Honda Primera toma de contacto

Honda Forza 125: en lo más alto

Comentar Publicado el lunes 14 de noviembre de 2016

Llevaba algún tiempo Honda fuera del mercado de los scooter GT en la cilindrada de 125 cc. El Silver Wing, modelo que pasó por nuestro país sin el éxito que se merecía, fue el último intento de la marca del ala extendida por hacerse un hueco en un segmento donde no faltan durísimos rivales.

El sector GT de 125 cc es uno de los más competidos del momento. En los puestos "top" encontramos modelos como el KYMCO SuperDink 125i, Yamaha X-Max 125 o Suzuki Burgman 125. Honda también es protagonista entre los más vendidos, pero con otras alternativas diferentes a los GT como el Honda PCX 125 o el Honda Scoopy 125.

No sé si el objetivo de Honda es ahora, realmente, ocupar el puesto que le corresponde entre los diez primeros modelos de motos más vendidas con este Forza 125, un GT con todas las de la ley. De hecho, un precio de 4.799 € de partida no lo pone fácil. Pero esta perspectiva se mantiene solo hasta que pruebas el scooter. Porque, como era de esperar en una marca como Honda, no han construido un scooter GT más, sino el que será, con casi total seguridad, el próximo referente del segmento. En pocas palabras: bien equipado y terminado, muy rápido en carretera, ágil en ciudad, con capacidad de carga, elegante y tecnológico. También, por precio, exclusivo.

Más Forza

El Honda Forza 125 exhibe todas estas cualidades. Y no debe ser casualidad que un scooter exclusivo, tecnológico, elegante y avanzado lleve este nombre. Si hacemos un poco de memoria y recordamos, hace unos años hubo un primer Forza, un 250 cc rápido, estable, con "juguetes" como aquel cambio automático que se manejaba desde botones en el manillar (variador con posiciones que se cambiaban como si fuesen velocidades). Fue un scooter poco extendido porque, además de todas esas bondades, costaba lo que un 400 cc de la época. Eso sí, fue exclusivo y atractivo como pocos.

Ahora Honda lo vuelve a intentar en un plan muy similar, aunque con un motor de 125 cc a su favor y, por tanto, conducible con carné B+3. Si solo dispones de este carné, no puedes comprarte nada con dos ruedas con más cilindrada. Y si quieres lo mejor en scooter de dos ruedas que puedas llevar, ahora Honda lo tiene.

El chasis es completamente nuevo, con una carrocería espectacular y un tamaño casi perfecto, en el que se conjuga el volumen de un GT, amplio, espacioso, cómodo y con elevada protección. Su peso es de 160 kg aproximado en orden de marcha y cuenta con buen radio de giro y un agilidad enorme en ciudad. Bajo el asiento hay hueco para dos cascos integrales y sobra para más cosas. Un bolsillo lateral dentro del hueco y una pequeña placa que permite regular este hueco en dos partes de diferentes formas permite llevar muchas cosas separadas y con cierta protección. Delante, una enorme guantera puede albergar hasta una botella, con un enchufe de 12v incluido.

Es, al tiempo, un GT y un fantástico scooter ciudadano. El motor, un nuevo desarrollo basado en el eSP de los Honda PCX 125 y Honda Scoopy 125 con tecnologías de bajo rozamiento o sistema de parada/arranque automático, consigue récords de consumo. No obstante, como en este caso se busca "lo mejor" del 125 cc, había que conseguir los 15 CV máximos legales: una culata de cuatro válvulas, por primera vez en el 125 cc automático de Honda, lo consigue. Además, consigue una suavidad y empuje asombrosos.

Solo los intermitentes quedan fuera de la lista de ópticas dotadas de LED. Una práctica cúpula regulable cuenta con un original sistema. Basta con tirar de ella hacia arriba para subir hasta 12 cm en 6 posiciones escalonadas sin variar de inclinación. Un ABS de serie, de desarrollo propio y funcionamiento impecable, complementa un sistema de frenos potente, dosificable y de buen tacto. Y para postre un chasis noble, con suspensiones bien taradas y con los amortiguadores traseros regulables. ¿Merecía este scooter que se montaran neumáticos marca IRC? Desde luego, en seco, que es como hemos probado, sí, con un agarre extraordinario.

