Nos subimos a la Ducati Monster 821: ¡Lo han vuelto a hacer!

Comentar Publicado el viernes 01 de agosto de 2014
Nos subimos a la Ducati Monster 821: ¡Lo han vuelto a hacer!

Con ésta, tres generaciones de Ducati Monster han visto la luz desde su nacimiento. Y cada una de ellas ha tenido la virtud de reinventar lo que parecía intocable para no dejar a nadie indiferente.

Hoy, 22 años después de su presentación en el Salón de Colonia... ¡estos de Ducati lo han vuelto a hacer! Poco imaginaba aquella recién nacida Ducati Monster, tan desnuda y desprotegida ella, que no demasiados años después llegaría a convertirse en uno de los principales iconos de la marca, auténtico pilar económico de la casa y reclutadora de fanáticas legiones a todo lo ancho del planeta. Cada renacimiento del modelo se convierte en cuestión de estado entre la más purista comunidad Ducatista, que sienten ser las más autorizadas voces para opinar sobre cada cambio. Cambios que, aunque en ocasiones revolucionarios, no alteran dos conceptos intocables en la Monster: que debe ser una referencia en materia de diseño, tecnología y deportividad y, sobre todo, que la Ducati Monster debe ser siempre Monster. Así que al final, revolucionando, reinventando y replanteando, todos contentos. Mucho.



Todo va muy rápido

Si la primera generación de la Ducati Monster tuvo una vida cercana a la veintena de años, la segunda apenas ha durado cinco. La velocidad a la que avanza la tecnología y los cambiantes conceptos en diseño obligan a las marcas a incorporar casi de forma automática todo lo nuevo que se va presentando. No hacerlo sería quedarse atrás en un mercado que no perdona. Lo bueno es que, especialmente en el caso de Ducati, esa evolución no significa romper con sus históricas señas de identidad. Aunque, como ellos mismos sostienen, si hubiera que romperlas para ofrecer lo mejor, las romperían.

Muchas cosas cambian entre esta 821 y su predecesora en la media cilindrada, la 796. Cambios de esos que se ven, se sienten y se escuchan a primera vista, a segunda y a tercera. La Ducati Monster 821 que, por cierto, sin comerlo ni beberlo se convierte ahora en la pequeña de la familia –no está previsto una 600 en esta tercera generación– basa su evolución en lo estético y lo tecnológico por un lado, y en el afinamiento de aspectos puntuales pero significativos del modelo anterior, destacando aquí la posición de conducción, en la que se ha trabajado especialmente para dotarla de mayor comodidad pero, eso sí, sin restarle un ápice de la deportividad siempre exigible al "monstruito" de Ducati. Entre otros aspectos, un manillar 4 centímetros más alto y cercano al piloto tienen buena parte de la responsabilidad de este aumento de confort, ofreciendo a la triangulación manillar/estriberas/asiento –éste último con un nuevo mullido más cómodo y una posición mejorada para el pasajero, que además ahora dispone de un par de cómodas pero discretas asas– una manejabilidad cada vez más cercana a sus hermanas "de circuito". Motor, basculante, y neumático trasero a parte, la Monster 821 es idéntica a la 1200 presentada el pasado febrero, convirtiéndose así en la máxima representación tecnológica de la Monster, pero con un motor más asequible.

 

De arriba abajo

¿Cómo puede algo transformarse completamente y seguir siendo uno mismo? Poder cambiar de arriba abajo y mantener inalterable su personalidad es algo sólo reservado a esas marcas o modelos más cercanas al mito que a lo terrenal, y la Monster hace ya años que alcanzó ese status. En esta nueva generación cambia prácticamente todo respecto a la anterior y sigue siendo tan Monster como siempre. Lo notas desde el primer contacto visual y se confirma al subirte a ella. Sus líneas se han hecho aún más deportivas, y aspectos como el colín o el nuevo chasis multitubular –por supuesto– denotan reminiscencias tan próximas a la Panigale como a anteriores modelos de Monster. El escape, ahora en configuración 2-1 en lugar del anterior 2-1-2, y tras una generación con los silenciosos situados a ambos lados del colín, vuelve abajo y a la derecha emparejándose con la rueda trasera en un precioso silenciador doble de aluminio que, por cierto, sorprende con un sonido aún más potente y poderoso que en el anterior modelo. Y, por acabar con lo que se ve antes de subirnos a ella, hablamos del basculante. Cuando supe que la nueva 821 perdía el monobrazo que tanta pasión desató con la 796, confieso que cierta pena se apoderó de mi, pero lo cierto es que al ver su nueva solución en forma de basculante de doble brazo simétrico en aluminio, el disgusto fue disminuyendo.

Ya en marcha la nueva ergonomía llama la atención nada más subirte en ella, las muñecas se cargan mucho menos y, sin embargo, la posición de conducción sigue siendo "de ataque", pide guerra en las curvas, pero se muestra amable en ciudad. La distancia entre ejes es ligeramente menor que en el anterior modelo –y también que en la 1200–, por lo que sus reacciones son rápidas y precisas.

Motor más monstruoso

La Ducati Monster media ha subido de cilindrada, y eso se nota. Los casi 20cc de más apoyados por un incremento en la relación de compresión dan como resultado una patada notablemente mayor. El propulsor, que recibe ya por fin refrigeración líquida, es el Testastretta con giro del cigüeñal a 11º, el mismo de la Ducati Hypermotard y también de la Ducati Panigale 848 aunque con menor cubicaje y, como no podía ser de otra manera, recibe también ya los Ducati Riding Modes, la tecnología que permite al piloto elegir entre tres modos de conducción diferentes, que influyen tanto en la entrega de potencia como en el nivel de intervención del control de tracción y el ABS.

