Cómo limpiar y cuidar la pantalla de tu casco integral

Casco integral pantalla
Motor bike helmets for road safety
Santiago Herrero
Santiago Herrero
La pantalla del casco integral de moto requiere prácticamente los cuidados de tus gafas de sol o graduadas, cuyos cristales deben encontrarse en perfecto estado el máximo tiempo posible.

Hay quien piensa que la pantalla de un casco integral no requiere tantos cuidados como indican los usuarios más meticulosos. La limpian con cualquier cosa y, en caso de sufrir una degradación prematura (muy probable aplicando la teoría del “cuidados cero”), van a la tienda habitual a cambiarla y, cuando se enteran del precio, prefieren “aguantar el tirón” con los rayones y desperfectos que le han aparecido. Mala decisión.

La pantalla del casco es uno de esos elementos que, debido al trabajo que realiza, requiere unos cuidados muy especiales. En juego se encuentra una visibilidad perfecta en marcha a los mandos de tu moto. Cualquier desperfecto, mancha, mosquitos o lo que quiera que se adhiera a la superficie de la pantalla, nos impedirá disfrutar de una correcta visión. Lo que ello conlleva ya te lo puedes imaginar siendo, en muchos casos, motivo de cabreo por tener que levantarla para poder leer bien el nombre de esa calle o de aquel bar en el que has quedado, o tal vez mover la cabeza hacia arriba o hacia abajo para evitar la mancha que tienes justo a la altura de la línea de visión… Mucho peor si circulas durante la noche.

En fin, que resulta muy molesto, por no decir incluso peligroso, rodar en moto con una pantalla sucia o en mal estado. No es tan complicado seguir esta serie de consejos para mantenerla casi, casi como el primer día y así evitar distorsiones y contrariedades de cualquier tipo.

Pantalla casco integral

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de TODOS LOS MODELOS DE MOTOS Y SCOOTERS del mercado

La pantalla del casco no es para tocarla

Hay una manía demasiado popular que consiste en abrir y cerrar la pantalla del casco colocando los cinco dedos de la mano sobre la superficie. Hubo un tiempo en el que los cascos integrales disponían de pantallas muy finas de plástico. Carecían de posiciones y garantizaban el cierre, pero dada su fragilidad había quien prefería “tirar” de ella con la mano al completo, por si cedía al hacerlo solo de un punto. El hecho de repetir este comportamiento hoy día es tan inútil como ridículo… a no ser que te guste ver la firma de tus cinco huellas sobre la pantalla del casco mientras buscas espacio para ponerte primero en la línea del semáforo o esperas a que cambie a verde; un verde difuminado por efecto de la suciedad del guante esparcida sobre la pantalla.

La conclusión es clara: la pantalla no debe ser tocada jamás a lo largo de la superficie de visión. Usa el borde inferior o, más sencillo todavía, el tirador que muchos modelos tienen a bien emplear en la parte central o tal vez practicado sobre el lateral izquierdo; porque, ya sabes, si tienes que soltar una mano del manillar deberá ser la zurda, ya que la derecha comanda el gas y esta deberá agarrarlo en cualquier situación.

En caso de encontrarte con cualquier elemento adherido en plena marcha, probablemente fruto del impacto provocado por un insecto, no sientas la tentación de tocarlo con la mano, con el guante. Si llevas una velocidad de rodaje más o menos elevada, gira la cabeza hacia la izquierda o a la derecha, como si estuvieras comprobando de un rápido vistazo si puedes cambiar de carril, y con suerte el bicho desaparecerá; de los restos que deje ya nos encargaremos al llegar a nuestro destino, pero en el momento no tires de guante para quitártelo de encima.

