de reacciones.

Honda CB 125 F: Así la vemos

Honda ha "atrasado" la F a su 125, convirtiéndola de CBF 125 (la anterior) a la nueva CB 125 F. Recupera así unas siglas históricas y tiene todas las papeletas para mantener la leyenda. Ofrece un motor probado y ahora mejorado, una mejor posición de conducción y una ergonomía más lograda, con una carrocería más adecuada. Así, en ciudad, añadiendo un comportamiento sano y agradable, noble de reacciones y una respuesta de motor suave pero suficientemente alegre, la CB 125 F se erige como una gran opción en el entorno urbano. En carretera, Honda no ha querido exprimir más el motor 125 y se queda en poco más de 10 CV, por lo que a nivel de prestaciones máximas queda un poco justa.

Una de sus mejores virtudes es el consumo. En nuestras pruebas no ha pasado de 2,15 l./100 km, según nuestros registros, récord absoluto en motos de 125 cc. Se muestra como una moto cómoda, con todos los mandos con muy buen tacto, con suspensiones bien estudiadas con un correcto equilibrio entre necesidades de agarre y de comodidad, y un equipamiento sin grandes lujos pero bastante completo. En volumen de carga saca un 3: puedes llevar pequeñas cosas bajo el asiento y no será difícil (ni quedará demasiado mal) ponerle un baúl o una bolsa sobre-depósito, gracias a su aire sport-turismo a escala.
 

ficha técnica

 

Motor

4T, 1 cilindro; aire

Cilindrada

124,7 cc

Alimentación

Inyección electrónica PGM-Fi

Distribución

2 válvulas, OHC

Suspensión delantera

Horquilla telescópica, 31mm

Suspensión trasera

2 amortiguadores

Freno del./tras.

  1 D./T.

Frenada combinada

No

Neumático delantero

80/100-18

Neumático trasero

90/90-18

Long. máxima

2.035 mm 

Entre ejes

1.295 mm 

Altura asiento

775 mm 

Cap. depósito

13 l.

Peso declarado

128 kg (en orden de marcha)

Precio

2.499 € 


0
Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Honda.
Precios del Honda CB 125F con ficha técnica y equipamiento completo.