Buena parte de la jornada de pruebas la empleé tirando de modo "Sport", que entrega sin piedad la totalidad de su caballaje, 112cv y con la mínima presencia del control de tracción. Y aunque es en ese modo en el que la Monster 821 saca todo su genio, el modo "Touring", con la misma potencia pero más dosificada, es sin duda el que puede dejar contento a un espectro de público más amplio. Por su parte, el modo "Urban" reduce la potencia hasta los 75cv, que se convierten en idóneos ya no sólo para el uso en ciudad, sino también en autovías de circunvalación o carreteras más lentas.

Cada modo de conducción entra con unos valores predeterminados de control de tracción, pero su intervención puede personalizarse al gusto de cada uno, mezclando, por ejemplo, potencia "Sport" con niveles más altos de control, disponiendo de hasta 8 diferentes.

Si bien el acelerador incorpora la tecnología Ride-by-Wire, que sustituye el cable por una señal electrónica que acciona la apertura de las mariposas, llama la atención que, en cuanto al embrague, se abandona el hidráulico de la 796 para volver al cable –nuevo argumento para la polémica entre los ´Ducatisti´–, sin embargo, en marcha la precisión y el tacto siguen siendo máximos, y la vuelta al acero en detrimento del líquido, no merma en absoluto la suavidad del cambio de marchas.

Tu Monster

Como vemos, Ducati ha encontrado una nueva motivación en la personalización de la moto a cada tipo de persona y sus diferentes formas de conducción. Y esa inquietud se refleja también en la posibilidad de alterar fácilmente una cota tan clave como la altura del asiento, ya que con un rápido mecanismo, el sillín puede situarse a 810 ó 785mm del suelo, aunque Ducati oferta también como extra un kit para rebajar aún más esa altura y crear, como ellos apuntan, la Ducati de menor altura jamás fabricada.

Así, con potencia del motor y carrocería a medida, ya sólo falta ajustar las suspensiones delantera –que sustituye la anterior Showa de 43mm por una Kayaba con barras de igual diámetro– y trasera a nuestro gusto para convertir "la" Monster en "tu" Monster. En lo personal también entra la elección del color, que nuevamente oferta tres cromáticas diferentes, roja, negra y blanca, ésta última con unas acertadísimas llantas en rojo que no vemos en la 1200.

La ruta escogida para la prueba comenzaba en las instalaciones centrales de Ducati en Albuixech –la Borgo Panigale ibérica– para lanzarnos en un recorrido que rendía homenaje a cada uno de los tres modos de conducción, comenzando en Valencia capital (Urban), siguiendo por la A3 hasta Buñol (Touring) y saliendo desde ahí a la carretera (Sport) que une la ciudad de las "tomatinas" y el cemento con la localidad de Dos Aguas, cuna de Héctor Barberá y a la que llega una comarcal bien asfaltada y con curvas "de circuito" que bien podría explicar el talento del piloto valenciano.

La Ducati Monster en general y la 821 en particular es un animal de puerto de montaña, y en carreteras como ésta es precisamente donde muestra la totalidad de sus encantos. Su, ahora, más descansada posición permite concentrarse únicamente en la conducción sin preocuparse de la cargazón de manos, y metido de lleno en esas curvas sólo su postura nos recuerda que no llevamos una deportiva entre las piernas, porque por motor, reacciones y la mordiente de su frenada, su herencia Panigalística queda más que patente.

Una vez más, Ducati presenta un modelo que busca la plena satisfacción de sus usuarios, con aspectos que van desde de la mejora en la experiencia de conducción –ergonomía de conductor y pasajero, innovación tecnológica aplicada a prestaciones y seguridad, estética, mayor autonomía...– hasta los puramente post-venta, con un planteamiento tan revolucionario como las revisiones cada 30.000 kms. Esta novedad seguro que sí cae bien entre los ´monsteristi´.

0

Scooter 125

Cómo limpiar a fondo tu moto o scooter

No sólo es una cuestión de apariencia. Limpiar la moto adecuadamente es obligatorio para un...

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

Uno de los aspectos que más interesa a la hora de comprar un scooter nuevo de 125 cc es su...

10 razones para no abandonar el scooter en invierno

10 razones para no abandonar el scooter en invierno

Conducir un scooter en invierno no es siempre agradable, sobre todo por dos razones: llueve y hace...

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

La velocidad máxima de un scooter de 125 cc es un aspecto muy importante para decidir la compra de...

Novedades

BMW F 750 GS 2018: Review y primeras impresiones

El trabajo realizado en la nueva BMW F 750 GS es un desarrollo completo de toda la moto, volver a...

Las motos nuevas presentadas en el Salón ´Vive la Moto´ de Madrid

Las motos nuevas presentadas en el Salón ´Vive la Moto´ de Madrid

El Salón "Vive la Moto", que este fin de semana se está celebrando en el IFEMA de Madrid, nos ha...

Torrot Velocípedo: revolución eléctrica en tres ruedas

Torrot Velocípedo: revolución eléctrica en tres ruedas

Torrot sigue adelante con su evolución como marca centrada en la movilidad eléctrica y su próximo...

Macbor, la marca propia de Motos Bordoy, se presenta con seis modelos inéditos

Macbor, la marca propia de Motos Bordoy, se presenta con seis modelos inéditos

Macbor irrumpe en el mercado con modernos modelos de 125cc y 250cc de diseño propio para diversos...