Cómo va

La acción de subirse resulta muy fácil. Honda ha calculado un tamaño ideal y el asiento no está alto, llegándose bien al suelo. Gira mucho en parado y parece (lo es) ligero. Arrancas con el típico silencio del motor eSP, en el que el arranque lo realiza el propio alternador con un sistema electromagnético.

El Forza se muestra silencioso y suave. Un golpe de gas y el motor responde con la misma suavidad cuando empieza a moverse. Lo primero que llama la atención es una agilidad por encima de la media del segmento. Parece más pequeño de lo que es y más ligero. Sales a las calles y, en cuanto el motor se calienta, el sistema Start/Stop entra en funcionamiento, parando el motor cuando estás más de tres segundos detenido, volviéndose a poner en marcha en cuanto acaricias el gas. Puedes desconectarlo si quieres: una tecla en el lado derecho del manillar permite dejarlo funcionando sin que se pare. Pero con ello conectado gasta y contamina menos, y hasta puedes hablar en los semáforos.

No es especialmente rápido en aceleraciones. El desarrollo se ha calculado más bien largo y la potencia extra del motor se encuentra más arriba. En los semáforos de Barcelona, donde ha tenido lugar la presentación nacional, siempre hay un buen número de scooter a tu lado para comparar quién sale antes: no serás el último en ningún semáforo, pero tampoco el primero. Su agilidad es sorprendente otra vez, beneficiándote en cuanto haya que hacer dos giros y tres maniobras entre coches.

Si sales a carretera, lo más aconsejable es tirar de la pantalla hacia arriba y para asegurarte el máximo de protección aerodinámica. Aquí vuelve a sorprender el Honda Forza 125: corre mucho, lo suficiente como para excitar nuestra curiosidad y con el GPS comprobar velocidades máximas: 118 km/h en llano. Se estira más con algo de cuesta, con un scooter que contaba únicamente con 30 kilómetros de vida en su marcador. Ya es récord en nuestro listado de prestaciones.

Asimismo, está bien diseñado para este uso. A 90/100 km/h de marcador, todavía tiene "golpe de gas": si abres a tope desde esa velocidad, al motor le queda una reserva de potencia que entrega inmediatamente, llevando al Forza hasta los 120 km/h de marcador en un instante.

En curvas es también muy divertido. A la agilidad que le hemos descubierto en ciudad hay que sumarle este potente motor que sorprende en carretera. Únele a eso un chasis noble, frenos que funcionan bien y con ABS de serie para ahorrar sustos a la hora de detenerlo con fuerza, y unas suspensiones firmes, no incómodas, pero que sujetan el scooter con firmeza en las curvas por mucho que aprietes el ritmo. Si sumas agilidad, potencia y buena respuesta del motor con una parte ciclo noble y firme, obtienes como resultado uno de los 125 cc más efectivos del mercado. Diversión asegurada.

En conclusión

Honda vuelve al segmento de los 125 GT y lo hace con un nombre que ahora se usa también en el superventas Honda NSS 300 Forza de la marca. Llega con toda la intención de convertirse en la nueva referencia del segmento, de ser el mejor 125 cc GT fabricado hasta la fecha. Tan claras tienen las cosas en este sentido que este proyecto, a diferencia de otros, no es un scooter "global". No se fabrica en Asia para motorizar "medio mundo". Se ha diseñado en Europa, se fabrica en Italia y se comercializa para los países europeos que permiten a los conductores de coche llevar scooter de 125 cc. Francia fue el primer país en aplicar la convalidación y cuenta con gran mercado para este tipo de scooter, donde un precio alto "asusta" menos.

A España llega en cuatro colores: blanco/negro, blanco/azul, gris mate y un negro/gris, muy elegante, aunque menos llamativo que los blancos. Hay un quinto color, negro y marrón, reservado para ese mercado francés. El precio de 4.799 € se puede considerar elevado, más que otras opciones. Pero el Honda Forza 125 quiere ser el mejor 125 del mercado. Y lo es. Ahora depende de ti que quieras pagar por este privilegio.

0