Manoplas para moto: protege tus manos contra el frío y la lluvia

manoplas estatica apertura
Manoplas para moto: protege tus manos contra el frío y la lluvia
Luis López
Luis López
Pasó el calor y ahora toca resguardarte del frío y la lluvia. Las manoplas para moto son una solución peculiar pero eficaz para proteger tus manos.

Las manoplas para moto no son un invento nuevo. Vienen protegiendo tus manos contra la lluvia y el frío durante décadas, pero tal vez ha sido la irrupción del scooter en las grandes ciudades superpobladas lo que ha provocado la generalización de su uso. Muchos usuarios de coche, hartos de soportar atascos diarios, se decantan por la viabilidad del scooter para sus desplazamientos habituales. Un sistema rápido, ágil y económico… pero también algo sacrificado durante los meses en los que nos castiga la lluvia y el frío.

Como sucede con los pies, las manos son el termómetro de nuestro cuerpo. Unas manos frías y empapadas transmitirán rápidamente una intensa y desagradable sensación de malestar y, con ello, tal vez las ganas de dejar el scooter aparcado en el garaje. No lo hagas, porque para solventarlo se han ideado las manoplas. ¿Cuáles son los «pros» y «contras» de esta particular solución?

manoplas estudio trasera

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de TODOS LOS MODELOS DE MOTOS Y SCOOTERS del mercado

Tus manos necesitan protección en moto

Hemos hablado muchas veces desde aquí sobre el cuidado que requieren nuestras manos rodando en moto. Un buen par de guantes pertrecho de mínimas protecciones resulta vital durante todo el año, tanto con calor como sufriendo el invierno. Sin embargo, las altas temperaturas “obligan” a ciertos usuarios a dejarlos en casa, cuando los tienen, mientras que en invierno las gélidas sensaciones cambian las tornas y sí se emplean con frecuencia. El error es no hacerlo cuando se monta un juego de manoplas.

He aquí uno de los fallos que podríamos considerar menos perdonables del motorista: prescindir de guantes al usar manoplas. La principal ventaja de esta solución es precisamente la protección que brinda a las manos frente a los rigores del invierno, de acuerdo, pero ello no exime de sufrir daños muy severos en caso de caída. Y “del pro” nos surge “la contra”, ¿son las manoplas realmente válidas en caso de accidente?

manoplas tucano urbano

La cuestión aquí es analizar cómo nos comportamos ante un arrastrón por falta de adherencia, por ejemplo. De forma intuitiva, llevamos las manos al suelo para protegernos del inminente golpe contra el asfalto. Es un asunto de décimas, pero pararlo es sinónimo de dicho acto reflejo. Así surgen dos aspectos vitales: por un lado, una mano sin guante quedará abrasada al rascar sobre el asfalto, mientras que por otro la propia forma protectora de la manopla nos podría impedir sacar las manos rápidamente para buscar ese movimiento intuitivo de frenar el impacto de nuestro cuerpo contra el suelo.

Pero los resultados son claros: el guante es, como ves y en todos los casos, totalmente necesario, mientras que la manopla tampoco nos impide del todo la libertad de movimientos, incluido el caso de tener que separar la mano de uno de los puños del manillar para indicar una maniobra, abrir o cerrar la pantalla del casco, etc.

manoplas shad

Manoplas con o sin estructura

La arquitectura de la manopla es otro de esos aspectos que deberemos tener en cuanta a la hora de elegir uno u otro modelo. En sus inicios, los materiales elegidos apenas podían conservar la forma de la misma, es decir, cubrían el manillar y, a falta de espacio para suportar la estructura que la eleva hacia el brazo del piloto «en reposo», se desplaza hacia abajo, cayendo el acceso y dificultándolo en caso de querer hacerlo rápidamente al no dibujar una idónea y teórica línea recta hacia el puño.

Pese a que esto no ha cambiado en algunos modelos disponibles, sin embargo hoy día encontramos manoplas que se hacen valer de una estructura más o menos rígida para que la manopla conserve la forma, por lo que no es necesario enderezar el acceso con un rápido movimiento de muñeca al introducir la mano para buscar el manillar… Una solución sencilla pero no tan prolongada en el tiempo.

manoplas moto trasera ambiente

¿Son las manoplas eficaces en todos los casos?

Así y con todo nos asalta otra duda, ya que si el acceso es directo y libre de obstáculos, ¿no supondrá también esto una entrada indeseable del agua? En cierto modo sí porque, como bien sabrás si has conducido en moto bajo una lluvia insistente durante cierto tiempo, la lluvia acumulada en los hombros y brazos termina escurriendo hacia el guante y, si lo llevas enfundado con la caña expuesta, se cuela hacia las manos.

En realidad, las manoplas nos protegen de la principal fuente de problemas invernales, como son el frío y la lluvia que nos llega, en plena marcha, con saña hacia el frontal de la moto y, con ello, directamente a las manos. En este caso expuesto o el anteriormente citado del accidente requiere de otras medidas complementarias, como alojar la caña en el interior de la manga de la chaqueta y, ya sabes, usar siempre durante todo el año un guante adaptado a tus circunstancias de rodaje.

En definitiva, no es mala idea decantarse por su uso cuando el frío aprieta o la lluvia es habitual compañera de fatigas. Tanto en moto como en scooter, su montaje no es especialmente complicado; apenas tienes que atender a dejar libre el mando del gas, así como el resto de sistema de cableado, tanto eléctrico como de los propios mandos que recorren la zona de protección, soporte y enganche de las manoplas al manillar o cualquier otra estructura que sirva para su correcta fijación a la moto. Pronto notarás cómo el frío ya no es tan intenso con las manos “ahí metidas”, y si algunas veces llegabas con ellas empapadas al trabajo o de vuelta a casa, también te ahorrarás el dolor que provoca arrimarlas al radiador para secártelas…