Dijo Albert Einstein, -en momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento-. Esta máxima cobra toda su dimensión en la actualidad, pero permíteme que la aplique a un entorno más concreto, el de la educación vial en nuestro país.

En momentos de crisis, imaginación

En momentos de crisis, imaginación
Formulamoto
Formulamoto


No es posible dejar aparcada su introducción como materia obligatoria en la enseñanza desde los niveles elementales, por motivos obvios de interés general (mayor seguridad de los ciudadanos), como por planteamientos puramente económicos. Porque, ¿no será  siempre más positivo crear unas conductas de individuos al volante y al manillar más cívicas desde la infancia para luego lamentar menos problemas de accidentalidad de tráfico? Generalmente se habla de una falta de educación en los conductores españoles que se refleja en unos hábitos que chocan con lo que se puede ver en otros países europeos si has tenido la oportunidad de circular por sus carreteras con asiduidad. No me refiero a -falta de educación- en el sentido denigrante, sino más bien a ausencia de unas pautas aconsejables de conducción. Por ejemplo, un conductor de coche que nunca ha montado en moto no es capaz de asimilar la capacidad de aceleración de un vehículo de dos ruedas gracias a su favorable relación peso/potencia, lo que incide en una respuesta errónea que puede desembocar en un accidente. O simplemente algo tan básico como que los conductores de coches y motos piensen en los demás. Se trata de detalles mínimos que, si se asimilan desde el colegio, redundarán en menos siniestros, y en paralelo, en una reducción del coste sanitario para la sociedad en un momento tan crítico en lo económico. Lo dicho: hace falta más imaginación para resolver los problemas que nos plantean los nuevos tiempos.

Eliminar la posibilidad de conducir ciclomotores con 14 años acaba lógicamente con los accidentes en estos conductores, aunque aborta un aprendizaje escalonado que algunos estudios han revelado que puede concluir en unas tasas superiores de accidentalidad en tramos de edad superiores. Por desgracia, a partir del 1 de septiembre tendremos una respuesta definitiva, cuando haya que esperar a tener 15 años para estrenar -moto-, y entonces serán minoría, porque por sólo un año, preferirán esperar a hacerse con una 125 cc, pero sin haber pasado antes por la escuela del ciclomotor. Qué razón tenía Einstein también al afirmar que -cada día sabemos más, pero entendemos menos-.