Honda Presentado en el CES de Las Vegas

Honda Riding Assist: la moto del futuro

Comentar Publicado el lunes 09 de enero de 2017
Honda Riding Assist: la moto del futuro

Tras un siglo de entender la moto de forma convencional, básicamente un vehículo de dos ruedas con un motor, llega la revolución de la robótica. Así es el Honda Riding Assist.

Por muy acostumbrados que estemos a presenciar el futuro en el séptimo arte, su vivencia en directo cuando entramos en los límites de la ciencia-ficción nos traslada a otra dimensión totalmente diferente. Las primeras motos como vehículos de dos ruedas con un motor, manillar y asiento nacieron a finales del s. XIX. Durante todo el s. XX se desarrollaron de forma gradual, cada vez más seguras, con más prestaciones, con innovadoras propuestas estéticas, técnicas y conceptuales... pero siempre bajo el mismo patrón original: dos ruedas, un motor y poco más.

Inmersos en la recta final de la segunda década del s. XXI, la motocicleta se encamina a una nueva definición. A sus características tradicionales habrá que sumarles un componente robótico que las hará adaptables a las diferentes circunstancias que les rodean. En una frase, tomarán decisiones de forma individual. La clave se encuentra en el área de la seguridad y las motos del futuro tendrán como principal objetivo reducir la accidentalidad de este sector, uno de sus rémoras históricas.

Las diferentes propuestas de las marcas de motos

El planteamiento que Honda ha mostrado en el CES (Consumer Electronics Show) que estos días se celebra en Las Vegas (EE.UU.) rompe todos los esquemas en estos términos. Cada marca ha ido aportando cuáles serán sus soluciones de futuro para ayudar al piloto en la conducción de su motocicleta. Kawasaki ha presentado su sistema de inteligencia artificial que consigue evolucionar la respuesta de la moto en función de la necesidad de cada piloto; BMW innova con su Vision Next 100, una moto eléctrica e interconectada que se puede pilotar sin casco porque nunca se caerá; y Yamaha no duda en poner un robot a los mandos de una R1 con su Motobot.

Honda se desmarca de todas estas iniciativas con una tecnología hasta ahora nunca vista en el universo de las dos ruedas. Mediante la manipulación de la horquilla como si de un robot se tratara, el Honda Riding Assist consigue una motocicleta que siempre se mantiene en equilibrio sin recurrir a pesados sistemas de giróscopos como el del Lit Motors C1. Pero va mucho más allá, ya que se engloba en un proyecto en el que la moto puede hasta funcionar por sí sola.



El secreto del Honda Riding Assist está en la horquilla

El primer prototipo se ha instalado sobre una Honda NC 750 S, de la que se mantiene toda su estructura desde el colín hasta la tija de dirección. Es desde este componente hacia delante donde se descubre la revolución. Se basa en las soluciones experimentadas en el Uni-Cub de una rueda. Un conjunto de sensores aportan información del movimiento de la motocicleta y el sistema regula los parámetros de la horquilla, modificando su centro de gravedad y la rotación de la rueda. De este modo, la moto puede mantenerse en equilibrio en parado. Y gracias a su electrónica, ¡también ponerse en marcha sin piloto a sus mandos!

Ya no será responsabilidad única del piloto que la moto responda de una u otra manera para mantenerse en equilibrio. En este sentido, si se garantiza una respuesta adecuada a cada circunstancia, la posibilidad de accidente se reduce casi en su totalidad. No obstante, Honda ha diseñado su sistema Honda Riding Assist para que el piloto pueda seguir experimentando la sensación de pilotaje que solo puede transmitir un vehículo de dos ruedas. La ayuda a la conducción con un equilibrio automático es definitiva, aunque el término "conducción" habrá que redefinirlo. ¿Se te ocurre cómo llamarlo ahora?

0