Vivimos un momento de euforia en el deporte español. El éxito de los nuestros se extiende por multitud de especialidades durante los últimos años, entre los que destacan sobremanera los logrados en el mundo de la moto.

PODEMOS

PODEMOS
Formulamoto
Formulamoto


En concreto, en el apartado de la moto, esta racha tiene sus raíces en varias décadas atrás, al contrario de lo que ocurre hoy día con muchos deportes en los que impera la moda de un protagonista aislado. Así, por ejemplo, el caso de Fernando Alonso es muy particular. Hasta su llegada a la cúspide de la F1, pocos podrían decir que esta categoría era realmente seguida por las masas. Sin embargo, ahora sus camisetas inundan nuestras ciudades y no hay abuela que no conozca al astro asturiano.

El mismo razonamiento podemos emplear para Nadal en tenis, Contador en ciclismo o las selecciones nacionales de baloncesto y, ahora, el fútbol. Claro que en cada una de estas especialidades hemos tenido representantes de altura en el pasado, pero en ninguna de ellas se ha mantenido el protagonismo español con constancia a lo largo de los años.

Sin embargo, en el motociclismo no nos movemos por oleadas de éxitos aislados. Desde que Ángel Nieto triunfara en el año 1969 en el Mundial de Velocidad de 50 cc hasta 2010, cuando es posible que en una misma temporada se logran tres títulos de los tres posibles, en pocos años durante las últimas cuatro décadas no hemos tenido un piloto en lo más alto del podio de este deporte. Y no sólo en velocidad, también en trial y, ahora, hasta en enduro y motocross.

Además, los que disfrutamos de las motos y nos gusta el deporte, estamos el doble de contentos, por las hazañas en las dos ruedas y, también, por las de los demás. Porque, en todos, PODEMOS.