Estamos de estreno político. El mundo motociclista vive la esperanza de un futuro inteligente para sus vehículos.

¿Se normalizarán las normas?

¿Se normalizarán las normas?
Formulamoto
Formulamoto


Posiblemente sin querer, con la sana intención de acertar, ha sido enorme el daño económico sufrido por el mundo motociclista a causa de las repetidas normas por sorpresa. La industria no ha detenido ni ralentizado sus esfuerzos técnicos y ha puesto en el mercado motocicletas de ensueño con ajuste de precios, pero en España se vive una gymkhana de disposiciones sobrevenidas e inesperadas, freno de las ventas como consecuencia de la imprevisión y el desconcierto.

En nuestros contactos internacionales nos ha apenado el comentario de alguna marca acerca de las dificultades para programar con destino a este país: -Es difícil hacer previsiones para España porque se teme no coincidir con un mercado afectado por disposiciones inesperadas-.

El estreno político a nacer el 20 de noviembre será buena ocasión para normalizar las normas con el modelo internacional más positivo para el Sector y los usuarios. Gane quien gane, los propósitos son de modificación, mejora y pretensión de acierto.

Por lo tanto, estamos en puertas de acertar también en el desarrollo del Sector Motociclista. Si somos los mejores en las competiciones deportivas a todos los niveles, también podemos serlo a nivel de usuarios de motos, concesionarios, tiendas, talleres y servicios.

Yo, por lo menos, veo una buena oportunidad para la normalización del Motociclismo como un medio de transporte ideal por economía y con derecho a exigir las mejores condiciones de seguridad. Naturalmente, votaré con estas ilusiones.