Casco integral Arai

Desmontar la pantalla del casco facilita las cosas

Una vez nos detenemos, y siempre que tengamos la oportunidad de hacerlo, desmontaremos la pantalla del casco para facilitar su limpieza. Como suele suceder, habrá momentos en los que las prisas nos darán poca tregua, momento en el que se impone la “economía de guerra”: entra en un baño y, sin desmontar la pantalla tras haberte lavado las manos, empápala de agua (templada o un pelo caliente, si puede ser) para frotarla con la mano de manera muy suave y haciendo círculos sobre la superficie. No uses las uñas en ningún momento. Solo la palma levemente arqueada y sin apenas ejercer presión sobre la pantalla.

Todo la información y la actualidad sobre equipamiento para el motorista

Una vez llegamos a casa, deberemos tirar de kit de limpieza… o tal vez no. Piensa que, a veces, las soluciones sencillas sirven para algo más que salir del paso. Si dispones de tiempo en casa, desmonta la pantalla, colócala bajo el grifo con agua templada y repite lo que hiciste en el baño del trabajo, esto es, aplicar suaves círculos sobre la superficie; y ya que te pones, hazlo también por el interior que, aunque no le lleguen los mosquitos o las salpicaduras de los coches circulando sobre asfalto empapado, también se ensucian con el paso del tiempo.

Si quieres rematar la faena, aplica una solución a base de jabón neutro sobre las manos y a dibujar círculos a ambos lados de la pantalla. Aprovecha, ya que la tienes desmontada, a quitar barrillo y suciedad variada que se acumula en los bordes, sobre todo en los laterales de enganche. Antes de volver a montarla y después de dejar la pantalla “en reposo” mientras se seca (o lo haces tú mismo con un trapo de algodón, siempre sin apretar), emplea un paño ligeramente mojado para repasar las gomas superior e inferior de la calota del casco, para acercarte después a la zona de enganche a ambos lados, donde también se acumula suciedad de todo tipo. Ya que tienes la pantalla y el casco de esta guisa, cada uno por separado, no tardarás nada en dejarlo todo perfecto.

Pantalla de casco integral desmontada

Antes de montar la pantalla del casco después de limpiarla

Como ves, unas toallitas o kit de limpieza profesional de pantalla tampoco son imprescindibles aunque, en según qué situaciones, incluso no vendría nada mal su empleo para eliminar insectos y, una vez conseguido, limpiar “de verdad” lo que queda por adecentar. Uno o dos kits específicos serán necesarios en este caso… al que deberás añadirle otro, por aquello del “ya que me pongo”: limpieza del interior, con aplicaciones en spray que no solo limpian la suciedad que convierte la etiqueta interior blanca en negra, sino también lo que no se ve, es decir, microbios y bacterias que se empeñan en quedarse acopladas al acolchado.

Una vez hemos logrado nuestro fin principal, que no ha sido otro que dejar la pantalla en perfecto estado de revista, disponte a montarla (Pinlock interior incluido cogiéndolo de los bordes con mucho cuidado) con el casco sobre tus piernas (o superficie suave que impida que el casco se nos escape rodando) y comprueba que abre y cierra sin dificultad. En caso de “arañar” la zona superior de la calota en su contacto con la pantalla, deberás ajustar los parámetros de tensión que tu integral dispone próximo al enganche de la propia pantalla. Tira de instrucciones si no lo tienes claro o acércate a la tienda donde lo compraste. Seguro que te lo ajustan de mil amores.

Además de eliminar dicho roce podrás evitar lo contrario, es decir, que quede demasiado holgado y se cuele agua y frío por todo el perímetro superior. Cuando tengas todo en orden, solo deberás recordar lo dicho más arriba: no toques la pantalla en marcha para limpiarla, o hazlo de manera muy suave si está lloviendo y debes apartar el agua con el dedo índice de tu guante izquierdo que, con suerte, dispondrá de una pequeña inserción en tejido suave diseñada de manera específica para este fin. Sin duda, una buena inversión en equipamiento es la mejor de las ideas que puedas tener, ¿no crees?

Casco KRE+

 

0 Comentarios